LA NACION

La ba­ja de los cos­tos de cons­truc­ción im­pul­sa la rea­li­za­ción de pi­le­tas: cuán­to dis­mi­nu­yó la in­ver­sión en ha­cer­las y otras cla­ves.

Por la de­va­lua­ción, los cos­tos se re­du­je­ron 40% en ocho me­ses y la de­man­da en los ba­rrios ce­rra­dos ex­plo­tó

- Por Ma­ria­na Ri­vei­ro Una · Brazil · Brazil national football team

La mis­ma pis­ci­na que la tem­po­ra­da pa­sa­da re­que­ría un des­em­bol­so de Us$8000, hoy cons­tru­ye por Us$4800

Sube la tem­pe­ra­tu­ra, los días se alar­gan y hay de­ci­sio­nes por to­mar. En me­dio de un es­ce­na­rio com­ple­jo, car­ga­do de incertidum­bre, pro­to­co­los y con la ame­na­za del covid-19 a la vuel­ta de la es­qui­na, mu­chos eli­gie­ron va­ca­cio­nar en ca­sa. Des­de ya, no hay va­ca­cio­nes si no hay agua. Por eso, la in­dus­tria ma­ni­fies­ta un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial en la cons­truc­ción de pis­ci­nas.

Las ra­zo­nes son mu­chas, aso­cia­das a la pan­de­mia, al ais­la­mien­to, a la pla­ni­fi­ca­ción de las va­ca­cio­nes pe­ro tam­bién a cues­tio­nes eco­nó­mi­cas que ha­cen que, en es­te mo­men­to, am­pliar, re­for­mar y ha­cer obra pe­que­ña y me­dia­na, sea una gran op­ción.

Va­ca­cio­nar en ca­sa (pro­pia o al­qui­la­da) pa­re­cie­ra ser una de las ten­den­cias de la tem­po­ra­da 2021, una co­rrien­te de­fi­ni­da en los paí­ses que ya atra­ve­sa­ron el ve­rano co­mo

“stay­ca­tion”: stay (que­dar­se) y va­ca­tion (va­ca­cio­nes). Se­gún ex­pli­ca un in­for­me desa­rro­lla­do por Zo­na­prop, un 36,9% de los con­sul­ta­dos pien­sa al­qui­lar una ca­sa en un country o una quin­ta en GBA. Y a la ho­ra de ren­tar una ca­sa, un 97,2% bus­ca una pro­pie­dad con pi­le­ta y un

83,5% desea te­ner un jar­dín. Es de­cir que el agua es un re­que­ri­mien­to en ca­si el cien por cien­to de los ca­sos.

Alan Moha­deb, Ge­ren­te co­mer­cial de con­sul­ta­tio, par­te de Puer­tos Es­co­bar, ex­pli­ca: “El buen cli­ma ve­ra­nie­go ya lle­gó y los ve­ci­nos es­tán vi­vien­do sus ca­sas 365 días del año. Mu­chas fa­mi­lias que so­lían ve­ra­near en el ex­te­rior y que de­bi­do a la cua­ren­te­na re­plan­tea­ron sus pla­nes, re­ti­ra­ron su ca­sa de un po­ten­cial al­qui­ler y se con­vir­tie­ron ellos mis­mos en usua­rios”.

Así las co­sas, mu­chas fa­mi­lias se vol­ca­ron a re­fac­cio­nar su ca­sa pa­ra apro­ve­char el ba­jo cos­to de cons­truc­ción en dó­la­res y el aho­rro que te­nían. Y es­ta ten­den­cia no so­lo se re­fle­jó en la com­pra de ma­te­ria­les sino tam­bién en la ad­qui­si­ción de pi­le­tas con cons­truc­to­res que vie­ron mul­ti­pli­ca­do su tra­ba­jo en los úl­ti­mos me­ses, al pun­to de que ya no tie­nen ca­si más tur­nos pa­ra ini­ciar obras en lo que res­ta del año.

En sep­tiem­bre, las ven­tas ex­plo­ta­ron y los cons­truc­to­res tie­nen más del do­ble de pe­di­dos que en igual mes del año pa­sa­do. “Si por día en

2019 te en­tra­ban 50 pe­di­dos aho­ra es­ta­mos en­tre 100 y 120, al­go im­pen­sa­do ha­ce tres me­ses”, ex­pli­can.

La cons­truc­ción de pis­ci­nas es un fe­nó­meno que se po­ten­ció en es­tos úl­ti­mos me­ses. Es­tá apo­ya­do en va­rios fac­to­res. Se­gún ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Jor­ge Piz­zi­ni, el pre­su­pues­to de una obra se com­po­ne, apro­xi­ma­da­men­te, de un 50 por cien­to de cos­to de mano de obra y otro 50 se des­ti­na a los ma­te­ria­les. “Su­ce­de que la mano de obra no acom­pa­ñó la es­tam­pi­da del dó­lar blue. Pe­ro ade­más, en los in­su­mos de cons­truc­ción de una pi­le­ta hay mu­chos ma­te­ria­les na­cio­na­les, que tam­po­co au­men­ta­ron de ma­ne­ra tan ex­plo­si­va co­mo el dó­lar blue”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to. Y fi­nal­men­te, los in­su­mos ne­ta­men­te im­por­ta­dos co­mo una cal­de­ra, una bom­ba, un fil­tro o lu­ces led, es­tán en un va­lor de dó­lar ofi­cial, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor al blue. “Una per­so­na que en enero de es­te año te­nía, por ejem­plo, un pre­su­pues­to asig­na­do pa­ra cons­truir una pis­ci­na de US$8000, aho­ra la pue­de cons­truir por US$4800. En­ton­ces, mu­chos sa­lie­ron de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa a cons­truir in­me­dia­ta­men­te pa­ra tra­tar de ga­nar­le a la in­fla­ción. Y no es un fe­nó­meno de un día o una se­ma­na. Es­to lle­va me­ses su­ce­dien­do”, ex­pli­ca Piz­zi­ni.

Hay que ani­mar­se al up­gra­de

En Puer­tos Es­co­bar, los per­mi­sos re­gis­tra­dos pa­ra cons­truir se mul­ti­pli­ca­ron res­pec­to a las ci­fras de 2019. “La de­man­da es­tá di­vi­di­da no so­la­men­te en la cons­truc­ción de nue­vas pis­ci­nas, sino tam­bién en el up­gra­de de pis­ci­nas exis­ten­tes. Tam­bién ob­ser­va­mos un in­cre­men­to en la cons­truc­ción de nue­vos decks de ma­de­ra, pér­go­las y so­la­dos, y es­pa­cios ver­des con pai­sa­jis­mo y huer­tas or­gá­ni­cas pa­ra áreas exteriores. En Puer­tos nos pre­pa­ra­mos pa­ra una tem­po­ra­da ré­cord”, ex­pli­ca Moha­deb.

El fe­nó­meno se ex­tien­de a otras re­for­mas, obras chi­cas y me­dia­nas. Pe­ro no so­lo se tra­ta de una cues­tión eco­nó­mi­ca. Piz­zi­ni ex­pli­ca: “Es­tán las cues­tio­nes so­cia­les del con­fi­na­mien­to, que im­pi­den o di­sua­den a la gen­te de ir­se de va­ca­cio­nes. En­ton­ces cual­quie­ra que ten­ga re­ser­va­do un pre­su­pues­to pa­ra ir­se a Bra­sil, a la cos­ta o al ex­te­rior; y no quie­re o no pue­de ha­cer­lo, eli­ge gas­tar­lo aho­ra. cons­tru­ye a mi­tad de pre­cio y dis­fru­ta de la pis­ci­na to­do el ve­rano”.

Pa­blo Sel­vas, de Sel­vas na­ta­to­rios, una empresa fa­mi­liar con más de 30 años de ex­pe­rien­cia cons­tru­yen­do pis­ci­nas, co­rro­bo­ra el fe­nó­meno: “no­so­tros no­ta­mos des­de agos­to en ade­lan­te un al­za im­por­tan­te en la de­man­da de in­su­mos. De he­cho, en la in­dus­tria ya hay fal­tan­tes de­bi­do a la pan­de­mia, por­que qui­zá al­gu­nas fá­bri­cas no tra­ba­ja­ron. La gen­te quie­re dis­fru­tar del ve­rano en fa­mi­lia. Por eso, es un buen mo­men­to pa­ra el ne­go­cio. no­so­tros ya es­ta­mos dan­do tur­nos pa­ra enero.”, re­su­me.

Di­fe­ren­tes for­mas de vi­vir el ca­lor

El boom no so­lo apli­ca a los ba­rrios ce­rra­dos y a las ca­sas en las afue­ras, con am­plios jar­di­nes. Quie­nes tie­nen me­nos me­tros cua­dra­dos pe­ro tie­nen un pa­tio, una te­rra­za o in­clu­so un bal­cón am­plio es­tán bus­can­do la for­ma de te­ner una pe­que­ña cuo­ta de agua. Las tra­di­cio­na­les “Pe­lo­pin­cho” de lo­na (el nom­bre vie­ne de la mar­ca que las po­pu­la­ri­zó) no pier­den vi­gen­cia pe­ro evo­lu­cio­nan en mo­de­los in­fla­bles, de es­truc­tu­ra blan­da o de ca­ños en­cas­tra­bles, re­don­das o con di­se­ños de es­ti­lo ja­cuz­zi o par­que de agua.

Al­go es cla­ro: la nue­va ge­ne­ra­ción am­plía ca­da vez más el ta­ma­ño. Por ejem­plo, mien­tras que una pi­le­ta de lo­na tra­di­cio­nal mi­de 1.85 x 1,45 x

0,40 m y car­ga 1000 li­tros, hay otras ver­sio­nes que suben la apues­ta. Por ejem­plo, una pi­le­ta rec­tan­gu­lar de

2,44 x 107 m, con ca­pa­ci­dad pa­ra

10.800 li­tros, ya in­clu­ye es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, kit de par­ches, bom­ba fil­tran­te, es­ca­le­ra, ta­piz pa­ra pi­so y co­ber­tor y se pre­pa­ra pa­ra to­dos los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia.

En to­dos los ca­sos hay gran­des be­ne­fi­cios pa­ra quie­nes no tie­nen la ca­pa­ci­dad de cons­truir: se adap­tan al es­pa­cio, y una vez que pa­se el ve­rano, se guar­dan en una ca­ja has­ta el año si­guien­te. •

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? PA­SO A PA­SO La fi­na­li­za­ción de las obras se de­mo­ra por la falta de in­su­mos
PA­SO A PA­SO La fi­na­li­za­ción de las obras se de­mo­ra por la falta de in­su­mos
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina