LA NACION

Ma­ri­na Wal­ker

“Los au­to­ri­ta­ris­mos se van a in­cre­men­tar y el pe­rio­dis­mo va a es­tar ame­na­za­do” “El futuro es­tá en el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo”

- Tex­to Astrid Pi­kielny | Fo­to Ricardo Pris­tu­pluk Como · United States of America · Paradise · Miami · Mendoza · Donald Trump · Una · FIFA · Argentina · Office of Public Integrity · Panama Papers · Paradise Papers · National University of Cuyo

El en­tu­sias­mo de Ma­ri­na Wal­ker Gue­va­ra es con­ta­gio­so. Su pré­di­ca en fa­vor del pe­rio­dis­mo co­la­bo­ra­ti­vo no es­tá ba­sa­da en la fe, sino en re­sul­ta­dos con­cre­tos. Fue la ca­be­za de un equi­po con­for­ma­do por cien­tos de pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do, tra­ba­jan­do jun­tos, si­len­cio­sa­men­te, en la redacción vir­tual que de­jó al des­cu­bier­to un en­tra­ma­do que pa­re­cía blin­da­do: el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma

offs­ho­re y los pa­raí­sos fis­ca­les. Co­mo vi­ce­di­rec­to­ra del Con­sor­cio In­ter­na­cio­nal de Pe­rio­dis­tas de In­ves­ti­ga­ción (ICIJ), Wal­ker, ra­di­ca­da des­de ha­ce años en los Es­ta­dos Uni­dos, di­ri­gió

Pa­na­ma Pa­pers y Pa­ra­di­se Pa­pers, dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes más gran­des de la his­to­ria. “Las his­to­rias cru­zan fron­te­ras, los flu­jos de di­ne­ro son mul­ti­na­cio­na­les, los cri­mi­na­les tra­ba­jan en red y los pe­rio­dis­tas éra­mos los úni­cos que nos es­tá­ba­mos que­dan­do atrás tra­tan­do de in­ves­ti­gar des­de nues­tro pe­que­ño rin­cón del mun­do”, des­cri­be Wal­ker. En­ton­ces, con­ti­núa, el vie­jo mo­de­lo pe­rio­dís­ti­co del “lo­bo es­te­pa­rio” que protege su pri­mi­cia, no com­par­te do­cu­men­tos y tra­ba­ja con he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les, no va más.

Con una ca­rre­ra des­co­llan­te que in­clu­ye in­ves­ti­ga­cio­nes pu­bli­ca­das en The Was­hing­ton Post, The Mia­mi He­rald, Le

Mon­de y la BBC, Wal­ker ha ga­na­do o com­par­ti­do más de 50 dis­tin­cio­nes, in­clui­do el Pre­mio Pu­lit­zer. En la ac­tua­li­dad es la di­rec­to­ra del Cen­tro Pu­lit­zer, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro de­di­ca­da a apo­yar pro­yec­tos pe­rio­dís­ti­cos de lar­go alien­to.

Días pa­sa­dos, la pe­rio­dis­ta men­do­ci­na –egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cu­yo– vol­vió de al­gún mo­do a su pro­vin­cia na­tal pa­ra par­ti­ci­par vir­tual­men­te de la Fe­ria del Li­bro de Mendoza y re­fle­xio­nar so­bre el pe­rio­dis­mo pos­pan­dé­mi­co. “Esa redacción vir­tual de los Pa­na­ma Pa­pers es lo que es­tá pa­san­do aho­ra en los tiem­pos de pan­de­mia, a ni­vel glo­bal. Es­ta­mos to­dos con­fi­na­dos, no po­de­mos ha­cer pa­ra­cai­dis­mo en dis­tin­tos lu­ga­res y mu­chos es­tán bus­can­do nue­vas alian­zas y for­mas de tra­ba­jo su­pe­ra­do­ras res­pec­to de lo que se ha­cía an­tes”, di­ce, en co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca des­de los Es­ta­dos Uni­dos.

Wal­ker ad­mi­te que ha si­do “du­rí­si­mo” ha­cer pe­rio­dis­mo en los años de Trump, cuan­do la pren­sa fue tra­ta­da co­mo enemi­ga, pe­ro tam­bién con­si­de­ra que el pe­rio­dis­mo ha si­do par­te del pro­ble­ma. “De­ja­mos de te­ner esa vi­sión más com­ple­ja, ín­te­gra, in­de­pen­dien­te, que nues­tros lec­to­res es­pe­ran de no­so­tros, y al ser ata­ca­dos asu­mi­mos un rol de opo­si­ción ca­si co­mo un me­ca­nis­mo de de­fen­sa”, ase­gu­ra.

¿Cuá­les fue­ron los prin­ci­pa­les desafíos que afron­tó en los Pa­na­ma Pa­pers y qué en­se­ñan­zas de­jó esa ex­pe­rien­cia?

La me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar a con­tar la his­to­ria es de­cir que es­ta­ban da­das las con­di­cio­nes pa­ra una co­la­bo­ra­ción de es­te ti­po. Ha­cía ya va­rios años que los pe­rio­dis­tas de in­ves­ti­ga­ción nos ha­bía­mos da­do cuen­ta de que se­guir tra­ba­jan­do con el mo­de­lo del lo­bo es­te­pa­rio, de ais­la­mien­to y de pro­te­ger tu pri­mi­cia a to­da cos­ta no da­ba pa­ra más. Nos es­tá­ba­mos per­dien­do las me­jo­res his­to­rias por­que esas his­to­rias no po­dían ser con­ta­das por una so­la per­so­na con las he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les que se ha­bían uti­li­za­do has­ta ese mo­men­to. Se ne­ce­si­ta­ba otra me­to­do­lo­gía. ¿Por qué? Por­que las his­to­rias cru­zan fron­te­ras, los flu­jos de di­ne­ro son mul­ti­na­cio­na­les, los cri­mi­na­les tra­ba­jan en red y los pe­rio­dis­tas éra­mos los úni­cos que nos es­tá­ba­mos que­dan­do atrás tra­tan­do de in­ves­ti­gar des­de nues­tro pe­que­ño rin­cón del mun­do.

Tam­bién sue­le ha­ber mu­cho ego y poco há­bi­to de pe­rio­dis­mo co­la­bo­ra­ti­vo.

Exac­to, no es­tá en nues­tro ADN. Nun­ca nos en­se­ña­ron en nin­gu­na es­cue­la de pe­rio­dis­mo que po­día ha­ber va­lor en com­par­tir, en en­ten­der una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te y en ac­ce­der a do­cu­men­tos de tus co­le­gas pa­ra ha­cer un pe­rio­dis­mo me­jor. An­tes la cues­tión era có­mo ga­nar la pri­mi­cia y có­mo te­ner la ta­pa del dia­rio. Ese cam­bio que se ace­le­ró con Pa­na­ma Pa­pers es uno de los cambios pa­ra­dig­má­ti­cos po­si­ti­vos que tu­vo el pe­rio­dis­mo en los úl­ti­mos años. Em­pe­za­mos con in­ves­ti­ga­cio­nes más chi­cas, con prue­ba y error, y de a poco fui­mos crean­do las con­di­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, re­la­cio­na­les y psi­co­ló­gi­cas. Nos ha­bía­mos da­do cuen­ta de có­mo usar la tec­no­lo­gía y po­ner­la al ser­vi­cio del pe­rio­dis­mo pa­ra mi­rar los da­tos. El desafío era pro­ce­sar el caos de in­for­ma­ción y pa­sar de ese mo­men­to caó­ti­co a una se­rie de his­to­rias che­quea­das, do­cu­men­ta­das, bien con­ta­das y de in­te­rés pú­bli­co. Fi­nal­men­te, cuan­do los

Pa­na­ma Pa­pers lle­gan a los pe­rio­dis­tas ale­ma­nes en 2014, te­ne­mos la suer­te de que ellos, que eran par­te del ICIJ, ha­bían es­ta­do en­tre­nán­do­se en es­te ar­te de com­par­tir y tu­vie­ron la ilu­mi­na­ción de re­co­no­cer que eso los su­pe­ra­ba, los tras­cen­día; y que no le iban a es­tar ha­cien­do jus­ti­cia a esos da­tos.

¿Qué pa­pel cum­plen los pro­gra­ma­do­res y los ana­lis­tas de da­tos en es­te ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes?

Una co­sa que yo nun­ca me ol­vi­do es lo que de­cía Ri­go­ber­to Car­va­jal, un in­ge­nie­ro cos­ta­rri­cen­se que era uno de nues­tros pro­gra­ma­do­res y que cum­plió un pa­pel sú­per im­por­tan­te: “Yo soy in­ge­nie­ro, pe­ro pri­me­ro soy pe­rio­dis­ta”. Los pe­rio­dis­tas nos he­mos en­ri­que­ci­do mu­chí­si­mo al abrir­nos a la co­la­bo­ra­ción en­tre dis­ci­pli­nas. Es­to sur­ge de la ne­ce­si­dad de dar­nos cuen­ta de que mu­chos de no­so­tros no te­ne­mos las he­rra­mien­tas ni las ha­bi­li­da­des pa­ra po­der ha­cer el ti­po de tra­ba­jo que re­quie­re pro­ce­sar, por ejem­plo, on­ce mi­llo­nes de do­cu­men­tos. Ne­ce­si­ta­mos abrir­nos a otras es­pe­cia­li­da­des que nos ayu­den a or­ga­ni­zar la in­for­ma­ción. Hay mu­chas co­sas que pa­re­cen ob­vias pe­ro que eran muy com­pli­ca­das tec­no­ló­gi­ca­men­te. En­ton­ces, sin esa alian­za de ha­bi­li­da­des, des­tre­zas y dis­ci­pli­nas con pro­gra­ma­do­res y ana­lis­tas de da­tos pe­ro tam­bién con eco­no­mis­tas y es­pe­cia­lis­tas en cues­tio­nes con­ta­bles, nun­ca hu­bié­ra­mos po­di­do ha­cer es­ta in­ves­ti­ga­ción. Los pe­rio­dis­tas no es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a dar­nos cuen­ta lo poco que sa­be­mos y pe­dir ayu­da.

¿Có­mo crea­ron las con­di­cio­nes pa­ra man­te­ner el em­bar­go y evi­tar la pul­sión del pe­rio­dis­ta de sa­lir a pu­bli­car an­tes del tiem­po acor­da­do?

Una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes que nos to­ca­ba to­mar en ca­da mo­men­to era ele­gir bien a los pe­rio­dis­tas que iban a co­la­bo­rar. Al prin­ci­pio pen­sá­ba­mos que te­nía­mos que in­vi­tar a las es­tre­llas de ca­da país y esas per­so­nas son las que me­nos quieren co­la­bo­rar por­que sien­ten que no lo ne­ce­si­tan. Ha­bía que cam­biar esa men­ta­li­dad y bus­car pe­rio­dis­tas que a lo me­jor no ha­bían lo­gra­do to­da­vía lo má­xi­mo en sus carreras, que te­nían ham­bre de una bue­na his­to­ria y que te­nían ese per­fil psi­co­ló­gi­co que les iba a per­mi­tir co­la­bo­rar y com­par­tir. La co­mu­ni­ca­ción es la cla­ve de to­do, el pe­ga­men­to que une a to­das las par­tes.

¿Por qué?

Por­que el pe­li­gro era ter­mi­nar con cien­tos de per­so­nas tra­ba­jan­do ca­da uno en su cue­va con el mis­mo mo­de­lo de lo­bo es­te­pa­rio, di­cién­do­le na­da a na­die. Que­ría­mos tras­cen­der eso por­que lo que es­tá­ba­mos in­ten­tan­do ha­cer era in­ves­ti­gar un sis­te­ma que es glo­bal. Pa­ra man­te­ner el em­bar­go de la in­for­ma­ción ha­bía un sen­ti­mien­to de que ha­bía una mi­sión más gran­de que nos unía a to­dos. En mo­men­tos de tan­tas pre­sio­nes, nos ayu­dó mu­chí­si­mo sa­ber que te­nía­mos es­te es­pa­cio de co­la­bo­ra­ción y una his­to­ria que era la pri­me­ra vez que se ha­cía en es­ta es­ca­la. Na­die que­ría ser quien arrui­na­ra al­go que te­nía el po­ten­cial de ge­ne­rar un cam­bio so­cial y que ade­más era his­tó­ri­co en el pe­rio­dis­mo.

¿Y có­mo era la coor­di­na­ción?

Las in­ves­ti­ga­cio­nes no se coor­di­nan so­las. Se ne­ce­si­tan pe­rio­dis­tas que ten­gan la ca­pa­ci­dad de li­de­rar y de ser co­mo un coach en to­do mo­men­to. Era im­por­tan­te en­se­ñar­les a com­par­tir prác­ti­cas, alen­tar ca­si co­mo un en­tre­na­dor de de­por­tes, po­nien­do me­tas pe­ro al mis­mo tiem­po alen­tan­do a se­guir ade­lan­te, por­que fue­ron mu­chos me­ses en si­len­cio, sin po­der de­cir na­da. Y mien­tras tan­to iban pa­san­do co­sas en el mun­do que es­ta­ban re­fle­ja­das en los do­cu­men­tos que te­nía­mos.

¿Por ejem­plo?

El te­ma de las coimas de la FIFA. A fi­na­les de 2015 hu­bo arres­tos y no­so­tros te­nía­mos mu­chos do­cu­men­tos que apun­ta­ban a ese te­ma y que hu­bie­ra si­do ge­nial usar. Siem­pre te­nía­mos que re­cor­dar­nos que lo que te­nía­mos era más gran­de que to­das esas his­to­rias lo­ca­les. La de­ci­sión co­lec­ti­va era es­pe­rar, y lue­go pu­bli­car al­go que se­ría su­pe­ra­dor.

¿Có­mo fue ejercer el pe­rio­dis­mo en la era Trump, con una so­cie­dad agrie­ta­da y un pre­si­den­te que ha con­si­de­ra­do a los pe­rio­dis­tas co­mo enemi­gos?

Ha si­do real­men­te du­rí­si­mo y, co­mo di­cen acá en Es­ta­dos Uni­dos, ha si­do un wa­keup call pa­ra el pe­rio­dis­mo nor­te­ame­ri­cano que nun­ca ima­gi­nó las co­sas que es­tá vien­do y que es­tán pa­san­do: ver­se aco­rra­la­dos, ver­se ata­ca­dos, se­ña­la­dos y has­ta agre­di­dos ver­bal­men­te o fí­si­ca­men­te. Es al­go que no se ha­bía vis­to en es­te país, al­go que pa­sa­ba en otros paí­ses y que Es­ta­dos Uni­dos de­nun­cia­ba. Se dio vuel­ta la me­sa y aho­ra gran par­te de la po­bla­ción es­tá dis­pues­ta a creer que los pe­rio­dis­tas son enemi­gos de la gen­te. Ade­más, otra co­sa pe­li­gro­sa que ha pa­sa­do es que Trump se apro­pie del tér­mino fa­ke news.

¿En qué sen­ti­do?

En el sen­ti­do de que las fa­ke news exis­ten y es un pro­ble­ma gra­ví­si­mo, pe­ro él le ado­sa el tí­tu­lo al pe­rio­dis­mo crí­ti­co, y una gran can­ti­dad de la po­bla­ción se sien­te va­li­da­da en ese sen­ti­do. Creo que ha si­do un mo­men­to de ma­du­ra­ción pa­ra el pe­rio­dis­mo de Es­ta­dos Uni­dos. Al ha­ber­se vis­to vul­ne­ra­bles, se han vol­ca­do más ha­cia la so­li­da­ri­dad y la co­la­bo­ra­ción, y tam­bién a tra­tar de ser más au­to­crí­ti­cos res­pec­to del pro­ce­so pe­rio­dís­ti­co. Es muy fá­cil de­cir “es­ta­mos ata­ca­dos, es to­do cul­pa de Trump”; es mu­cho más di­fí­cil de­cir “mu­chas ve­ces so­mos par­te del pro­ble­ma.”

¿De qué ma­ne­ra el pe­rio­dis­mo es tam­bién par­te del pro­ble­ma?

De­ja­mos de te­ner una vi­sión más com­ple­ja, ín­te­gra e in­de­pen­dien­te, y al ser ata­ca­dos asu­mi­mos un pa­pel de opo­si­ción ca­si co­mo un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Us­te­des han vis­to en la Argentina ese pa­pel de opo­si­ción que no tie­ne ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver con el pa­pel pe­rio­dís­ti­co, y es una pe­na por­que da por el sue­lo con la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa que te­ne­mos que es ejercer el pe­rio­dis­mo des­de los va­lo­res, la in­te­gri­dad, la in­ves­ti­ga­ción, los da­tos y la per­sis­ten­cia.

¿Cree que el pe­rio­dis­mo pan­dé­mi­co tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas que lo ha­cen di­fe­ren­te?

Pa­ra mí, ca­si to­das las his­to­rias son lo­ca­les y trans­na­cio­na­les al mis­mo tiem­po. El he­cho de no po­der des­pla­zar­nos nos ha for­za­do a des­cu­brir nue­vos alia­dos en es­tas nue­vas for­mas de tra­ba­jo dis­tri­bui­do. Esa redacción vir­tual de la que yo te ha­bla­ba –to­dos en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do, co­mu­ni­ca­dos a tra­vés de la tec­no­lo­gía y de los da­tos– es lo que es­tá pa­san­do aho­ra con la pan­de­mia. Es­ta­mos to­dos con­fi­na­dos, no po­de­mos ha­cer pa­ra­cai­dis­mo en dis­tin­tos lu­ga­res y mu­chos es­tán bus­can­do nue­vas alian­zas y for­mas de tra­ba­jo su­pe­ra­do­ras res­pec­to de lo que se ha­cía an­tes. Hoy en día son pe­rio­dis­tas de in­ves­ti­ga­ción quie­nes co­no­cen los va­lo­res pe­rio­dís­ti­cos y la me­to­do­lo­gía pe­rio­dís­ti­ca, por su­pues­to, quie­nes tie­nen al­fa­be­ti­za­ción di­gi­tal y pue­den ma­ne­jar las tec­no­lo­gías y quie­nes son ca­pa­ces de co­la­bo­rar. Son ca­da vez más jó­ve­nes, ca­da vez más adap­ta­bles y ca­da vez más va­lien­tes.

Us­ted es­tu­dió el uso de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en in­ves­ti­ga­cio­nes de Big Da­ta. ¿Có­mo se pue­de usar esa he­rra­mien­ta en el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción?

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es sim­ple­men­te un pa­so más so­fis­ti­ca­do en el uso de la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio del aná­li­sis de da­tos. ¿En qué ca­sos es es­pe­cial­men­te de ayu­da? Cuan­do la da­ta es vas­ta, com­ple­ja, hay mu­chas in­con­sis­ten­cias y te­ne­mos que bus­car pa­tro­nes. Y re­sul­ta que las dis­tin­tas evi­den­cias se pre­sen­tan en dis­tin­tos for­ma­tos, con dis­tin­tos tér­mi­nos, con dis­tin­tos len­gua­jes. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es un ata­jo cuan­do es­ta­mos en esa ma­ra­ña de da­tos. Es un caos en el que ne­ce­si­ta­mos va­ler­nos de to­das las he­rra­mien­tas que po­da­mos, in­clui­dos es­tos al­go­rit­mos, pa­ra po­der or­ga­ni­zar, cla­si­fi­car ese caos.

¿Có­mo ima­gi­na el pe­rio­dis­mo de los tiem­pos que vie­nen?

En lo ne­ga­ti­vo, creo que los au­to­ri­ta­ris­mos se van a in­cre­men­tar: ya es­tán en al­za en to­do el mun­do y los desafíos van a ser ma­yúscu­los por­que el tra­ba­jo del pe­rio­dis­ta va a es­tar mu­cho más ame­na­za­do.

Tam­bién hay que li­diar con bots, trolls y fa­ke news de es­ca­la pla­ne­ta­ria.

Si po­de­mos per­ma­ne­cer en los va­lo­res que nos de­fi­nen co­mo pro­fe­sión, si in­no­va­mos en las prác­ti­cas y en las for­mas de tra­ba­jar, si in­no­va­mos en los for­ma­tos y los acer­ca­mien­tos, si usa­mos la tec­no­lo­gía con in­te­li­gen­cia, creo que po­de­mos ha­cer­les fren­te. Esa es la sa­li­da.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina