LA NACION

Bi­den de­be pro­mo­ver ob­je­ti­vos am­bi­cio­sos

Ade­más de vol­ver al Acuer­do de Pa­rís, el pre­si­den­te elec­to de EE.UU. po­dría im­pul­sar la re­duc­ción de emi­sio­nes en su país

- Luis Castelli Miem­bro fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción Na­tu­ra­le­za pa­ra el futuro Climate Change · Ecology · Politics · Donald Trump · United States of America · Paris Agreement · Paris · Iran · Iraq · Sudan · Turkey · Yemen · Germany · Germany national football team · France · Italy · Joe Biden · Joe (singer) · Georgia · Kamala Harris · Republican Party (United States) · Barack Obama · China · India · Beijing · Europe · Angola · Eritrea · Bill Clinton

Se va Trump, lle­ga Bi­den. La sa­lud del pla­ne­ta re­co­bra al­gu­na es­pe­ran­za. Vie­ne a la memoria aquel año 2017, cuan­do los Es­ta­dos Uni­dos se re­ti­ra­ron del tras­cen­den­tal Acuer­do de Pa­rís so­bre cam­bio cli­má­ti­co. Se­gún Trump, “pa­ra cum­plir mi so­lem­ne de­ber de pro­te­ger a mi país y sus ciu­da­da­nos”. Jun­to con An­go­la, Eri­trea, Irán, Irak, Su­dán del Sur, Tur­quía y Ye­men, Es­ta­dos Uni­dos es hoy una de las po­cas na­cio­nes que no res­pal­dan un acuer­do con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo el lo­gro am­bien­tal más im­por­tan­te de la his­to­ria por su al­can­ce glo­bal y sus ob­je­ti­vos de lar­go pla­zo.

Aun cuan­do las prue­bas so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal eran ya irre­fu­ta­bles, Do­nald Trump des­vin­cu­ló a su país de los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les y afir­ma­ba que el cam­bio cli­má­ti­co era “un cuen­to chino” pa­ra per­ju­di­car a las ma­nu­fac­tu­ras y las in­dus­trias del pe­tró­leo y el car­bón es­ta­dou­ni­den­ses. En un ol­vi­da­ble dis­cur­so, ase­gu­ró que pe­di­ría co­mo con­di­ción re­ne­go­ciar el tra­ta­do “en tér­mi­nos jus­tos pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos”. En un co­mu­ni­ca­do con­jun­to, Ale­ma­nia, Fran­cia e Italia se­ña­la­ron que el Acuer­do de Pa­rís no po­día re­ne­go­ciar­se por­que es un ins­tru­men­to vi­tal pa­ra el pla­ne­ta, nues­tras so­cie­da­des y sus eco­no­mías.

El ob­je­ti­vo cen­tral del Acuer­do es im­pul­sar una res­pues­ta glo­bal a la ame­na­za del cam­bio cli­má­ti­co, evi­tan­do en lo inmediato un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal que su­pere los 2ºc por en­ci­ma de los ni­ve­les prein­dus­tria­les, al tiem­po que se con­ti­núa con los es­fuer­zos pa­ra li­mi­tar el au­men­to a 1,5ºc. El Acuer­do tie­ne, ade­más, el pro­pó­si­to de for­ta­le­cer la ca­pa­ci­dad de los Es­ta­dos par­te pa­ra ha­cer fren­te a los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co y pro­mo­ver flu­jos fi­nan­cie­ros ade­cua­dos pa­ra apo­yar a los paí­ses en desa­rro­llo y a los más vul­ne­ra­bles. El an­he­lo es lo­grar una ni­ve­la­ción de las emi­sio­nes glo­ba­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro lo an­tes po­si­ble y al­can­zar una neu­tra­li­dad en emi­sio­nes de car­bono a más tar­dar en la se­gun­da mi­tad de es­te si­glo.

El re­cién ele­gi­do Joe Bi­den aca­ba de anun­ciar que uno de sus pri­me­ros ac­tos co­mo pre­si­den­te se­rá el re­in­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos a los acuer­dos so­bre el cli­ma, re­vir­tien­do así la con­duc­ta adop­ta­da por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. Se­rá una ta­rea com­ple­ja: de­be­rá re­cons­truir el li­de­raz­go es­ta­dou­ni­den­se en la lu­cha con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal y, al mis­mo tiem­po, trans­for­mar esa la­bor en ge­ne­ra­ción de nue­vos empleos.

Trump ha si­do el ros­tro de la ne­ga­ción cli­má­ti­ca du­ran­te los úl­ti­mos cua­tro años. En esa ta­rea, con­tó con el res­pal­do de los im­pla­ca­bles in­tere­ses de los com­bus­ti­bles fó­si­les, que lle­va­ron a ca­bo una cam­pa­ña fa­ná­ti­ca pa­ra ne­gar que los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro es­tán ca­len­tan­do el pla­ne­ta. Sin em­bar­go, su de­rro­ta no se­rá su­fi­cien­te pa­ra con­ver­tir a los Es­ta­dos Uni­dos en un mo­tor pa­ra la re­cu­pe­ra­ción ver­de glo­bal a me­nos que los de­mó­cra­tas pue­dan re­cu­pe­rar el con­trol del Se­na­do. Si ga­na­ran la vo­ta­ción de los re­pre­sen­tan­tes por Geor­gia, la vi­ce­pre­si­den­ta elec­ta, Ka­ma­la Ha­rris, de­be­ría de ob­te­ner el vo­to de­ci­si­vo so­bre la le­gis­la­ción y los pre­su­pues­tos cli­má­ti­cos. Si, por el con­tra­rio, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano re­tu­vie­ra el con­trol del Se­na­do, pro­ba­ble­men­te con­ti­nua­rá blo­quean­do acciones am­bi­cio­sas y la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal, co­mo lo hi­zo du­ran­te las pre­si­den­cias de Bill Clin­ton y Ba­rack Oba­ma.

Chi­na es –con mu­cho– el ma­yor emi­sor de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Sin em­bar­go, Es­ta­dos Uni­dos, res­pon­sa­ble del 14% de las emi­sio­nes glo­ba­les, re­gis­tra el do­ble de las emi­sio­nes per cá­pi­ta de Chi­na, y en­tre ocho y diez ve­ces las de un ha­bi­tan­te de la In­dia.

Mu­cho ha cam­bia­do en el es­ce­na­rio mun­dial de los úl­ti­mos años de­bi­do al sur­gi­mien­to de Chi­na co­mo ri­val de los Es­ta­dos Uni­dos. A es­to se su­mó la di­se­mi­na­ción de una pan­de­mia cu­ya evo­lu­ción aún re­sul­ta in­cier­ta. El regreso al Acuer­do de Pa­rís pro­mo­vi­do por Bi­den es cier­ta­men­te bien­ve­ni­do y aus­pi­cio­so. Pe­ro es­tá cla­ro que, si su país quie­re re­cu­pe­rar la per­di­da cre­di­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal en es­ta ma­te­ria, se­rá ne­ce­sa­rio pro­mo­ver ob­je­ti­vos de re­duc­ción de emi­sio­nes al­ta­men­te am­bi­cio­sos y ca­pa­ces de se­guir el rit­mo de Pe­kín.

Si Bi­den pu­die­ra vin­cu­lar la ac­ción cli­má­ti­ca con la regeneraci­ón eco­nó­mi­ca y una po­lí­ti­ca ex­te­rior proac­ti­va, tan­to con Chi­na co­mo con Eu­ro­pa, po­dría cum­plir con sus agen­das na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, y res­ta­ble­ce­ría al mis­mo tiem­po un im­pres­cin­di­ble cli­ma de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal que el mun­do ne­ce­si­ta hoy más que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina