LA NACION

es­ca­le­ra al cie­lo: el pró­xi­mo des­tino de jeff be­zos

El futuro del due­ño de Ama­zon no pa­sa tan­to por su pla­ta­for­ma de co­mer­cio elec­tró­ni­co, sino por la conquista del es­pa­cio, aun­que en es­ta ca­rre­ra no par­te co­mo fa­vo­ri­to

- Tex­to The Eco­no­mist | Tra­duc­ción Ga­briel Za­du­naisky Business · Tech · E-commerce · Financial Technology · Finance · Jeffrey Bezos · Amazon · Blue Origin · Walter Isaacson · Texas · Como · Elon Musk · Richard Branson · Lockheed Martin · Martin · Northrop Grumman · Northrop · Grumman Memorial Park · Boeing · Global 500 · Virgin Galactic

TTie­ne las ven­ta­nas más gran­des del es­pa­cio. Seis asien­tos re­cli­na­bles. Y bor­des azu­les de los que pue­den afe­rrar­se los pa­sa­je­ros mien­tras flo­tan sin pe­so a más de 100 km so­bre la Tie­rra. Si eso no pa­re­ce lo su­fi­cien­te­men­te ra­ro, hay que ima­gi­nar que uno de los pa­sa­je­ros es Jeff Be­zos, con­tem­plan­do un pla­ne­ta que su con­glo­me­ra­do di­gi­tal, Ama­zon, abar­ca y del que es el ha­bi­tan­te más ri­co. Cuan­do lle­gue el mo­men­to pa­ra que el em­pren­di­mien­to pri­va­do de Be­zos, Blue Ori­gin, en­víe tu­ris­tas al es­pa­cio, su pro­pie­ta­rio ca­si con cer­te­za es­ta­rá en­tre los pri­me­ros pa­sa­je­ros. “Sos­pe­cho que él se­rá –y por cier­to que es­tá de­ci­di­do a ser– uno de los pri­me­ros ciu­da­da­nos pri­va­dos en lan­zar­se al es­pa­cio”, es­cri­be su bió­gra­fo Wal­ter Isaac­son en una in­tro­duc­ción a la co­lec­ción de es­cri­tos de Be­zos. Uno ya tiem­bla pen­san­do en las car­ca­ja­das de Be­zos re­so­nan­do por los cie­los.

Es fá­cil su­po­ner que pa­ra es­te hom­bre de 56 años, que tie­ne (y ven­de) to­do, el tu­ris­mo es­pa­cial es su má­xi­mo pro­yec­to. Lan­za cohe­tes des­de su ran­cho en el oes­te de Te­xas. Tie­ne un fí­si­co muscu­loso. Su ca­be­za cal­va ase­me­ja a la de su ído­lo, el ca­pi­tán Jean-luc Pi­card de

Via­je a las es­tre­llas. Es­tá cum­plien­do un sue­ño de la in­fan­cia. En 1982 les di­jo a sus com­pa­ñe­ros de es­cue­la: “El es­pa­cio, la úl­ti­ma fron­te­ra, ¡los veo allí!”.

Pe­ro des­pre­ciar su em­pren­di­mien­to es­pa­cial co­mo una com­bi­na­ción de cri­sis de la ma­du­rez y di­ne­ro pa­ra que­mar se­ría sub­es­ti­mar el ce­lo idealista que mue­ve a Be­zos y que ilus­tra In­ven­tar y deam­bu­lar, una co­lec­ción de 23 años de car­tas a los ac­cio­nis­tas de Ama­zon y otros tex­tos. Su tra­ba­jo en la Tie­rra aún no es­tá cum­pli­do. El Covid-19 lo ha he­cho vol­ver a to­mar el ti­món de Ama­zon. Pe­ro el li­bro, que ma­yor­men­te mi­ra ha­cia atrás, ofre­ce una in­tere­san­te in­si­nua­ción de que hay que mi­rar a la es­tra­tos­fe­ra pa­ra ver lo que es­tá por ve­nir. Igual­men­te, lo que eso sig­ni­fi­ca pa­ra el futuro de Ama­zon si­gue que­dan­do en un te­rreno frus­tran­te­men­te va­go.

En la superficie sus dos ob­se­sio­nes son un acer­ti­jo. Es di­fí­cil ima­gi­nar dos em­pren­di­mien­tos más di­fe­ren­tes que el co­mer­cio mi­no­ris­ta y la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial. Por re­vo­lu­cio­na­rias que sean am­bas com­pa­ñías, hay po­cas que sean más ca­be­za du­ra que Ama­zon y po­cas que res­pon­dan más a un con­cep­to que sue­na so­ña­dor co­mo la co­lo­ni­za­ción del es­pa­cio. Ama­zon es un mo­nu­men­to uti­li­ta­rio al con­su­mi­dor, que va­le US$1,6 bi­llo­nes. Pro­me­te pre­cios ca­da vez más ba­jos, en­tre­gas ca­da vez más rá­pi­das y ca­da vez ma­yor va­rie­dad, así co­mo po­der de compu­tación en la nu­be más rá­pi­do en el ca­so de Ama­zon Web Services (aws). La vi­sión de Blue Ori­gin, fi­nan­cia­da con la ven­ta de las acciones de Be­zos en Ama­zon, es utó­pi­ca. Se tra­ta de “fa­ci­li­tar un futuro en el que mi­llo­nes de per­so­nas vi­van y tra­ba­jen en el es­pa­cio pa­ra be­ne­fi­cio de la Tie­rra”. Es­pe­ra lo­grar es­to pro­du­cien­do vehícu­los de lan­za­mien­to que pue­dan ate­rri­zar y ser ple­na­men­te re­uti­li­za­bles. New She­pard, su na­ve es­pa­cial subor­bi­tal, ha com­ple­ta­do más de una do­ce­na de vue­los. Pe­ro tie­ne años de atra­so en cuan­to a los pla­nes pa­ra lle­var tu­ris­tas al es­pa­cio. Por aho­ra el prin­ci­pal clien­te de Blue Ori­gin es el Es­ta­do.

Las dos com­pa­ñías ope­ran con dis­tin­to gra­do de trans­pa­ren­cia y ve­lo­ci­dad tam­bién. Ama­zon ha co­ti­za­do en bol­sa des­de su ter­cer año.

Su le­ma de fun­da­ción fue “ha­cer­se gran­de rá­pi­do” y su bús­que­da ob­se­si­va de in­no­var in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de fra­ca­sar. Blue Ori­gin se mantuvo en se­cre­to du­ran­te años a par­tir de su na­ci­mien­to, en 2000. Se di­ce una tor­tu­ga, no una lie­bre. Su le­ma es Gra­da­tim Fe­ro­ci­ter, “pa­so a pa­so, fe­roz­men­te”. Co­mo ha di­cho Be­zos: “Si lo que uno es­tá cons­tru­yen­do es un vehícu­lo vo­la­dor, no se pue­de mez­qui­nar el pre­su­pues­to”.

Otro con­tras­te es­tá en su pos­tu­ra fren­te a los ri­va­les. Ama­zon, que do­mi­na el co­mer­cio elec­tró­ni­co de la nu­be, los tra­ta con la al­ta­ne­ría de un ade­lan­ta­do. Be­zos les di­ce a los empleados que les ten­gan mie­do a los clien­tes, no a los com­pe­ti­do­res. Blue Ori­gin vie­ne a la za­ga. Es­tá tra­tan­do de al­can­zar a Spa­cex, el ne­go­cio ae­ro­es­pa­cial de Elon Musk, otro plu­tó­cra­ta lo­co por el es­pa­cio. En­tre otros ri­va­les se in­clu­yen Vir­gin Ga­lac­tic, el em­pren­di­mien­to que co­ti­za en bol­sa del mi­llo­na­rio británico Ri­chard Bran­son. Em­pre­sas de la in­dus­tria co­mo Lock­heed Martin y North­rop Grum­man son tan­to co­la­bo­ra­do­res co­mo com­pe­ti­do­res. Boeing es una po­ten­cia del sec­tor.

Pe­ro en Ama­zon Be­zos ha de­mos­tra­do que pue­de con­du­cir ne­go­cios tan di­ver­sos co­mo uno fa­mo­so por sus ca­jas ma­rro­nes y otro por la compu­tación en la nu­be. Co­mo es­cri­bió en 2015, Ama­zon y aws pue­den pa­re­cer di­fe­ren­tes, pe­ro com­par­ten los mis­mos prin­ci­pios so­bre la ba­se de los cua­les ac­túan. Lo mis­mo pue­de ser cier­to de Ama­zon y Blue Ori­gin.

Clien­tes sa­tis­fe­chos

Sus vi­sio­nes es­tán co­mu­ni­ca­das por una narrativa sim­ple. Ama­zon se cen­tra en la sa­tis­fac­ción de los clien­tes, de­trás de lo cual se ali­nean los empleados, los pro­vee­do­res y los ac­cio­nis­tas. La creen­cia cen­tral de Blue Ori­gin es que los cohe­tes re­uti­li­za­bles re­du­ci­rán los cos­tos de mo­do que el ac­ce­so al es­pa­cio se ha­ga po­si­ble pa­ra mu­chas per­so­nas. Es­tos man­tras se re­pi­ten sin ce­sar.

En se­gun­do lu­gar los dos ne­go­cios com­par­ten una enor­me am­bi­ción. Des­de Kind­le y aws has­ta los par­lan­tes in­te­li­gen­tes Echo y Ale­xa, Ama­zon fre­cuen­te­men­te ha da­do a los clien­tes más de lo que ja­más pen­sa­ron que ne­ce­si­ta­ban. Con Blue Ori­gin, Be­zos es­pe­ra im­pul­sar la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­ria per­mi­tien­do que otros si­gan su “ca­mino al es­pa­cio” y crear una nue­va era pa­ra los ne­go­cios por esa vía.

Más im­por­tan­te aún, am­bas fir­mas es­tán im­bui­das de la de­vo­ción de Be­zos por el lar­go pla­zo. En sus mi­si­vas acer­ca de Ama­zon, re­pe­ti­da­men­te re­afir­ma su in­ten­ción de in­ver­tir pa­ra ga­nar el li­de­raz­go en una va­rie­dad de in­dus­trias, en vez de prio­ri­zar las ga­nan­cias a cor­to pla­zo.

Los ho­ri­zon­tes de Blue Ori­gin se miden en dé­ca­das, sino en si­glos. Am­bas se be­ne­fi­cian de la ca­pa­ci­dad de Be­zos de con­cen­trar­se en los de­ta­lles co­ti­dia­nos sin per­der de vis­ta el cua­dro gran­de.

Lo que su fi­ja­ción con los cie­los di­ce acer­ca del futuro de Be­zos en Ama­zon si­gue sien­do un in­te­rro­gan­te preo­cu­pan­te. El li­bro no ha­bla de con­tro­ver­sias ta­les co­mo el tra­to que da el im­pe­rio on­li­ne a los ter­ce­ros ven­de­do­res, el va­cia­mien­to de las ca­lles co­mer­cia­les, o su aplas­ta­mien­to de los es­fuer­zos de sin­di­ca­li­za­ción. Re­pi­te el cli­ché de que es el “día uno” pa­ra Ama­zon, a pe­sar de que ya pa­re­ce atar­de­cer en la me­di­da en que com­pe­ti­do­res en el co­mer­cio elec­tró­ni­co y en la nu­be se for­ta­le­cen y sube la tem­pe­ra­tu­ra po­lí­ti­ca. No da nin­gún in­di­cio acer­ca de si aws, su di­vi­sión más ren­ta­ble, de­be con­ver­tir­se en una empresa por se­pa­ra­do, o de cuán­do Be­zos po­dría sol­tar el ti­món. Pe­ro de­ja en cla­ro que Blue Ori­gin, co­mo di­jo Be­zos el año pa­sa­do, es “el tra­ba­jo más im­por­tan­te que es­toy ha­cien­do”. Un día pue­de no so­lo po­ner­lo en ór­bi­ta, sino ale­jar­lo del bu­que in­sig­nia de su im­pe­rio eco­nó­mi­co.

 ?? NYT ?? Be­zos fun­dó Blue Ori­gin con el ob­je­ti­vo de vol­ver a la Luna con una mi­sión tri­pu­la­da
NYT Be­zos fun­dó Blue Ori­gin con el ob­je­ti­vo de vol­ver a la Luna con una mi­sión tri­pu­la­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina