LA NACION

Los fal­sos acuer­dos de Zoom

- Tex­to Mar­ti­na Rua Sonido re­co­men­da­do pa­ra leer es­ta co­lum­na: Agree­ments, La Ber­ta Lifehacks · Argentina

Creo que to­dos es­tu­vi­mos en una reunión pa­re­ci­da a es­ta: uno o dos de los in­te­gran­tes, buenos ora­do­res y ex­tro­ver­ti­dos, aca­pa­ran la aten­ción. Pre­sen­tan sus ideas y pla­nes en ex­ten­so y con poco es­pa­cio a co­men­ta­rios de los otros cin­co que fui­mos in­vi­ta­dos a su­mar­nos. En­ton­ces, una de sus ideas nos ha­ce mu­cho rui­do. Ve­mos un po­si­ble pro­ble­ma a futuro o un error de es­tra­te­gia. In­ten­ta­mos de­cir­lo, pe­ro se mi­ni­mi­za la im­por­tan­cia. Ve­mos que el res­to asien­te y que que­dan cin­co mi­nu­tos pa­ra el fin del en­cuen­tro. En­ton­ces ocu­rre: ce­de­mos an­te el pen­sa­mien­to de gru­po. Op­ta­mos por con­for­mar­nos, por har­taz­go, apa­tía o con­ve­nien­cia. Sa­be­mos que es­ta fal­sa con­for­mi­dad se­rá con­tra­pro­du­cen­te más tem­prano que tar­de. El acuer­do por pen­sa­mien­to de gru­po no fo­men­ta la in­no­va­ción, ni las ideas di­ver­gen­tes, no se ha­cen las pre­gun­tas su­fi­cien­tes ni tes­teos de es­ce­na­rios po­si­bles que nos per­mi­tan tra­ba­jar con ideas di­ver­sas, dis­cu­ti­das y acor­da­das real­men­te.

Aho­ra agré­guen­le una pa­la­bra: re­mo­to. Des­de te­ner que des­mu­tear­nos pa­ra de­cir al­go, has­ta in­ten­tar ter­mi­nar una idea sin in­ter­fe­ren­cias ho­ga­re­ñas. Ani­mar­nos a man­te­ner la tensión que una idea dis­tin­ta mi­ran­do una pan­ta­lla o un desacuer­do pro­fun­do que enoja y ge­ne­ra im­po­ten­cia. Las dis­cu­sio­nes crea­ti­vas, las char­las in­có­mo­das pe­ro ne­ce­sa­rias, las ideas que se en­ri­que­cen de un bu­lli­cio de per­so­nas fue­ron gran­des per­de­do­ras en es­ta pan­de­mia. El 2020 nos en­se­ñó, en­tre tan­tas co­sas, que los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción di­gi­ta­les co­mo Zoom, son un cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra los com­po­nen­tes básicos del pen­sa­mien­to gru­pal: com­pla­cen­cia, apa­tía, con­ver­sa­cio­nes do­mi­na­das por po­cos y un de­seo que se lee en ges­tos y si­len­cios de ter­mi­nar de una vez pa­ra vol­ver a la pi­la de pen­dien­tes. En mu­chos ca­sos los in­ten­tos de co­la­bo­ra­ción on­li­ne tie­nen aún más pen­sa­mien­to gru­pal que las reunio­nes tra­di­cio­na­les: Se ha­bla de “Zoomt­hink” o “pen­sa­mien­to de Zoom”, a esos acuer­dos fo­fos dia­rios que nos ale­jan de so­lu­cio­nes efec­ti­vas, pe­ro nos ayu­dan a cor­tar la ben­di­ta vi­deo lla­ma­da.

A es­ta al­tu­ra ya sa­be­mos que

El tra­ba­jo re­mo­to no se ter­mi­na con la apa­ri­ción de la va­cu­na con­tra el Covid-19

las vi­deo reunio­nes nos ago­tan es­pe­cial­men­te por­que re­quie­ren ha­bi­li­da­des nue­vas, es­fuer­zos de co­mu­ni­ca­ción nue­vos y de­pen­de­mos de un fun­cio­na­mien­to téc­ni­co fue­ra de nues­tro con­trol que sue­le lle­var­se una par­te de nues­tra ener­gía. Nos sen­ti­mos más apu­ra­dos du­ran­te las reunio­nes vir­tua­les, en par­te por­que es más di­fí­cil man­te­ner la con­cen­tra­ción de­trás de nues­tras compu­tado­ras. Pue­de ser abru­ma­dor ma­ne­jar la in­co­mo­di­dad cons­tan­te del si­len­cio o una fa­lla, la pre­sión de ser exa­mi­na­do de cer­ca por co­le­gas, clien­tes y je­fes y el sim­ple ago­ta­mien­to fí­si­co que vie­ne con mi­rar un pun­to en una pan­ta­lla to­do el día. To­do es­to ge­ne­ra el ma­les­tar psi­co­ló­gi­co que ha­ce que ha­blar se sien­ta pe­sa­do y abru­ma­dor. Apor­ta­mos lo mí­ni­mo e in­dis­pen­sa­ble y pre­fe­ri­mos en­viar un emo­ji de pul­gar le­van­ta­do an­tes de ex­pli­car por qué una idea no nos pa­re­ce via­ble o pe­dir que se con­tem­plen más ca­mi­nos po­si­bles pa­ra re­sol­ver un te­ma.

Otro fal­so acuer­do del que es­ta­mos sien­do par­te es asu­mir que es­ta­mos to­dos en la mis­ma pá­gi­na, cuan­do en reali­dad ca­da área sue­le te­ner una idea di­fe­ren­te de, por ejem­plo, la fi­na­li­dad de una reunión. Es ca­da vez más re­le­van­te un rol que se ase­gu­re de pre­sen­tar los te­mas y el pun­to des­de don­de par­ti­mos a tra­tar­los. Eri­ca Dha­wan, es­pe­cia­lis­ta en len­gua­je di­gi­tal y co­mu­ni­ca­ción cor­po­ral, ase­gu­ra que per­di­mos bue­na par­te del ac­ce­so a las se­ña­les tra­di­cio­na­les del len­gua­je cor­po­ral en las que con­fiá­ba­mos pa­ra afir­mar y dis­tin­guir nues­tro pen­sa­mien­to, y re­sul­ta que el len­gua­je cor­po­ral di­gi­tal no siem­pre es in­tui­ti­vo o uni­ver­sal. Las prin­ci­pa­les víc­ti­mas del Zoomt­hink o pen­sa­mien­to gru­pal on­li­ne so­mos no­so­tros mis­mos. Si no al­za­mos la voz a tiem­po el re­sul­ta­do que po­de­mos ob­te­ner es que nues­tro tra­ba­jo sea el que co­rre ries­go.

Y no, el tra­ba­jo re­mo­to no se ter­mi­na con la va­cu­na con­tra el Covid-19. En el mun­do y es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Argentina, em­pre­sas de to­das las in­dus­trias y ta­ma­ños van a una mo­da­li­dad en la que nues­tras ha­bi­li­da­des de tra­ba­jo re­mo­to se­rán ca­da vez más ne­ce­sa­rias, in­clui­das las de una co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va, y un pen­sa­mien­to crea­ti­vo e in­no­va­do­ra aún a dis­tan­cia. Apren­di­mos que po­de­mos se­guir sien­do pro­duc­ti­vos y tam­bién va­lo­ra­mos co­mo nun­ca la ri­que­za úni­ca de sen­tar­nos jun­tos a dis­cu­tir, es­cu­char, po­ner en tensión y acor­dar jun­tos. Aso­ma el 2021, y es ca­si una in­vi­ta­ción a re­pen­sar una nue­va eta­pa, con me­nos fal­sos acuer­dos y más vo­ces e ideas en ca­da reunión.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina