Una so­lu­ción po­si­ble

La Nueva Domingo - - PORTADA -

La cri­sis por el pé­si­mo es­ta­do de alo­ja­mien­to de los pre­sos en co­mi­sa­rías y en las cár­ce­les es tan re­cu­rren­te co­mo in­so­lu­ble, sim­ple­men­te por­que se re­quie­re una in­ver­sión pú­bli­ca que na­die es­tá dis­pues­to a rea­li­zar en un mo­men­to don­de exis­ten ne­ce­si­da­des so­cia­les mu­cho más prio­ri­ta­rias.

Es­to es así, aun cuan­do se sos­ten­ga que las con­di­cio­nes de arres­to o pri­sión de un de­te­ni­do no de­ben re­sul­tar en una tor­tu­ra, más allá del du­ro cas­ti­go que sig­ni­fi­ca la pér­di­da de la li­ber­tad.

Es de­cir, ba­jo las ac­tua­les con­di­cio­nes pre­su­pues­ta­rias, cual­quier crí­ti­ca por el mal es­ta­do de las pe­ni­ten­cia­rías no se­rá más que un dis­cur­so de oca­sión.

Aho­ra bien, ¿es po­si­ble ima­gi­nar so­lu­cio­nes dis­tin­tas a los fra­ca­sos de siem­pre? ¿Es po­si­ble, por ejem­plo, pen­sar en que el ca­pi­tal pri­va­do cum­pla un pa­pel en la cons­truc­ción y ad­mi­nis­tra­ción de cár­ce­les? Tal vez sea una idea pa­ra to­mar en cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.