Co­mien­za la par­ti­da de­ci­si­va

La Nueva Domingo - - EL PAÍS - Por Eu­ge­nio Pai­llet in­fo@la­nue­va.com

La im­pre­sión de al­gu­nos ana­lis­tas y con­sul­to­res, que co­rro­bo­ran fuen­tes del Go­bierno, es que al bor­de del ini­cio for­mal de la cam­pa­ña ha­cia las elec­cio­nes del 22 de oc­tu­bre se ha ini­cia­do una suer­te de par­ti­da de nai­pes en la que se jue­ga a to­do o na­da. El que ga­na se que­da con el po­zo y el que pierde ini­cia­rá de se­gu­ro un calvario de im­pre­de­ci­bles con­se­cuen­cias fu­tu­ras. Es ca­si, se ani­man al­gu­nos de los con­fi­den­tes, una par­ti­da en­tre fu­lle­ros. Don­de cual­quier tra­pi­son­da es re­cur­so le­gí­ti­mo si de ga­nar se tra­ta.

Si hu­bie­se que po­ner­le nom­bre y ape­lli­do a los ju­ga­do­res, muy cla­ra­men­te ha­bría que de­cir que de un la­do se sien­ta Mau­ri­cio Ma­cri y del otro Cris­ti­na Fernández.

Uno ne­ce­si­ta ga­nar en oc­tu­bre pa­ra con­so­li­dar el pro­gra­ma de Go­bierno y des­pe­jar de nu­ba­rro­nes el ho­ri­zon­te ha­cia su re­elec­ción en 2019. Ade­más de ga­ran­ti­zar­se que, en los dos úl­ti­mos años de su pri­mer man­da­to, la tan men­ta­da go­ber­na­bi­li­dad no su­fri­rá tro­pie­zos ni ace­chan­zas.

La otra bus­ca igual­men­te que­dar­se ca­si con de­ses­pe­ra­ción con la vic­to­ria y re­co­ger to­do lo que ha­ya so­bre la me­sa. Su fu­tu­ro po­lí­ti­co, o su os­tra­cis­mo sin pri­sa pe­ro sin pau­sa, de­pen­de de esa par­ti­da

Vea­mos esas ela­bo­ra­cio­nes que al me­nos se re­co­gen en uno de los des­pa­chos del pri­mer pi­so de Bal­car­ce 50. Una de­rro­ta de Cam­bie­mos en Bue­nos Ai­res a ma­nos de la ex­pre­si­den­ta, un es­ce­na­rio que en ver­dad hoy no pre­vé nin­gu­na en­cues­ta se­ria, y has­ta lo co­rro­bo­ran al­gu­nos tra­ba­jos en­car­ga­dos que lle­gan al bun­ker del Ins­ti­tu­to Patria, su­pon­dría pa­ra Ma­cri in­gre­sar en un tor­men­to­so des­fi­la­de­ro de fi­nal in­cier­to en las for­mas y en los tiem­pos. Cla­ra­men­te Cris­ti­na le ha­ría la vi­da im­po­si­ble des­de su ban­ca y es pro­ba­ble que re­sur­jan los ado­ra­do­res del club del he­li­cóp­te­ro, pa­ra em­pe­zar. No es un su­pues­to des­de ya, ni mu­cho me­nos, que hoy fi­gu­re en las pro­yec­cio­nes del Go­bierno, del ma­cris­mo en par­ti­cu­lar y de Cam­bie­mos en ge­ne­ral, va­le reite­rar.

Si Cris­ti­na ga­na las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas bo­nae­ren­se, bus­ca­rá ba­rrer con los tan­gi­bles pro­ce­sos de re­cha­zo a su fi­gu­ra que han co­men­za­do a des­ple­gar­se en el pe­ro­nis­mo. Sin ir más le­jos el je­fe de la ban­ca­da de se­na­do­res del PJ-FpV Miguel Pi­chet­to ya le avi­só que si des­em­bar­ca en la Cá­ma­ra al­ta, co­mo lo ha­rá en oc­tu­bre sal­vo una ca­tás­tro­fe inima­gi­na­ble, de­be­rá ar­mar­se un blo­que pro­pio por­que no tie­ne lu­gar en el que el rio­ne­grino pre­si­de des­de ha­ce tre­ce años. Na­da que a ella le im­por­te. Si ga­na sal­drá dis­pa­ra­da tal vez con más car­ga de odios y ren­co­res que an­tes ha­cia su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial en 2019.

Más allá del fin­gi­do re­la­to de su reportaje te­le­vi­si­vo de es­ta se­ma­na, don­de ase­gu­ró que si ella es un "obs­tácu­lo" pa­ra la uni­dad del pe­ro­nis­mo, al que nun­ca nom­bra y en cam­bio in­sis­te en reivin­di­car a su nue­vo es­pa­cio, Uni­dad Ciu­da­da­na, da­ría un pa­so al cos­ta­do. "En po­lí­ti­ca na­die re­nun­cia ni al tu­te", di­ce Aní­bal Fernández.

En cam­bio, una de­rro­ta en oc­tu­bre la re­du­ci­ría po­lí­ti­ca­men­te a la na­da mis­ma, o ca­si. En el me­jor de los ca­sos, esa de­rro­ta la con­ver­ti­ría en la due­ña de un mi­ni­blo­que en el Se­na­do, y por fue­ra del re­cin­to de un re­du­ci­do gru­po de fa­ná­ti­cos o fie­les se­gui­do­res to­do­te­rreno que son la ba­se de aque­lla fuer­za de cho­que. que ella des­li­zó que ha­bría que po­ner a tra­ba­jar en aquel reportaje: fue cuan­do di­jo que si Ma­cri ga­na se ven­drá ade­más de un ajus­ta­zo eco­nó­mi­co, tiem­pos de un Go­bierno au­to­ri­ta­rio y dic­ta­to­rial que ba­rre­ría con los de­re­chos de los po­bres y des­po­seí­dos.

Es de­cir, vol­ve­ría el slo­gan "Ma­cri, basura, vos sos la dic­ta­du­ra" que en el reportaje con no­ta­ble des­par­pa­jo re­cha­zó y me­nos re­co­no­ció su au­to­ría, co­mo es ca­da con­sig­na de las que can­ta­ban y cantas los "pi­bes".

Hay un ejem­plo de es­tas ho­ras que gra­fi­ca con am­pli­tud esa es­ce­na de una par­ti­da a to­do o na­da en­tre Cris­ti­na y Ma­cri don­de las re­glas de jue­go son es­ca­sas y cual­quier re­cur­so es vá­li­do.

Di­cen en el Go­bierno que des­de el cris­ti­nis­mo sa­lie­ron a cul­par a la Gen­dar­me­ría por la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do des­de el arran­que, aún cuan­do to­da­vía la con­fu­sión rei­na­ba en torno al des­tino del ar­te­sano, pa­ra des­acre­di­tar­la an­te la opi­nión pública (léa­se vo­tan­tes) por­que Cris­ti­na te­nía in­for­ma­ción fil­tra­da por un fis­cal del pa­lo so­bre el dic­ta­men de los equi­pos cien­tí­fi­cos de la fuer­za de se­gu­ri­dad que re­ve­la­ría que Al­ber­to Nis­man no se sui­ci­dó sino que lo ase­si­na­ron. Des­acre­di­tar a la Gen­dar­me­ría era la for­ma de des­acre­di­tar ese in­for­me. "No hay otra hi­pó­te­sis, a San­tia­go se lo lle­vo la Gen­dar­me­ría", di­je­ron des­de el va­mos.

Al re­vés, el cris­ti­nis­mo sos­pe­cha y acu­sa que des­de el Go­bierno or­de­na­ron "apu­rar" y de­jar tras­cen­der jus­to aho­ra los de­ta­lles de esas pe­ri­cias so­bre lo que ver­da­de­ra­men­te ocu­rrió en el ba­ño del fis­cal aque­lla no­che de enero de 2015 en Puer­to Ma­de­ro, pe­se a que ofi­cial­men­te no es­tán del to­do ter­mi­na­das, con el pre­sun­to es­pu­rio in­te­rés de "ta­par" la res­pon­sa­bi­li­dad de los gen­dar­mes en la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do.

Esas son las car­tas echa­das so­bre la me­sa en la que se ju­ga­rá la par­ti­da de­ci­si­va de las le­gis­la­ti­vas. El Go­bierno pa­re­cie­ra te­ner al­gu­nas barajas mas pa­ra mos­trar, co­mo la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que Cris­ti­na por su­pues­to se em­pe­ña en ne­gar. A la ex­pre­si­den­ta, en un cla­ro ges­to de de­bi­li­dad, no le que­da otra que ape­lar a que el peor de los es­ce­na­rios le cai­ga a Ma­cri con el ca­so Mal­do­na­do. No le que­da otro re­cur­so. Ya vio co­mo le fue con su car­ta abier­ta con­vo­can­do a la uni­dad pe­ro­nis­ta.

Ma­cri ne­ce­si­ta ga­nar pa­ra des­pe­jar el ho­ri­zon­te ha­cia su re­elec­ción, ade­más de ga­ran­ti­zar­se que la go­ber­na­bi­li­dad no su­fri­rá tro­pie­zos. Cris­ti­na bus­ca que­dar­se ca­si con de­ses­pe­ra­ción con la vic­to­ria. Su fu­tu­ro po­lí­ti­co, o su os­tra­cis­mo, de­pen­de de es­ta elec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.