Di­me en qué in­vier­tes y te di­ré quién eres

La Nueva Domingo - - EL PAÍS - Por Ro­dri­go Ál­va­rez ral­va­rez@analy­ti­ca­con­sul­to­ra.com

Un buen ase­sor fi­nan­cie­ro de­be co­no­cer a su clien­te, com­pren­der sus ob­je­ti­vos de in­ver­sión y ne­ce­si­da­des. Ca­da in­ver­sor tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas que lo ha­cen úni­co: edad, si­tua­ción fa­mi­liar, la­bo­ral, pa­tri­mo­nio, son al­gu­nos de los ele­men­tos a in­da­gar. Es­tos as­pec­tos son fun­da­men­ta­les a la ho­ra de de­fi­nir el des­tino de su ca­pi­tal.

En el ar­tícu­lo an­te­rior ex­pli­ca­mos la im­por­tan­cia del aho­rro co­mo me­ca­nis­mo pa­ra al­can­zar un mayor ni­vel de bie­nes­tar y las dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión que es­tán dis­po­ni­bles. En es­ta co­lum­na va­mos a pre­sen­tar los prin­ci­pa­les li­nea­mien­tos pa­ra de­fi­nir qué ac­ti­vos se­lec­cio­nar den­tro del me­nú dis­po­ni­ble.

Pa­ra di­se­ñar un por­ta­fo­lio de in­ver­sión es fun­da­men­tal de­fi­nir tres va­ria­bles: el tiem­po du­ran­te el cual se va a rea­li­zar la in­ver­sión (ho­ri- zon­te de in­ver­sión), el ni­vel de ries­go dis­pues­to a asu­mir (aver­sión al ries­go) y, por úl­ti­mo, el ni­vel de ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da (re­torno es­pe­ra­do).

Vea­mos. El con­cep­to de ho­ri­zon­te de in­ver­sión se re­fie­re al pe­río­do en el que se es­tá dis­pues­to a man­te­ner una in­ver­sión. Es­ta va­ria­ble es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da con la li­qui­dez de la in­ver­sión y el gra­do de dis­po­ni­bi­li­dad del dinero in­ver­ti­do.

Por ejem­plo, si una em- pre­sa tie­ne ex­ce­den­tes que pien­sa en des­ti­nar al pa­go de suel­dos o in­su­mos en los pró­xi­mos dos o tres me­ses lo más re­co­men­da­ble pue­de ser un fon­do co­mún de in­ver­sión o un pla­zo fi­jo, ins­tru­men­tos con muy al­ta li­qui­dez y de ba­jo ries­go (en­ten­di­do co­mo la vo­la­ti­li­dad o fluc­tua­ción en el va­lor del ac­ti­vo). En cam­bio, si un in­ver­sor aho­rra pa­ra su ju­bi­la­ción di­ga­mos con un ho­ri­zon­te mayor a 5 años, un bono de lar­go pla­zo o las ac­cio­nes pue­den ser ins­tru­men­tos apro­pia­dos pa­ra ca­pi­ta­li­zar los aho­rros con ex­pec­ta­ti­vas de re­tor­nos muy in­tere­san­tes. Má­xi­ma Nº 1: A me­nor ho­ri­zon­te de in­ver­sión me­nor tie­ne que ser la vo­la­ti­li­dad a asu­mir.

Una mayor ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da im­pli­ca asu­mir ma­yo­res ries­gos. Es por ello que, pa­ra de­fi­nir una car­te­ra, se rea­li­za una pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción del in­ver­sor en fun­ción de su gra­do de aver­sión al ries­go. El in­ver­sor con­ser­va­dor se ca­rac­te­ri­za por su mayor aver­sión al ries­go. Va­lo­ra más la se­gu­ri­dad que el re­torno. Las in­ver­sio­nes que se ajus­tan a es­te ti­po de per­fil son, por ejem­plo, las Le­tes en dó­la­res, las Le­bacs, pla­zos fi­jos o los fon­dos de in­ver­sión que in­vier­ten en es­te ti­po de ac­ti­vos.

El in­ver­sor mo­de­ra­do bus­ca ob­te­ner bue­nos ren­di­mien­tos, pe­ro sin asu­mir un ele­va­do ries­go. Pre­fie­re una car­te­ra ba­lan­cea­da en­tre ac­cio­nes de em­pre­sas gran­des, FCIs y bo­nos so­be­ra­nos de me­diano pla­zo. El in­ver­sor agre­si­vo se ca­rac­te­ri­za por ser pro­pen­so al ries­go; ele­gi­rá una in­ver­sión con el mayor ren­di­mien­to es­pe­ra­do a cos­ta de asu­mir una mayor vo­la­ti­li­dad en su car­te­ra. Su car­te­ra es­ta­ría com­pues­ta en mayor me­di­da por ac­cio­nes y bo­nos de lar­go pla­zo, por ejem­plo. Má­xi­ma Nº 2: cuan­to mayor es la aver­sión al ries­go, me­nor tie­ne que ser la vo­la­ti­li­dad a asu­mir en la in­ver­sión.

Co­mo se­ña­la­mos pre­via­men­te una car­te­ra con mayor ho­ri­zon­te y con mayor pro­pen­sión al ries­go es­ta­rá aso­cia­da a ma­yo­res re­tor­nos es­pe­ra­dos. De­pen­dien­do de dis­tin­tos fac­to­res co­mo la edad del in­ver­sor, su si­tua­ción fi­nan­cie­ra y sus ni­ve­les de in­gre­so se pue­de cla­si­fi­car al in­ver­sor nue­va­men­te en tres ca­te­go­rías. In­ver­so­res que bus­can pre­ser­var el ca­pi­tal: el aho­rris­ta pri­vi­le­gia la dis­po­ni­bi­li­dad del dinero bus­can­do evi­tar pér­di­das de ca­pi­tal.

En es­te gru­po se en­cuen­tran in­di­vi­duos muy ad­ver­sos al ries­go y em­pre­sas que bus­can co­lo­car sus ex­ce­den­tes de li­qui­dez. Es­te se­ría el ejem­plo de una per­so­na en edad de re­ti­ro que di­fí­cil­men­te pue­da re­cu­pe­rar sus aho­rros si rea­li­za una in­ver- sión ries­go­sa y el re­sul­ta­do no es el es­pe­ra­do. Los in­ver­so­res que bus­can una ren­ta son los que rea­li­zan in­ver­sio­nes en ac­ti­vos que de­ven­gan un re­torno y con una vo­la­ti­li­dad mo­de­ra­da de mo­do de ob­te­ner una ren­ta en el me­diano pla­zo.

Es­te po­dría ser el ca­so de un tra­ba­ja­dor que bus­ca com­ple­men­tar sus in­gre­sos con ac­ti­vos que le de­ven­guen un ren­di­mien­to atrac­ti­vo co­mo un tí­tu­lo pú­bli­co en dó­la­res a me­diano pla­zo. En la per­cep­ción po­pu­lar, el tí­pi­co ejem­plo es el del in­ver­sor que com­pra una pro­pie­dad pa­ra al­qui­lar, aun­que en es­te ca­so los ren­di­mien­tos dis­tan de ser ele­va­dos.

Por úl­ti­mo, el in­ver­sor que per­si­gue el cre­ci­mien­to del ca­pi­tal bus­ca una fuer­te va­lo­ra­ción por in­ver­sio­nes de lar­go pla­zo y es­tá dis­pues­to a to­le­rar la vo­la­ti­li­dad de cor­to. Es­te po­dría ser el ca­so de un pro­fe­sio­nal o de una pa­re­ja jo­ven que aho­rra pen­san­do en el me­diano pla­zo y lar­go pla­zo, por ejem­plo, pa­ra ac­ce­der a una ca­sa pro­pia o cam­biar el au­to in­vir­tien­do en ac­ti­vos con más re­torno es­pe­ra­do co­mo los tí­tu­los pú­bli­cos de lar­go pla­zo o las ac­cio­nes. Má­xi­ma Nº 3: cuan­to mayor es la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da, mayor tie­ne que ser la vo­la­ti­li­dad a asu­mir en la in­ver­sión.

Un ase­sor fi­nan­cie­ro efi­cien­te es aquel que lo­gra com­bi­nar los tres cri­te­rios (ho­ri­zon­te, aver­sión al ries­go y ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da) de for­ma sa­tis­fac­to­ria, se­lec­cio­nan­do el me­nú de ac­ti­vos que me­jor se adap­te a las ne­ce­si­da­des del in­ver­sor. En to­dos los ca­sos, in­ver­tir tiem­po en apren­der so­bre el ma­ne­jo de nues­tras fi­nan­zas y ase­so­rar­nos en có­mo ad­mi­nis­trar nues­tros ac­ti­vos re­sul­ta una de las in­ver­sio­nes más ren­ta­bles.

Pa­ra di­se­ñar un por­ta­fo­lio de in­ver­sión es fun­da­men­tal de­fi­nir tres va­ria­bles: el tiem­po que se va a rea­li­zar la in­ver­sión, el ni­vel de ries­go a asu­mir y la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.