Do­nar san­gre sal­va vi­das, in­clu­so la del pro­pio do­nan­te

La es­pe­cia­lis­ta en He­mo­te­ra­pia Ga­brie­la Da­bus­ti ma­ni­fes­tó que mu­chos da­do­res se en­te­ran que es­tán en­fer­mos cuan­do les avi­san des­de el hos­pi­tal.

La Nueva Domingo - - SOCIEDAD -

La do­na­ción de san­gre no só­lo sal­va la vi­da de las per­so­nas que ne­ce­si­tan una trans­fu­sión por un ac­ci­den­te, ope­ra­ción o en­fer­me­dad, sino que pue­de de­tec­tar en­fer­me­da­des des­co­no­ci­das y evi­tar el ries­go de muer­te en el mis­mo do­nan­te, quién es avi­sa­do por el equi­po don­de efec­tuó la ex­trac­ción si se de­tec­ta al­gu­na do­len­cia, ad­vir­tió hoy la es­pe­cia­lis­ta en He­mo­te­ra­pia, Ga­brie­la Da­bus­ti.

Da­bus­ti co­men­tó los dis­tin­tos as­pec­tos de la do­na­ción de san­gre y las trans­fu­sio­nes en el mar­co del XVI Con­gre­so Ar­gen­tino de Me­di­ci­na Trans­fu­sio­nal que cul­mi­nó el pa­sa­do vier­nes en el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas.

"Al do­nar san­gre 'sos un hé­roe anó­ni­mo' de­ci­mos co­mo le­ma, ya que una per­so­na que do­na san­gre pue­de sal­var has­ta tres vi­das", ase­gu­ró Da­bus­ti, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de He­mo­te­ra­pia, In­mu­nohe­ma­to­lo­gía y Te­ra­pia Ce­lu­lar, tras ha­cer hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de esa ac­ción vo­lun­ta­ria.

"Hay una do­ble fun­ción en la do­na­ción por­que pa­sa­mos a ser agen­tes pri­ma­rios de sa­lud, tra­ta­mos de ha­cer pre­ven­ción y de­tec­ta­mos una po­si­ble en­fer­me­dad en la per­so­na que se le ex­tra­jo san­gre", en­fa­ti­zó la es­pe­cia­lis­ta, quién con­tó que se de­no­mi­na 'con­se­je­ría del do­nan­te' la ac­ción del mé­di­co de He­mo­te­ra­pia que de­be co­mu­ni­car a quién se reali­zó la ex­trac­ción que se le en­con­tró una do­len­cia.

Es­te fue el ca­so de Ser­gio, un hom­bre de 48 años que ha­ce dos años fue a do­nar san­gre en el Hos­pi­tal Bri­tá­ni­co por­te­ño pa­ra una com­pa­ñe­ra de su tra­ba­jo que es­ta­ba gra­ve y an­tes de la ex­trac­ción le prac­ti­ca­ron un re­cuen­to de gló­bu­los ro­jos.

"Me di­cen que es­toy anémi­co, me hi­cie­ron una se­gun­da prue­ba y vuel­ve a dar mal", ase­gu­ró a Télam Ser­gio, quién "no te­nía ni idea, no me ha­bía da­do cuen­ta de na­da, no me sen­tía mal; y en­ton­ces me di­je­ron que me te­nía que ha­cer ver por­que te­nía una anemia ra­ra; y re­sul­tó que te­nía cán­cer de Co­lon".

Da­bus­ti pre­ci­só que el mayor por­cen­ta­je de en­fer­me­da­des de­tec­ta­das tras la do­na­ción ocu­rre con quie­nes acu­den an­te la ne­ce­si­dad ur­gen­te de un fa­mi­liar o ami­go. "En es­tos ca­sos tenemos apro­xi­ma­da­men­te en­tre un 3 y un 4 por cien­to de se­ro­po­si­ti­vi­dad, en cam­bio en los ca­sos de los do­nan­tes vo­lun­ta­rios es me­nor al uno por cien­to", des­ta­có.

"Es­to su­ce­de por­que los do­nan­tes de re­po­si­ción acu­den cuan­do hay un pa­cien­te que ne­ce­si­ta san­gre y se pi­de gen­te de su en­torno que van me­dio obli­ga­dos por la si­tua­ción y a ve­ces in­clu­so no cuen­tan al­gu­nas co­sas o mien­ten pa­ra cum­plir con la con­vo­ca­to­ria del fa­mi­liar".

"Si to­da per­so­na sa­na do­na dos ve­ces al año, se cu­bren las ne­ce­si­da­des de los pa­cien­tes y se evi­ta sa­lir a bus­car en­tre co­no­ci­dos cuan­do hay una ur­gen­cia".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.