Li­niers se re­cu­pe­ró en el Fe­de­ral B fren­te a Ti­ro Fe­de­ral: 3 a 0

Tras 67 días y una ron­da com­ple­ta, el "Chi­vo" ga­nó por se­gun­da vez en el Fe­de­ral B. Y fren­te al mis­mo ri­val: Ti­ro.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Ser­gio Da­niel Peys­sé speys­se@la­nue­va.com

Pa­só una rue­da. Es­ta­ba le­jos de to­do, de su jue­go, de los van­guar­dis­tas del gru­po y de su reali­dad...

Pe­ro ayer Li­niers vol­vió a ser Li­niers. O al me­nos a de­mos­trar, con au­to­ri­dad, con­sis­ten­cia y con­tun­den­cia, que por ca­pa­ci­dad in­di­vi­dual y co­lec­ti­va tie­ne que ser más de lo que ve­nía sien­do.

Des­pués de 67 días, le vol­vió a ga­nar al mis­mo ad­ver­sa­rio que ha­bía ven­ci­do en el arran­que de es­te tor­neo, el 11 de julio pa­sa­do: Ti­ro Fe­de­ral.

Aun­que el Chi­vo sa­be de que la con­tra más gran­de que te­nía era su pro­pia som­bra, esa que le re­mor­día la cons­cien­cia, le re­cor­da­ba que no po­día ga­nar y que lo es­ta­ba lle­van­do ha­cia el abis­mo.

Wal­ter Ca­rrio la­vó ca­be­zas, mo­vió fi­chas y se ani­mó a ha­cer de­bu­tar en es­ta com­pe­ten­cia a Blas Val­car­cel, quien abrió el ca­mino del triun­fo con una arre­me­ti­da a pu­ro co­ra­je.

El al­bi­ne­gro, con un 4-1-32, siem­pre dio me­jor im­pre­sión en un en­cuen­tro que arran­có des­pro­li­jo, cor­ta­do y con es­que­mas rí­gi­dos.

Ti­ro, con un 3-4-2-1 lar­guí­si­mo, se preo­cu­pó de­ma­sia­do en de­fen­der y ja­más le per­dió el res­pe­to a un ad­ver­sa­rio que, con to­do lo que le ve­nía pa­san­do, re­cién es­bo­zó una pe­que­ña son­ri­sa tras ano­tar el ter­cer gol cer­ca del fi­nal.

El dueño de ca­sa to­mó cier­tos re­cau­dos, co­mo la mar­ca per­so­nal de Llanos so­bre Julio Acos­ta, pe­ro de­jó de­ta­lles li­bra­dos al azar que lo ter­mi­na­ron se­pul­tan­do. Le dio de­ma­sia­dos es­pa­cios a Mi­ra­lles (si te­nés que ha­cer­le hom­bre a hom­bre a al­guien de Li­niers, es jus­ta­men­te a "Eze"), nun­ca ce­rró las grie­tas que de­ja­ba la lí­nea de tres en el fon­do y Man­ci­ne­lli co­me­tió, tal vez, el peor error de su ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca (cal­cu­ló mal y se pa­só de lar­go en un ba­lón que ve­nía al­to) pa­ra que Mi­ra­lles de­fi­na co­mo un "maes­tro" por en­ci­ma de Sch­midt.

Ni si­quie­ra el pe­nal (bien co­bra­do por el ár­bi­tro Ra­mun­do por mano de Llanos en un cen­tro de Mi­ra­lles) que Sch­midt le ata­jó a Ric­ci hi­zo reac­cio­nar a un con­jun­to au­ri­vio­le­ta des­di­bu­ja­do y con las de­fen­sas ba­jas.

En fin. Al­gún día te­nía que lle­gar un triun­fo cla­ro y con­tun­den­te de es­te Li­niers que vuel­ve a creer en si mis­mo, que sien­te que con más jue­go aso­cia­do y no tan­tos cen­tros, se pue­de las­ti­mar más.

Ga­nó des­pués de 8 par­ti- dos y una rue­da com­ple­ta. Si­gue es­tan­do le­jos de los lí­de­res, pe­ro con el equi­po que tie­ne... La de la vís­pe­ra en el Po­lí­gono, ¿ha­brá si­do una reac­ción a tiem­po?

Y sí, es "dis­tin­to". Con un gran ges­to téc­ni­co, Eze­quiel Mi­ra­lles mar­ca el se­gun­do de Li­niers por en­ci­ma de Sch­midt. Go­la­zo. SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.