¡Cui­da­do! El con­su­mo de al­cohol in­cor­po­ra mu­chas ca­lo­rías

No so­lo re­pre­sen­ta una pro­ble­má­ti­ca so­cial, fa­mi­liar y de adic­ción, sino que in­flu­ye de ma­ne­ra im­por­tan­te en la obe­si­dad y el so­bre­pe­so.

La Nueva Domingo - - DOMINGO - NO SO­LO A CUI­DAR­SE DE LAS CO­MI­DAS

So­le­mos es­tar muy aler­tas a la can­ti­dad de ca­lo­rías que con­su­mi­mos a tra­vés de los ali­men­tos e in­clu­so de las be­bi­das azu­ca­ra­das.

Sin em­bar­go, por lo ge­ne­ral no se tie­nen en cuen­ta aque­llas asi­mi­la­das a tra­vés del al­cohol.

Un es­tu­dio re­cien­te rea­li­za­do por la con­sul­to­ra Eu­ro­mo­ni­tor, que in­clu­yó a 24 paí­ses, con­clu­yó que en ca­si to­dos se in­cor­po­ra­ban más ca­lo­rías a tra­vés de be­bi­das al­cohó­li­cas que por las azu­ca­ra­das, con la úni­ca ex­cep­ción de Tai­wán.

En­tre los re­sul­ta­dos, se vio que Co­rea del Sur era el país que más azú­car con­su­mía por be­bi­das al­cohó­li­cas, con un pro­me­dio de 118 ki­lo­ca­lo­rías dia­rias per cá­pi­ta com­pa­ra­do con 44 ca­lo­rías por be­bi­das azu­ca­ra­das.

En­tre otras na­cio­nes re­le­va­das, se en­con­tra­ban Ru­sia, Chi­na, In­dia, Ale­ma­nia, Reino Uni­do, Es­pa­ña, Por­tu­gal, Ita­lia y Ve­ne­zue­la.

El país que me­nos ki­lo­ca­lo­rías pre­sen­tó fue In­dia, con un con­su­mo de 12 por al­cohol y 5 por be­bi­das con azú­car.

“El con­su­mo en ex­ce­so de al­cohol es ne­ga­ti­vo pa­ra la sa­lud por múl­ti­ples as­pec­tos", ex­pli­có el Eduar­do Ka­li­na, mas­ter en Adic­cio­nes y di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to de Psi­quia­tría Psi­co-Neu­ro­bio­ló­gi­ca Brain Cen­te.

Con­tri­bu­ye a for­mar un há­bi­to adic­ti­vo, in­ter­fie­re con el desa­rro­llo de al­gu­nas es­truc­tu­ras del cuer­po y ce­re­bro en los jó­ve­nes, ge­ne­ra in­con­ve­nien­tes so­cia­les y fa­mi­lia­res y, aun­que a ve­ces es ol­vi­da­do, aten­ta con­tra una co­rrec­ta nu­tri­ción y man­te­ni­mien­to del pe­so cor­po­ral”, agre­gó.

Tam­bién di­jo que re­pre­sen­ta la pri­me­ra dro­ga por elec­ción y sue­le ser la puer­ta de in­gre­so al con­su­mo de otras co­mo el ci­ga­rri­llo, la ma­rihua­na, el pa­co y la co­caí­na.

“Siem­pre uti­li­zo una co­no­ci­da fra­se que di­ce que la con­cien­cia es so­lu­ble en al­cohol, ya que con­su­mi­do en ex­ce­so, el al­cohol dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de con­cien­cia del in­di­vi­duo, oca­sio­nan­do des­de ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos y otros, has­ta con­duc­tas pe­li­gro­sas pa­ra sí y pa­ra ter­ce­ros”, com­ple­tó.

Si bien el ob­je­to de las cam­pa­ñas de con­cien­ti­za­ción so- bre el con­su­mo de ca­lo­rías sue­le po­ner el fo­co en los ali­men­tos, la co­mi­da cha­ta­rra y las be­bi­das azu­ca­ra­das, el al­cohol con­for­ma el as­pec­to pri­mor­dial so­bre el cual tra­ba­jar.

“Por es­te mo­ti­vo, hay que su­mar a los per­jui­cios que oca­sio­na el al­cohol, co­mo in­cre­men­to del ries­go de pa­de­cer pa­to­lo­gías re­na­les, adic­ción, pe­li­gro al vo­lan­te y ries­gos en la sa­lud, el de pro­du­cir un im­pac­to mayor en la in­ges­ta ca­ló­ri­ca”, des­ta­có Ka­li­na, quien ade­más es pro­fe­sor ti­tu­lar del post­gra­do de Adic­cio­nes de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor.

Mu­chas per­so­nas bus­can man­te­ner­se o ba­jar de pe­so me­dian­te la dis­mi­nu­ción del ta­ma­ño de las por­cio­nes de las co­mi­das o a tra­vés de la in­ges­ta de co­la­cio­nes o snacks sa­lu­da­bles, pe­ro echan por la bor­da los es­fuer­zos rea­li­za­dos al in­cor­po­rar be­bi­das al­cohó­li­cas sin pen­sar en las ca­lo­rías que es­tán su­man­do.

A su vez, en opi­nión de dis­tin­tos in­ves­ti­ga­do­res, el al­cohol ac­tua­ría co­mo es­ti­mu­lan­te del ape­ti­to, por lo que ade­más de re­pre­sen­tar una in­ges­ta de ca­lo­rías en sí mis­mo, con­tri­bui­ría a in­cre­men­tar la sen­sa­ción de ham­bre.

En opi­nión del doc­tor Ka­li­na, “en de­fi­ni­ti­va, lo im­por­tan­te es que las per­so­nas es­tén in­for­ma­das, que se­pan que las be­bi­das al­cohó­li­cas apor­tan azú­ca­res y ca­lo­rías y que es­to de­be ser te­ni­do en cuen­ta a la ho­ra de de­li­near una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble”.

En es­ta lí­nea, un da­to re­le­van­te es que las be­bi­das al­cohó­li­cas no lle­van ro­tu­la­do nu­tri­cio­nal, es de­cir, no de­ben es­pe­ci­fi­car en la eti­que­ta cuán­tas ca­lo­rías y de­más nu­trien­tes apor­tan.

Es­to es al­go que a cri­te­rio de los es­pe­cia­lis­tas de­be­ría re­con­si­de­rar­se, ya que des­in­for­ma y les ge­ne­ra la per­cep­ción a los con­su­mi­do­res de que el pro­duc­to no tie­ne ca­lo­rías, mien­tras que en la reali­dad es to­do lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.