Y ma­ña­na, ¿qué?

LA IN­CER­TI­DUM­BRE SO­BRE EL FU­TU­RO CA­LA CA­DA VEZ MÁS PRO­FUN­DO EN LOS JÓVENES. QUÉ PREO­CU­PA A LA GE­NE­RA­CIÓN Z Y POR QUÉ PRE­SEN­TA BA­JOS NI­VE­LES DE BIE­NES­TAR EMO­CIO­NAL.

La Nueva Domingo - - SU­MA­RIO -

De acuer­do con una en­cues­ta mun­dial, los jóvenes ar­gen­ti­nos per­te­ne­cien­tes a la Ge­ne­ra­ción Z (aque­llos na­ci­dos en­tre 1995 y 2001) mos­tra­ron ba­jos ni­ve­les de bie­nes­tar emo­cio­nal. ¿Cuá­les son sus in­quie­tu­des de ca­ra al fu­tu­ro? Los es­pe­cia­lis­tas de­ba­ten.

De unos años a es­ta par­te, la pa­la­bra an­sie­dad fue ga­nan­do más y más te­rreno. De ha­cer re­fe­ren­cia a una cua­li­dad pa­re­ci­da al apu­ro (que se les ad­ju­di­ca­ba a quie­nes no tie­nen la ca­pa­ci­dad de es­pe­rar el de­ve­nir na­tu­ral de los acon­te­ci­mien­tos) pa­só a ma­ni­fes­tar­se an­te to­dos co­mo al­go mu­cho más gran­de y com­ple­jo. Tam­bién se hi­zo más am­plia su in­ci­den­cia en la so­cie­dad, has­ta co­que­tear con grandes, pe­que­ños y me­dia­nos por i gual. Aho­ra, el co­le­ta­zo lle­gó a los más jóvenes, a quie­nes la so­bre­in­for­ma­ción, el ac­ce­so a los me­dios y la ex­ce­si­va pre­sión de la reali­dad los po­ne des­de chi­cos en po­si­ción de aler­ta. En­tre quie­nes atra­vie­san los úl­ti­mos años de la ado­les­cen­cia, son ca­da vez más usua­les los ca­sos de an­gus­tia y de­pre­sión, en mu­chos ca­sos vin­cu­la­dos a la in­cer­ti­dum­bre de lo que pue­da (o no) de­pa­rar el ma­ña­na. “A di­fe­ren­cia de la tristeza, que, en ge­ne­ral, sur­ge por una pér­di­da en el pa­sa­do, la an­sie­dad es una emo­ción re­la­cio­na­da con el fu­tu­ro. Nos ge­ne­ra an­sie­dad per­ci­bir el ma­ña­na co­mo in­se­gu­ro o ima­gi­nar­lo ne­ga­ti­vo”, ex­pli­ca Ma­tías Mu­ñoz, psi­có­lo­go y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (UCA). Y agre­ga al de­ba­te: “Los jóvenes no sa­ben qué les va a de­pa­rar el tiem­po ve­ni­de­ro y eso los in­quie­ta. En los ca­sos en los que, ade­más, sur­gen ideas pe­si­mis­tas del es­ti­lo ‘No voy a po­der’ o ‘Voy a fra­ca­sar’, la an­sie­dad au­men­ta de ma­ne­ra no­ta­ble”. En­tre las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de la Ge­ne­ra­ción Z ( que en­glo­ba a quie­nes na­cie­ron en­tre 1995 y 2001), fi­gu­ra el te­mor a los re­ve­ses que pue­dan sur­gir cuan­do de­jen la ca­sa pa­ter­na. Se pre­gun­tan si se­rán exi­to­sos, si con­se­gui­rán tra­ba­jo y si lo­gra­rán for­mar una fa­mi­lia. La pro­ble­má­ti­ca se pro­fun­di­za en las re­gio­nes de eco­no­mías cam­bian­tes, lo que ex­pli­ca que nues­tro país sea uno de los que pre­sen­ta un ma­yor ín­di­ce de in­cer­ti­dum­bre en­tre los hom­bres del ma­ña­na. Pa­ra mues­tra bas­ta un bo­tón: de acuer­do con una en­cues­ta mun­dial de la Fun­da­ción Var­key, el bie­nes­tar emo­cio­nal de los jóvenes ar­gen­ti­nos fi­gu­ra en­tre los más ba­jos del mun­do. Aquí, so­lo el 18% de los en­cues­ta­dos de en­tre 16 y 21 años dijo sen­tir­se sa­tis­fe­cho aními­ca­men­te. ¿A qué se de­be es­ta ex­ce­si­va preo­cu­pa­ción de los jóvenes? Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y las pre­sio­nes es­co­la­res, di­cen quie­nes par­ti­ci­pa­ron del es­tu­dio, es­tán pri­me­ros en la lis­ta.

El bie­nes­tar emo­cio­nal de los jóvenes ar­gen­ti­nos fi­gu­ra en­tre los más ba­jos del mun­do. Aquí, so­lo el 18% de los en­cues­ta­dos de en­tre 16 y 21 años dijo sen­tir­se sa­tis­fe­cho aními­ca­men­te.

Ha­cia dón­de ca­mi­nar

“¿Se­ré ca­paz de ter­mi­nar la ca­rre­ra?”, “¿Po­dré man­te­ner­me eco­nó­mi­ca­men­te?”, “¿Ac­ce­de­ré a los mis­mos bie­nes ma­te­ria­les que al­can­za­ron mis pa­dres?”. Es­te es el ti­po de pre­gun­tas que, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, ator­men­ta a los ado­les­cen­tes de es­ta era. Al­gu­nos di­rían que no di­fie­ren de­ma­sia­do de los te­mas que preo­cu­pa­ban a ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, pe­ro es­tá cla­ro que los cam­bios en el mer­ca­do la­bo­ral no ha­cen más que acen­tuar es­tos te­mo­res. Mien­tras que has­ta ha­ce al­gu­nas dé­ca­das un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio bas­ta­ba pa­ra con­se­guir un buen em­pleo y ha­cer ca­rre­ra den­tro de una em­pre­sa, hoy la idea de pa­sar trein­ta años en la mis­ma com­pa­ñía es ca­si im­pen­sa­ble, y una ca­rre­ra ter­cia­ria o uni­ver­si­ta­ria es, mu­chas ve­ces, so­lo la con­di­ción bá­si­ca pa­ra ac­ce­der a una en­tre­vis­ta. Por lo tan­to, la Ge­ne­ra­ción Z

disuta­rá de un mo­do de tra­ba­jo me­nos ata­do a ho­ra­rios y ofi­ci­nas, sí, pe­ro tam­bién me­nos se­gu­ro. Por otro la­do, el con­tex­to so­cial y el eco­nó­mi­co tam­bién meten la co­la en

la cues­tión. Así lo de­fi­ne Mu­ñoz: “Los paí­ses más ines­ta­bles pue­den con­tri­buir a au­men­tar es­ta sen­sa­ción en­tre los jóvenes ar­gen­ti­nos. Es la con­fian­za lo que re­du­ce la an­sie­dad: con­fian­za en uno mis­mo, con­fian­za en los de­más y con­fian­za en el con­tex­to. El he­cho de que el en­torno so­cial no ofrez­ca se­gu­ri­da­des –por ejem­plo, en la in­ser­ción la­bo­ral– pue­de pro­fun­di­zar la pro­ble­má­ti­ca”. No obs­tan­te, lla­ma la aten­ción que paí­ses co­mo In­do­ne­sia o Su­dá  ica, que tam­bién tie­nen con­tex­tos eco­nó­mi­cos muy cam­bian­tes, es­tén me­jor po­si­cio­na­das en el ran­king que la Ar­gen­ti­na. Pa­ra Eli­za­beth Gon­zá­lez Mon­ta­ner, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra de Psi­coe­du­car, la di­fe­ren­cia ra­di­ca en cues­tio­nes un tan­to más abs­trac­tas: “So­mos una so­cie­dad con­su­mis­ta, cen­tra­da en los ob­je­tos y las apa­rien­cias, y que es­pe­ra en­con­trar bie­nes­tar en lo­gros y en ob­je­tos, en vez de bus­car­lo en uno mis­mo, en cul­ti­var las ac­ti­vi­da­des de nues­tro in­te­rés, en ar­mar pro­yec­tos que nos ha­gan sen­tir el va­lor de es­tar vi­vos”. Die­go Tzoy­maher, di­rec­tor de Equi­po TEC y do­cen­te de pos­gra­do en la Asociación Ar­gen­ti­na de Tras­tor­nos de

An­sie­dad (AA­TA), es­bo­za una teo­ría si­mi­lar, que es­tá ba­sa­da en que el al­to ni­vel de an­sie­dad y preo­cu­pa­ción guar­da re­la­ción con las pre­sio­nes co­ti­dia­nas: “En la ac­tua­li­dad, los jóvenes se ven so­me­ti­dos a múl­ti­ples exi­gen­cias, co­mo el éxi­to aca­dé­mi­co, los bie­nes ma­te­ria­les, los lo­gros per­so­na­les o los es­te­reo­ti­pos fí­si­cos. To­do es­to pue­de ge­ne­rar un ni­vel de es­trés al­to, per­ci­bi­do co­mo un bie­nes­tar emo­cio­nal ba­jo”.

Fue­ra de la burbuja

Si bien es inevi­ta­ble que nues­tros hijos ab­sor­ban to­do el cóc­tel de la reali­dad, hay he­rra­mien­tas pa­ra ayu­dar­los a que vi­van con más tran­qui­li­dad es­ta eta­pa de su vi­da. “Los adul­tos po­de­mos ha­cer dos co­sas muy im­por­tan­tes. Por un la­do, con­te­ner sus an­gus­tias y es­cu­char­los com­pren­si­va­men­te: no se tra­ta de plan­tear­les un ideal exi­gen­te e inal­can­za­ble, sino de va­li­dar con or­gu­llo de pa­dres sus ta­len­tos”, acon­se­ja Mu­ñoz. Y pro­si­gue: “Por otro la­do, de­be­mos mos­trar­les una

adul­tez que me­re­ce ser vi­vi­da; en­se­ñar­les que, si bien hay do­lo­res y an­gus­tias que to­dos por­ta­mos, es una eta­pa que tam­bién se dis­fru­ta. De­ben sa­ber que cre­cer tie­ne sus ré­di­tos, pa­ra que se ani­men a atra­ve­sar la ado­les­cen­cia y cons­truir un pro­yec­to de vi­da que su­pere los mie­dos y las an­sie­da­des”. Por su par­te, Tzoy­maher se­ña­la que es im­por­tan­te en­con­trar un pun­to de equi­li­brio al tra­tar te­mas de di­ne­ro en el ám­bi­to fa­mi­liar: no ge­ne­rar una burbuja en la que nues­tros hijos no es­tén en­te­ra­dos de na­da, pe­ro tam­po­co preo­cu­par­los en ex­ce­so por cues­tio­nes que no pue­den so­lu­cio­nar. “No es po­si­ble man­te­ner a los chi­cos ais­la­dos de las pro­ble­má­ti­cas co­ti­dia­nas, pe­ro a la vez es ne­ce­sa­rio no in­cluir­los en la dis­cu­sión de es­tas cues­tio­nes co­mo si fue­ran un adul­to más, ya que no van a te­ner los re­cur­sos pa­ra dar­les a las co­sas el lu­gar que me­re­cen, y pue­den dra­ma­ti­zar en ex­ce­so e in­cor­po­rar una preo­cu­pa­ción que no les co­rres­pon­de”, ase­ve­ra el ex­per­to.

Creer en la edu­ca­ción

La en­cues­ta de la Fun­da­ción Var­key, que per­si­gue la mi­sión de que to­dos los ni­ños ten­gan un buen maes­tro, re­ve­ló que los jóvenes ar­gen­ti­nos son los que más con­fian­za de­po­si­tan en la eta­pa de for­ma­ción, con­ven­ci­dos de que el ac­ce­so a una edu­ca­ción de ca­li­dad es el fac­tor cla­ve pa­ra unir a la so­cie­dad. En es­te sen­ti­do, Gon­zá­lez Mon­ta­ner des­ta­ca la importancia de que en las ca­sas de es­tu­dio se en­se­ñen ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da y no so­la­men­te sa­be­res aca­dé­mi­cos. “La es­cue­la de­be acom­pa­ñar el de­sa­rro­llo psi­co­ló­gi­co sano de nues­tros ni­ños y ado­les­cen­tes tra-

ba­jan­do la em­pa­tía, la com­pa­sión, la so­cia­bi­li­dad, la re­gu­la­ción emo­cio­nal y la au­to­es­ti­ma”, afir­ma, a la vez que en­fa­ti­za la re­le­van­cia de acom­pa­ñar a los ado­les­cen­tes en el des­cu­bri­mien­to de un rum­bo que los ha­ga sen­tir ple­nos. “A ellos les in­tere­sa mu­cho cons­truir un fu­tu­ro que in­clu­ya la rea­li­za­ción de sus ha­bi­li­da­des y su crea­ti­vi­dad –di­ce Gon­zá­lez Mon­ta­ner–. Cuan­do en­cuen­tran su ta­len­to, el área de la iden­ti­dad don­de con­ver­gen en­tu­sias­mo y ca­pa­ci­dad, dis­mi­nu­ye no­to­ria­men­te la an­sie­dad, ya que sien­ten que un fu­tu­ro fe­liz es po­si­ble”. Los pa­dres tam­bién de­ben pres­tar aten­ción a las ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res de ca­da chi­co. Al­gu­nos fun­cio­nan muy bien ba­jo pre­sión, mien­tras que otros pue­den ne­ce­si­tar más tiem­po de­di­ca­do al ocio. “Es­to ca­be tan­to pa­ra los pa­dres co­mo pa­ra la es­cue­la. Es fun­da­men­tal des­dra­ma­ti­zar, ser fle­xi­bles y po­der trans­mi­tir­les es­tas mis­mas ca­pa­ci­da­des a los chi­cos”, des­li­za Tzoy­maher. Tal vez, la idea de to­mar­se la vi­da con un en­fo­que más po­si­ti­vo sea la cla­ve de la cues­tión. Si se quie­re edu­car hijos me­nos an­sio­sos y preo­cu­pa­dos, qui­zá se de­ba em­pe­zar por res­pi­rar hon­do pa­ra po­der enen­tar con al­go más de cal­ma los desafíos que nos pre­sen­ta la vi­da. Ellos, co­mo en to­do lo de­más, apren­de­rán con el ejem­plo. Por Carolina Thi­baud. Fo­tos: Ma­ri­jaRa­do­vic/Is­tockp­ho­to y Pi­xa­bay.

La idea de pa­sar años en la mis­ma com­pa­ñía es ca­si im­pen­sa­ble. La Ge­ne­ra­ción Z dis­fru­ta­rá de un mo­do de tra­ba­jo me­nos ata­do a ho­ra­rios y ofi­ci­nas, pe­ro tam­bién me­nos se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.