Lo que que­da del día

La Nueva Domingo - - Para Empezar - Es­cri­be Ma­xi­mi­li­ano Alli­ca ma­lli­ca@la­nue­va.com

“Mi pa­dre se in­cli­nó ha­cia la úni­ca si­lla que ha­bía en la ha­bi­ta­ción, una si­lli­ta de ma­de­ra, y, apo­yán­do­se con las manos en el res­pal­do, se le­van­tó. Al ver­le en pie fren­te a mí, no su­pe si el he­cho de per­ma­ne­cer en­cor­va­do se de­bía a su en­fer­me­dad o a la cos­tum­bre de te­ner que adap­tar­se al pro­nun­cia­do de­cli­ve del te­cho de la ha­bi­ta­ción. --Pa­dre, he ve­ni­do por­que ten­go al­go que de­cir­le. --Di­me lo que sea con ra­pi­dez y con­ci­sión. No ten­go to­da la ma­ña­na para oír tus dis­cur­sos. --Muy bien, en­ton­ces iré al grano. --Ve al grano y pun­to, que al­gu­nos te­ne­mos tra­ba­jo que ha­cer.

--Es­tá bien. Si lo que quie­re es que sea bre­ve, aca­ta­ré sus ór­de­nes. Se tra­ta de lo si­guien­te: sus pro­ble­mas de sa­lud han lle­ga­do a un pun­to en que in­clu­so las ta­reas de un ayu­dan­te de mayordomo ex­ce­den a sus ca­pa­ci­da­des ac­tua­les. Nues­tro pa­trón es­ti­ma, y yo tam­bién, que si con­ti­núa us­ted desem­pe­ñan­do las mis­mas fun­cio­nes que has­ta aho­ra, el buen fun­cio­na­mien­to de la ca­sa pue­de ver­se en pe­li­gro, y, so­bre to­do, la im­por­tan­te reunión a ni­vel in­ter­na­cio­nal que ten­drá lu­gar aquí la se­ma­na pró­xi­ma.

El ros­tro de mi pa­dre, a me­dia luz, no de­jó en­tre­ver emo­ción al­gu­na.

--He­mos con­si­de­ra­do, prin­ci­pal­men­te --pro­se­guí-, que se le exi­ma de ser­vir la me­sa, ha­ya o no in­vi­ta­dos.

--En los úl­ti­mos cin­cuen­ta y cua­tro años he ser­vi­do dia­ria­men­te la me­sa --re­pli­có mi pa­dre con voz com­ple­ta­men­te se­re­na.

--He­mos acor­da­do, ade­más, que no lle­ve us­ted ban­de­jas car­ga­das, de la cla­se que sean, aun­que se tra­te de dis­tan­cias cor­tas. An­te ta­les li­mi­ta­cio­nes, y sa­bien­do que gus­ta us­ted de la bre­ve­dad, he ela­bo­ra­do una lis­ta con las la­bo­res que, a par­tir de aho­ra, de­be­rá lle­var a ca­bo.

Fui in­ca­paz de en­tre­gar­le el pe­da­zo de pa­pel que te­nía en la mano y de­ci­dí, por lo tan­to, de­jár­se­lo a los pies de la ca­ma".

Ex­trac­to de la novela "Lo que que­da del día", del ja­po­nés na­cio­na­li­za­do bri­tá­ni­co Ka­zuo Is­hi­gu­ro, ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra 2017. La obra fue lle­va­da al ci­ne por el di­rec­tor Ja­mes Ivory. Los ro­les pro­ta­gó­ni­cos es­tu­vie­ron a car­go de Ant­hony Hop­kins y Em­ma Thom­pson.

Re­co­men­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.