Ra­zo­nes del en­tu­sias­mo pre­si­den­cial

La Nueva Domingo - - El País - Por Eu­ge­nio Pai­llet in­fo@la­nue­va.com

Pue­de pa­re­cer pa­ra­dó­ji­co que el mis­mo pre­si­den­te que en pri­va­do o en reunio­nes de ga­bi­ne­te ha re­con­ve­ni­do y a ve­ces apos­tro­fa­do a sus mi­nis­tros y se­cre­ta­rios so­bre la ne­ce­si­dad de evi­tar triun­fa­lis­mos o ce­le­brar na­da por ade­lan­ta­do, sea el mis­mo que en las úl­ti­mas jor­na­das se ha de­di­ca­do pun­ti­llo­sa­men­te a re­sal­tar en plan elec­to­ral los lo­gros de su go­bierno. Y tam­bién a des­li­zar en pú­bli­co y en­fa­ti­zar en pri­va­do el op­ti­mis­mo que le in­va­de de ca­ra a las elecciones le­gis­la­ti­vas que se vie­nen. Se le ad­ju­di­ca en la Ca­sa Ro­sa­da una fra­se que por aho­ra na­die ha des­men­ti­do so­bre el re­sul­ta­do de ese pa­so por las ur­nas: "El 22 de oc­tu­bre va­mos a arra­sar", di­jo.

Aque­lla pa­ra­do­ja no lo se­ría tan­to a po­co que se ten­gan re­ta­zos de lo que se con­ver­sa ha­cia el in­te­rior del Go­bierno en ge­ne­ral y en­tre quie­nes sue­len fre­cuen­tar los des­pa­chos pre­si­den­cia­les o de la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te en par­ti­cu­lar. Pri­me­ro, no hay nin­gu­na du­da de que, en su fue­ro ín­ti­mo, Ma­cri es­tá ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­do, y lo es­tán to­dos en su go­bierno y en Cam­bie­mos, que el ofi­cia­lis­mo ra­ti­fi­ca­ra con nú­me­ros más con­tun­den­tes la vic­to­ria de las PA­SO en to­do el país. Y que le agre­ga­rá la fru­ti­lla del pos­tre que se­rá de­rro­tar a Cris­ti­na Fer­nán­dez en Bue­nos Ai­res. No im­por­ta que ma­cha­que de­lan­te de los su­yos: "No quie­ro triun­fa­lis­tas en la te­le, to­da­vía no ga­na­mos na­da".

Con to­do, los nú­me­ros que ma­ne­ja el ce­rra­do circu­lo de la me­sa chi­ca, en­tre los que re­ci­ben de con­sul­to­ras in­de­pen­dien­tes y los que en­car­gan ellos mis­mos, van de una vic­to­ria de Bull­rich so­bre la ex­pre­si­den­ta por en­tre dos y cin­co pun­tos, con al- gu­nos pi­cos de son­deos que no pa­gó la Ca­sa Ro­sa­da que ha­blan de una ven­ta­ja de ocho. Nin­guno de to­dos esos pa­pe­les que ate­rri­zan a dia­rio en los es­cri­to­rios de Ma­cri, Pe­ña, Fri­ge­rio y los vi­ce­je­fes Quin­ta­na y Lo­pe­te­gui, ha­blan a es­tas al­tu­ras de la po­si­bi­li­dad de un em­pa­te téc­ni­co, lo que se tra­du­ci­ría en una vic­to­ria ajus­ta­dí­si­ma del ex­mi­nis­tro por unas dé­ci­mas, ni mu­cho menos del fan­tas­ma de una nue­va de­rro­ta en la pro­vin­cia.

No hay du­das de que Cam­bie­mos am­plia­ra a ni­vel na­cio­nal su vic­to­ria de agos­to, con triun­fos aun más re­so­nan­tes co­mo el que ocu­rri­ría en Cór­do­ba, y chan­ces cier­tas de arri­mar el bo­chín en Tucumán, don­de Man­zur ba­rrió en las pri­ma­rias a Ca- no por 22 pun­tos. O de es­tar hoy ca­be­za a ca­be­za con el kirch­ne­ris­ta Ros­si en San­ta Fe.

Di­cen los con­fi­den­tes que el pre­si­den­te es­tá con­ven­ci­do que la so­cie­dad ha per­ci­bi­do el cam­bio, o el ini­cio de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, y que to­dos los in­di­ca­do­res que aho­ra dan para arri­ba se­rán el com­bus­ti­ble para que el vo­tan­te que ya sien­te que de a po­co me­jo­ra su po­der ad­qui­si­ti­vo, que son cien­tos de mi­les los que van en bus­ca de un cré­di­to hi­po­te­ca­rio, que ha vuel­to a con­se­guir em­pleo, ra­ti­fi­que su con­fian­za en Cam­bie­mos.

En po­lí­ti­ca sue­le de­cir­se que na­da es se­gu­ro y to­do es po­si­ble, pe­ro Ma­cri se con­ven­ció y bus­ca aho­ra con­ven­cer al res­to de que los can­di­da­tos del ofi­cia­lis­mo re­ci­bi­rán apor­tes de par­te del pe­ro­nis­mo, del mas­sis­mo y del ran­daz­zis­mo. Cuen­tan que has­ta se envalentona, un po­co en bro­ma pe­ro no tan­to, "con al­gún kirch­ne­ris­ta de­silu­sio­na­do por la tre­men­da co­rrup­ción" pa­sa­da.

El pre­si­den­te no es­ta­ría tan en­tu­sias­ma­do con los nú­me­ros de oc­tu­bre, o no só­lo con lo que le an­ti­ci­pan los pro­nós­ti­cos, sino con el día des­pués. Un Go­bierno for­ta­le­ci­do en las ur­nas y con una bue­na co­se­cha de ban­cas para au­men­tar su tro­pa y su po­der de ne­go­cia­ción con go­ber­na­do­res, em­pre­sa­rios y sin­di­ca­lis­tas, y de he­cho con la opo­si­ción en el Con­gre­so a par­tir del 10 de di­ciem­bre. No es po­co.

Le va a per­mi­tir, por ejem­plo, avan­zar con la pro­fun­da re­for­ma de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca que pla­nea lle­var ade­lan­te para re­du­cir, de ma­ne­ra "ex­tra­or­di­na­ria" se­gún al­gu­nos vo­ce­ros, el gasto del Es­ta­do que pa­gan to­dos los ciu­da­da­nos con sus im­pues­tos.

Esa no es una apues­ta me­nor por­que hay que de­cir­lo: el achi­que de gas­tos y la su­pre­sión de mi­nis­te­rios y se­cre­ta­rías, que le ron­da en la ca­be­za des­de ha­ce me­ses y que fue re­gis­tra­da opor­tu­na­men­te en es­tas cró­ni­cas, su­po­ne el des­pi­do de mi­les de tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les con­si­de­ra­dos "im­pro­duc­ti­vos" para el es­que­ma de ges­tión que ima­gi­nan Fran­cis­co Ca­bre­ra y el dúo Lo­pe­te­guiQuin­ta­na.

Na­die lo va a de­cir en pú­bli­co pe­ro Ma­cri tie­ne ob­se­sión con los mi­les de "agen­tes" de La Cám­po­ra que que­da­ron ocul­tos en­tre las ca­pas geo­ló­gi­cas de la ad­mi­nis­tra­ción y que to­do el tiem­po tra­ba­jan no para él o su Go­bierno, sino para su en­co­na­da enemi­ga ex­pre­si­den­ta. Eso, mas los ajus­tes que ven­drán en ta­ri­fas, subsidios y otros re­cor­tes, se ha­ce des­de la for­ta­le­za de una elec­ción le­gis­la­ti­va "bien ga­na­da", co­mo sue­len re­pe­tir a su la­do. O con el ines­ti­ma­ble apor­te bien vis­to por la so­cie­dad de su lu­cha contra las ma­fias sin­di­ca­les.

Por otro la­do, pe­ro no menos im­por­tan­te, por­que ese triun­fo mar­ca­ría el prin­ci­pio del fin de la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de Cris­ti­na, a prio­ri con­de­na­da a una ban­ca en el Se­na­do don­de ni si­quie­ra pa­re­cie­ra en con­di­cio­nes de re­te­ner la con­ten­ción, y mu­chí­si­mos menos la su­mi­sión, de sus an­ti­guos y ser­vi­cia­les alia­dos del FpV. O de lo que que­da de ese se­llo. Que esa es, ca­be re­mar­car­lo, su otra gran ob­se­sión: bo­rrar del ma­pa a "esa mu­jer" a la que acu­sa de po­ner­le pa­los en la rue­da to­do el tiem­po.

El pre­si­den­te no es­ta­ría tan en­tu­sias­ma­do con los nú­me­ros de oc­tu­bre, o no só­lo con lo que le an­ti­ci­pan los pro­nós­ti­cos, sino con el día des­pués. Los nú­me­ros que ma­ne­ja la me­sa chi­ca van des­de una vic­to­ria de Bull­rich so­bre Cris­ti­na por en­tre 2 y 5 %, has­ta son­deos que ha­blan de 8 %.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.