Ma­cri ya pien­sa en el 23

La Nueva Domingo - - Opinión - Walter Sch­midt es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN. por Walter Sch­midt

El go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri co­men­zó a “gas­tar a cuen­ta” de lo que, con­si­de­ra, se­rá un im­por­tan­te triun­fo en las elecciones le­gis­la­ti­vas del 22 de oc­tu­bre y co­men­zó a dar pa­sos en fun­ción de la eta­pa post elec­to­ral.

El pe­ro­nis­mo -in­clu­yen­do a Cris­ti­na Fer­nán­dez- que siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por es­tar un pa­so ade­lan­te en la lec­tu­ra del es­ce­na­rio po­lí­ti­co, tam­bién to­mó no­ta. Por eso es­ta se­ma­na se co­men­zó a bos­que­jar el nue­vo es­pa­cio opo­si­tor, sin el kirch­ne­ris­mo y con el pro­ta­go­nis­mo de los go­ber­na­do­res del PJ, que po­dría co­men­zar a cons­truir­se in­me­dia­ta­men­te des­pués de los co­mi­cios.

La in­ten­si­fi­ca­ción de la obra pú­bli­ca en to­do el país, en un marco pro­se­li­tis­ta, su­ma­da a la po­lí­ti­ca de en­deu­da­mien­to pa­re­ce dar for­ma a la “Pri­ma­ve­ra ma­cris­ta”, don­de los tér­mi­nos “cri­sis”, “des­pi­dos”, “cie­rres”, “po­bre­za”, mas allá de los ín­di­ces que el pro­pio go­bierno re­co­no­ce co­mo preo­cu­pan­tes, de­ja­ron de ali­men­tar el “mal­hu­mor so­cial”.

Así, el au­men­to de la re­cau­da­ción de la mano del in­cre­men­to en el con­su­mo -en par­ti­cu­lar la com­pra au­to­mó­vi­les e in­mue­bles-, en la ac­ti­vi­dad in­dus­trial y, en me­nor me­di­da, del em­pleo, tra­jo ali­vio al go­bierno de Cam­bie­mos.

El dis­cur­so pro­se­li­tis­ta de Ma­cri mu­tó ra­di­cal­men­te des­de las PA­SO a la pre­via de las elecciones del 22 de oc­tu­bre: el Pre­si­den­te pa­só de pe­dir “el vo­to de to­dos los ar­gen­ti­nos” a ca­li­fi­car su ges­tión co­mo “un cam­bio fun­da­cio­nal” y pre­sen­tar­se con los su­yos co­mo “la ge­ne­ra­ción que vino a cam­biar la his­to­ria”.

Has­ta ha­ce un mes, la cla­se po­lí­ti­ca es­ta­ba in­mer­sa en una si­tua­ción de cri­sis por la es­ca­la­da de acu­sa­cio­nes y de­nun­cias cru­za­das por la des­apa­ri­ción del jo­ven ar­te­sano San­tia­go Mal­do­na­do.

A 15 días de las elecciones, el he­cho no só­lo per­dió tras­cen­den­cia en los me­dios y las re­des so­cia­les sino que, ade­más, el re­em­pla­zo del juez Gui­do Otran­to por Gus­ta­vo Lle­rald, que se reunió tan­to con la fa­mi­lia Mal­do­na­do co­mo con re­pre­sen­tan­tes de la co­mu­ni­dad ma­pu­che, des­per­tó elo­gios de am­bos la­dos y des­ple­gó un man­to de cal­ma en un en­fren­ta­mien­to que pa­re­cía no te­ner fin.

A la de­ten­ción del gre­mia­lis­ta “Pa­ta” Me­di­na se le su­ce­die­ron otras, menos rim­bom­ban­tes: el se­cre­ta­rio ad­jun­to de la UO­CRA de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via, Ru­bén Cres­po, fue con­de­na­do a tres años de pri­sión de cum­pli­mien­to efec­ti­vo por te­nen­cia ile­gal de ar­mas de fuego.

Por las du­das, y co­mo prue­ba de los tiem­pos que co­rren y dón­de es­tá el po­der, el ti­tu­lar de la UO­CRA na­cio­nal, Gerardo Mar­tí­nez, re­cla­mó a “la Jus­ti­cia que sa­que las co­sas feas ex­tra-gre­mia­les”, al des­pe­gar­se de los ilí­ci­tos que se le impu­tan al “Pa­ta” Me­di­na.

El pa­no­ra­ma alen­tó al go­bierno a avan­zar, sin es­pe­rar al 22 de oc­tu­bre, en una re­for­ma la­bo­ral que no se­rá pre­sen­ta­da co­mo tal, pe­ro que en los pa­pe­les lo es.

A di­fe­ren­cia del pri­mer año de Cam­bie­mos en el Eje­cu­ti­vo, en el que el te­ma era evi­ta­do por los fun­cio­na­rios, el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jorge Tria­ca, no ocul­tó que esa ini­cia­ti­va se­rá pro­duc­to de con­sen­sos en­tre em­pre­sa­rios y sin­di­ca­lis­tas.

No ha­brá un pa­que­te lla­ma­do “Re­for­ma La­bo­ral” sino que la dis­cu­sión se­rá sec­to­rial, co­mo ya ocu­rrió con los tra­ba­ja­do­res ru­ra­les y los pe­tro­le­ros.

La co­yun­tu­ra no pa­só des­aper­ci­bi­da para la va­pu­lea­da CGT Azo­par­do. Le­jos de las ame­na­zas de mar­chas o pa­ros ge­ne­ra­les de ju­lio y agos­to pa­sa­dos, el Co­mi­té Cen­tral Con­fe­de­ral de la CGT apro­bó días atrás “se­guir con la ron­da de ne­go­cia­ción” con el Go­bierno, pe­ro sin “acep­tar te­mas in­clau­di­ca­bles” re­la­cio­na­dos con la ley de con­tra­to de tra­ba­jo, la se­gu­ri­dad so­cial y el mo­de­lo sin­di­cal, en­tre otros. Er­go, no ha­brá pa­ro.

Cris­ti­na Fer­nán­dez, que po­cas ve­ces des­de el 2003 de­di­có al­gu­nos pá­rra­fos al Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta, ya en re­tro­ce­so, con­si­de­ró que el PJ no des­apa­re­ce­rá “mien­tras ha­ya pe­ro­nis­tas que se si­gan iden­ti­fi­can­do con la idea de Na­ción, con la de­fen­sa de los tra­ba­ja­do­res y de la educación y la sa­lud co­mo de­re­chos”.

Mi­guel An­gel Pi­chet­to, con­ver­ti­do en el por­ta­voz de los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas, ad­qui­rió en el úl­ti­mo tiem­po un mar­ca­do pro­ta­go­nis­mo: no só­lo para re­ci­bir -co­mo lo hi­zo el jue­ves- al triun­vi­ra­to de la CGT y coor­di­nar qué po­si­ción ten­drá esa cen­tral obre­ra res­pec­to de la re­for­ma la­bo­ral por sec­tor pro­mo­vi­da por el Eje­cu­ti­vo, sino tam­bién para mar­car­le la can­cha a Cris­ti­na Fer­nán­dez.

El ar­ma­do del Pe­ro­nis­mo post kirch­ne­ris­ta com­pren­de­ría un in­ter­blo­que in­te­gra­do por el Blo­que Jus­ti­cia­lis­ta que res­pon­de al sal­te­ño Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, los pe­ro­nis­tas cor­do­be­ses de José Ma­nuel De la So­ta y Juan Schia­ret­ti, y los mas­sis­tas, más to­dos los dipu­tados no kirch­ne­ris­tas que in­gre­sen en es­tas elecciones. Lo mis­mo ocu­rri­ría en el Se­na­do.

En ese es­que­ma, al igual que la Ca­sa Ro­da­da, los go­ber­na­do­res em­pe­za­ron a mo­ver­se para en­trar en ac­ción de aquí a 20 días: ya pro­gra­man una reunión cum­bre con fun­cio­na­rios na­cio­na­les para abor­dar cues­tio­nes rís­pi­das co­mo la co­par­ti­ci­pa­ción, el Fon­do del Conurbano bo­nae­ren­se y la re­for­ma im­po­si­ti­va.

Pe­ro no só­lo po­dría abrir­se un pa­no­ra­ma rup­tu­ris­ta en el Con­gre­so Na­cio­nal, en­tre pe­jo­tis­tas y kirch­ne­ris­tas, sino tam­bién en el ar­co sin­di­cal.

En su re­cien­te reasun­ción co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los ban­ca­rios, Ser­gio Pa­laz­zo ame­na­zó con un “pa­ro na­cio­nal” des­pués de los co­mi­cios y de­nun­ció un “ataque del Go­bierno contra el mo­vi­mien­to obre­ro”. A ra­biar, aplau­die­ron en­tre los pre­sen­tes, Hu­go y Pa­blo Mo­yano de Ca­mio­ne­ros, y Hu­go Yasky de la CTA de los Ar­gen­ti­nos. ¿Vol­ve­rá a di­vi­dir­se la CGT?

Desafíos po­lí­ti­cos, sin­di­ca­les y eco­nó­mi­cos a los que Ma­cri de­be­rá en­fren­tar a par­tir del lu­nes pos­te­rior a las elecciones.

“Has­ta ha­ce un mes, la cla­se po­lí­ti­ca es­ta­ba in­mer­sa en una si­tua­ción de cri­sis por la es­ca­la­da de acu­sa­cio­nes y de­nun­cias cru­za­das por la des­apa­ri­ción del jo­ven ar­te­sano San­tia­go Mal­do­na­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.