Kim Wall: co­mien­za a de­ve­lar­se el mis­te­rio

En­con­tra­ron la ca­be­za y las pier­nas de la pe­rio­dis­ta sue­ca de­sa­pa­re­ci­da cuan­do en­tre­vis­ta­ba a un in­ven­tor.

La Nueva Domingo - - Sociedad -

La po­li­cía da­ne­sa en­con­tró ayer en la bahía de Kø­ge, al sur de Co­pen­ha­gue, la ca­be­za y las pier­nas de la pe­rio­dis­ta sue­ca Kim Wall quien ha­bía des­apa­re­ci­do ha­ce dos me­ses cuan­do en­tre­vis­ta­ba en su sub­ma­rino al in­ven­tor da­nés Pe­ter Mad­sen.

Bu­zos de la Ma­ri­na da­ne­sa in­for­ma­ron que ha­lla­ron una bol­sa con un cu­chi­llo y la ro­pa de Wall, y otra con la ca­be­za y las pier­nas, a las que se les ha­bían aña­di­do tro­zos de me­tal para au­men­tar el pe­so y evi­tar que flo­ta­ran.

El je­fe de la investigación, Jens Mø­ller Jen­sen, in­for­mó que no en­con­tra­ron frac­tu­ras en el crá­neo y que los tro­zos del ca­dá­ver pre­sen­tan he­ri­das me­no­res.

Los fo­ren­ses rea­li­za­rán aho­ra una au­top­sia de to­dos los frag­men­tos dis­po­ni­bles del ca­dá­ver -los bra­zos aún no fue­ron ha­lla­dos- para tra­tar de es­ta­ble­cer la cau­sa de la muer­te, aún des­co­no­ci­da.

El tor­so de Wall apa­re­ció en el Bál­ti­co a fi­na­les de agos­to, ca­si dos se­ma­nas des­pués de ha­ber si­do vis­ta por úl­ti­ma vez a bor­do del Nau­ti­lus, el sub­ma­rino de fa­bri­ca­ción ca­se­ra en el que iba a en­tre­vis­tar a Mad­sen, de 46 años, quien per­ma­ne­ce en pri­sión pre­ven­ti­va des­de el 11 de agos­to co­mo sos­pe­cho­so de ho­mi­ci­dio y tra­to in­de­cen­te de un ca­dá­ver.

El in­ven­tor, al que se le re­no­vó la pri­sión ha­ce cua­tro días, mo­di­fi­có su de­cla­ra­ción ini­cial y ase­gu­ró que Wall fa­lle­ció en el in­te­rior de la na­ve al caer­le de for­ma ac­ci­den­tal la es­co­ti­lla y que des­pués de na­ve­gar sin rum­bo y pen- san­do en el sui­ci­dio va­rias ho­ras, arro­jó el ca­dá­ver por la bor­da, en­te­ro y con ro­pa.

Mad­sen sos­tu­vo ini­cial­men­te ha­ber des­em­bar­ca­do a la re­por­te­ra unas ho­ras des­pués del ini­cio del via­je y que la na­ve zo­zo­bró de­bi­do a una fa­lla, aun­que lue­go cam­bió su de­cla­ra­ción y se su­po que el hun­di­mien­to del sub­ma­rino fue in­ten­cio­nal.

La investigación po­li­cial con­clu­yó que el cuer­po fue cor­ta­do de for­ma de­li­be­ra­da, que el tor­so lle­va­ba tu­bos de me­tal fi­ja­dos y que pre­sen­ta­ba he­ri­das para ex­traer el ai­re de su in­te­rior para que se hun­die­se y no sa­lie­ra a la su­per­fi­cie.

La hi­pó­te­sis con la que tra­ba­jan las au­to­ri­da­des es que en las cua­tro ho­ras que el sub­ma­rino es­tu­vo su­mer­gi­do en el Bál­ti­co la no­che del crimen, Mad­sen des­cuar­ti­zó el cuer­po y se des­hi­zo de él.

Wall des­apa­re­ció el jue­ves 10 de agos­to lue­go de ha­ber abor­da­do el Nau­ti­lus, que fue vis­to de nue­vo al día si­guien­te en la bahía de Kø­ge, don­de el in­ven­tor fue res­ca­ta­do an­tes de hun­dir­se la na­ve.

En la úl­ti­ma vis­ta an­te los tri­bu­na­les, la fis­ca­lía re­ve­ló que el tor­so de Wall pre­sen­ta­ba 14 pu­ña­la­das en la zo­na del ab­do­men y que en la compu­tado­ra de quien se ha­ce lla­mar “Cohe­te” Mad­sen ha­bía ví­deos de mu­je­res eje­cu­ta­das y tor­tu­ra­das, que él ase­gu­ra no son de su pro­pie­dad.

“La hi­pó­te­sis es que en las 4 ho­ras que el sub­ma­rino es­tu­vo su­mer­gi­do en el Bál­ti­co la no­che del crimen, Mad­sen des­cuar­ti­zó el cuer­po y se des­hi­zo de él”.

REUTERS

La pe­rio­dis­ta fue des­cuar­ti­za­da y su tor­so pre­sen­ta­ba 14 pu­ña­la­das. El in­ven­tor sue­co se de­fien­de pe­ro es úni­co sos­pe­cho­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.