¡

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

Bue­nos días mi que­ri­do lec­tor! O tal vez bue­nas tar­des... o bue­nas no­ches... to­do de­pen­de del mo­men­to en que ge­ne­ro­sa­men­te se de­tie­ne a leer los “Te­mas Vi­ta­les”.

Hoy mi sa­lu­do es es­me­ra­do, ce­re­mo­nio­so, pro­to­co­lar, con ri­be­tes es­pe­cia­les. ¡Me de­ten­go es­pe­cial­men­te a sa­lu­dar­lo!

¿Us­ted sa­lu­da? ¿Por qué mu­chas per­so­nas no sa­lu­dan? ¿Le retiraron el sa­lu­do al­gu­na vez? ¿Se de­tu­vo a pen­sar có­mo es su sa­lu­do?

¿El sa­lu­do se en­tre­ga? ¿Se nie­ga? ¿Se re­ga­tea? ¿Se pro­di­ga?

Se­gún el Dic­cio­na­rio del Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la sa­lu­do sig­ni­fi­ca “ac­ción y efec­to de sa­lu­dar”. Tam­bién “el gran li­bro” lo de­fi­ne co­mo “pa­la­bra, ges­to o fór­mu­la pa­ra sa­lu­dar” y “ex­pre­sio­nes cor­te­ses”. Sa­lu­dar pro­vie­ne del la­tín; sig­ni­fi­ca “di­ri­gir a al­guien, al en­con­trar­lo o des­pe­dir­se de él, pa­la­bras cor­te­ses, in­tere­sán­do­se por su sa­lud o deseán­do­se­la, di­cien­do adiós, ho­la, en­tre otras”.

El sa­lu­do tam­bién tie­ne su his­to­ria y es tan an­ti­gua co­mo la hu­ma­ni­dad mis­ma, pues a tra­vés de dis­tin­tas, fór­mu­las, có­di­gos, ex­pre­sio­nes y len­gua­jes, las per­so­nas siem­pre se han sa­lu­da­do. Fac­tor cla­ve en la co­mu­ni­ca­ción, es­pe­cial­men­te en la Co­mu­ni­ca­ción Ver­bal, ya que un ges­to de sa­lu­ta­ción tie­ne tal po­ten­cia, que en oca­sio­nes tras­pa­sa las pa­la­bras.

Re­sul­ta exa­ge­ra­do afir­mar que exis­ten tan­tos sa­lu­dos co­mo cul­tu­ras, pe­ro lo cier­to es que en Ja­pón pri­ma la re­ve­ren­cia, es­tre­char­se las ma­nos lo con­si­de­ran an­ti­hi­gié­ni­co; los es­qui­ma­les se fro­tan la na­riz y en Oc­ci­den­te pre­va­le­ce el apre­tón de ma­nos.

En sus orí­ge­nes, el sa­lu­do era una ma­ni­fes­ta­ción de paz, ten­der la mano evi­den­cia­ba que no se por­ta­ban ar­mas, en la ac­tua­li­dad la mano sue­le es­tar ocu­pa­da por el ce­lu­lar, y el sa­lu­do des­pla­za­do por la vo­rá­gi­ne.

Sa­lu­dar es cla­ve en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, las fa­vo­re­ce, las op­ti­mi­za, des­en­ca­de­na sen­ti­mien­tos de res­pe­to, ama­bi­li­dad, con­fian­za, afec­to. Se­gún la Psi­co­lo­gía el sa­lu­do me­jo­ra la au­to­es­ti­ma y has­ta el hu­mor de quien lo re­ci­be. de re­ve­lar as­pec­tos de la per­so­na­li­dad, tie­ne un pro­fun­do va­lor sim­bó­li­co. Se­gún la for­ma en que se ex­pre­sa es sig­ni­fi­ca­do co­mo un ges­to de pro­xi­mi­dad, cer­ca­nía, tam­bién de dis­tan­cia; evi­den­cia dis­tin­tos víncu­los y gra­dos de afec­tos.

El con­tex­to con­di­cio­na la for­ma en el que el sa­lu­do se des­plie­ga, la ga­ma abar­ca des­de la cor­te­sía, cor­dia­li­dad y bue­nas cos­tum­bres has­ta las for­mas más efu­si­vas y afec­tuo­sas, su au­sen­cia es mues­tra de enojo, irri­ta­ción, in­di­fe­ren­cia y des­pre­cio.

Sa­lu­dos, efí­me­ros o in­ten­sos, fu­ga­ces o ex­ten­sos, es­pon­tá­neos o fin­gi­dos, vi­go­ro­sos o dé­bi­les per­mi­ten re­co­no­cer ras­gos y has­ta his­to­rias; ti­mi­dez, in­tro­ver­sión, un “gran apre­tón de ma­nos”, un abra­zo pro­lon­ga­do, o una sim­ple in­cli­na­ción de la ca­be­za en­cie­rran creen­cias y has­ta cos­tum­bres.

El sa­lu­do es por ex­ce­len­cia la for­ma de en­ta­blar una re­la­ción, por ello se­pa us­ted que ha si­do un pla­cer; un afec­tuo­so sa­lu­do. Has­ta el pró­xi­mo do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.