La Nueva Domingo - - TE­MAS CO­TI­DIA­NOS - Por Da­nie­la Ca­la­bró. Fo­tos: Pi­xa­bay.

sino lo más nu­tri­ti­vo de su con­ver­gen

cia. “An­tes, los pro­ce­sos de cam­bio eran len­tos y abar­ca­ban va­rias ge­ne­ra­cio­nes. De he­cho, una mis­ma per­so­na tal vez no lle­ga­ba a per­ci­bir­los a lo lar­go de su vi­da. Sin em­bar­go, des­de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, to­do ha co­bra­do una ve­lo­ci­dad in­com­pa­ra­ble­men­te ma­yor. Así, gru­pos con una es­truc­tu­ra cog­ni­ti­va lin­güís­ti­ca –co­mo los Ho­mo ra­tio­na­lis– con­vi­ven con los hijos de la tec­no­lo­gía –los Ho­mo

net–, pa­ra quie­nes el len­gua­je co­mien­za a ser una mo­da­li­dad más en­tre otras mu­chas po­si­bi­li­da­des mul­ti­me­dia­les”, in­tro­du­cen las es­pe­cia­lis­tas. Es­to re­pre­sen­ta un gran desafío pa­ra los pa­dres que sue­len año­rar las cer­te­zas que im­pe­ra­ban otro­ra, cuan­do los ro­les es­ta­ban de­fi­ni­dos por un ma­nual de ins­truc­cio­nes in­tui­ti­vo y apren­di­do por trans­mi­sión ge­ne­ra­cio­nal. “Los ro­les asi­mé­tri­cos en­tre pa­dres e hijos se han ho­ri­zon­ta­li­za­do. A ve­ces, es­to su­ce­de de un mo­do ex­ce­si­vo, pro­duc­to de una pa­ren­ta­li­dad des­di­bu­ja­da y con ba­jo con­trol. En otras oca­sio­nes, los pa­dres reac­cio­nan au­to­ri­ta­ria­men­te, lo que tam­po­co es for­ma­ti­vo. La cla­ve es­tá en en­con­trar el pun­to me­dio”, pro­po­ne Ana Ma­ría, adu­cien­do que una bue­na for­ma de in­ten­tar­lo es des­me­nu­zar me­jor el iden­ti­kit de es­tas dos ge­ne­ra­cio­nes. “El ejem­plo de Gu­ten­berg y Zuc­ker­berg es pro­pi­cio pa­ra ahon­dar en el te­ma. Los Gu­ten­berg se de­fi­nen por su pen­sa­mien­to ra­cio­nal y tex­tual, ad­qui­ri­do en los li­bros. Tam­bién por la fal­ta de cues­tio­na­mien­to de prin­ci­pios que con­si­de­ran in­mu­ta­bles. Van más des­pa­cio, ana­li­zan ca­da par­te con pa­cien­cia, re­fle­xio­nan, ha­cen abs­trac­cio­nes”, des­cri­be Ana Ma­ría. Y pro­si

gue: “Los Zuc­ker­berg, por su par­te, son mu­cho más in­tui­ti­vos, ima­gi­na­ti­vos y vi­sua­les. Pien­san hi­per­tex­tual­men­te, co­mo si ca­da una de sus ideas pu­die­ra abrir­se, pa­ra­le­la­men­te, en otras cien: a es­to lo lla­ma­mos mul­ti­tas­king. No se de­tie­nen en tex­tos lar­gos y se ma­ne­jan me­jor con imá­ge­nes que con pa­la­bras. A la vez, no acep­tan a ra­ja­ta­bla lo que di­cen sus ma­yo­res, sino que lo po­nen ba­jo sos­pe­cha, cues­tio­nán­do­los por anacró­ni­cos”.

Ni­ños de ayer y hoy

Los pa­dres año­ran las cer­te­zas de cuan­do los ro­les es­ta­ban de­fi­ni­dos por un ma­nual de ins­truc­cio­nes in­tui­ti­vo y apren­di­do por trans­mi­sión ge­ne­ra­cio­nal.

Quie­nes pro­fe­san eso de que “to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor” tien­den a mi­rar con cier­to re­ce­lo las he­rra­mien­tas de jue­go de los in­fan­tes con­tem­po­rá­neos. Pe­ro los en­ten­di­dos su­gie­ren

am­pliar la mi­ra­da. “Que los chi­cos jue­gan y leen me­nos por­que es­tán to­do el día co­nec­ta­dos es un su­pues­to que na­ce de la pers­pec­ti­va analó­gi­ca. Pa­ra al­gu­nos ana­lis­tas, el jue­go sim­bó­li­co co­lec­ti­vo de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res es equi­va­len­te al jue­go co­la­bo­ra­ti­vo de los vi­deo­jue­gos. Ade­más, las lec­tu­ras son di­fe­ren­tes, por­que no si­guen la ló­gi­ca de la se­cuen­cia li­neal, sino que, al na­ve­gar por múl­ti­ples ven­ta­nas, se lee de for­ma frag­men­ta­da”, ana­li­za Ma­ría Cris­ti­na, a la vez que po­ne un pe­que­ño eno de mano al uso de las pan­ta­llas en la pri­me­ra in­fan­cia: “Las aca­de­mias de pe­dia­tría re­co­mien­dan el uso res­trin­gi­do de los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les en el ca­so de los ni­ños muy pe­que­ños. Sin em­bar­go, mu­chos pa­dres con­sien­ten su uso. Hay que sa­ber de­cir ‘no’ y ven­cer la co­mo­di­dad que re­pre­sen­ta pa­ra no­so­tros que jue­guen so­los”. Una for­ma de per­mi­tir­les el con­tac­to con los en­tre­te­ni­mien­tos ⒊0, pe­ro sin per­der el con­trol, es sen­tar­nos a ju­gar con ellos. Di­ver­sos es­tu­dios com­prue­ban que en­tre­te­ner­se de a dos ayu­da a es­tre­char los víncu­los. Cla­ro que, pa­ra lo­grar em­pa­tía, ha­brá que me­ter­se en la ca­be­za de los ba­ji­tos y re­nun­ciar por un ra­to a có­mo nos di­ver­tía­mos dé­ca­das atrás. Ma­ría Cris­ti­na lo re­su­me así: “Las ex­pe­rien­cias in­fan­ti­les del

adul­to de hoy se pa­re­cen más a la in­fan­cia de sus pa­dres que a la de sus hijos. An­tes, las eta­pas evo­lu­ti­vas trans­cu­rrían en la ca­sa fa­mi­liar, la es­cue­la, las ve­re­das del ba­rrio, los ami­gos, el club. La ni­ñez era el pun­to de par­ti­da; la adul­tez, el de lle­ga­da, con los pa­dres co­mo re­fe­ren­cia. Aho­ra los hijos per­si­guen di­fe­ren­ciar­se pa­ra bus­car su pro­pia iden­ti­dad”. Por su par­te, Ana Ma­ría pun­tua­li­za que es­te fe­nó­meno que po­ne en ja­que los man­da­tos fa­mi­lia­res se pro­fun­di­za mu­chas ve­ces cuan­do lo pa­dres, en su afán por apro­xi­mar­se, pier­den de fo­co su ver­da­de­ro rol: “Los chi­cos in­ten­tan

Te­ne­mos lo nues­tro

“Los Gu­ten­berg so­mos ca­pa­ces de trans­mi­tir el es­pí­ri­tu de bús­que­da, el de­seo de su­pera­ción y el es­fuer­zo pa­ra al­can­zar una me­ta, prin­ci­pios que atra­ve­sa­ron la mo­der­ni­dad, y que pue­den ayu­dar a los Zuc­ker­berg”, de­fi­nen Ma­ría Cris­ti­na y Ana Ma­ría La­mas. ¿De qué ma­ne­ra? Es­tos son sus con­se­jos:

Orien­tar a los ni­ños ha­cia la re­fle­xión so­bre su es­ti­lo per­so­nal, sus in­tere­ses, ap­ti­tu­des, for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des.

Co­la­bo­rar en el di­se­ño de un plan de ac­ción y en la or­ga­ni­za­ción de la in­for­ma­ción que van re­ca­ban­do en la Web.

Ani­mar­los a te­ner una ac­ti­tud ac­ti­va y a ejer­ci­tar la to­ma de de­ci­sio­nes.

Plan­tear­les po­si­bi­li­da­des que no con­si­de­ra­ron, a par­tir de su po­ten­cial. des­pe­gar­se cuan­do las fi­gu­ras pa­ren­ta­les son obs­ta­cu­li­za­do­ras, cuan­do im­pi­den en­con­trar pun­tos de acuer­do, cuan­do no lo­gran sin­to­ni­zar em­pá­ti­ca­men­te. A los hijos no les gus­ta cuan­do los adul­tos se ha­cen los ado­les­cen­tes por que­rer acer­car­se a su mun­do, cuan­do se ha­cen los can­che­ros. Los ven im­pos­ta­dos, ri­dícu­los y los ter­mi­nan re­cha­zan­do”.

Acer­car po­si­cio­nes

El desafío es­tá plan­tea­do: ¿có­mo se ha­ce pa­ra cons­truir un puen­te en­tre dos eras tan di­ver­gen­tes? “En­con­trar la sin­to­nía de es­tas ló­gi­cas de pen­sa­mien­to re­quie­re un es­fuer­zo de am­bas ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro siem­pre el adul­to tie­ne que dar el pun­ta­pié ini­cial”, se aven­tu­ran las her­ma­nas La­mas. Y sub­ra­yan: “Una bue­na idea es for­mar un equi­po en el que ca­da uno apor­te lo me­jor de sí, y asu­mir que, co­mo en el fút­bol, hay un ca­pi­tán. En es­te ca­so, son los pa­dres”. La no­ción de plan­tel, de bri­ga­da, de cua­dri­lla (sin ir más le­jos, de fa­mi­lia) es un re­cur­so que nun­ca se ago­ta y que

trae sus be­ne­fi­cios. “Ex­pli­car las re­glas to­man­do co­mo ejem­plo el de­por­te, el tra­ba­jo en equi­po o la di­ná­mi­ca fa­mi­liar nos ayu­da a de­mos­trar­les que, si bien los po­de­res son ro­ta­ti­vos, los va­lo­res de res­pe­to y so­li­da­ri­dad son pe­ren­nes –en­fa­ti­za

Ana Ma­ría–. En el diá­lo­go co­ti­diano de­ben des­apa­re­cer los pre­jui­cios eta­rios, eli­mi­nan­do fra­ses ne­ga­ti­vas co­mo ‘ Es muy chi­co pa­ra…’ o ‘Es muy vie­jo pa­ra…’. ¿Por qué? Por­que, en lu­gar de unir, se­pa­ran; en lu­gar de im­por­tar (por­tar aden­tro al otro) im­po­nen el so­por­tar (por­tar al otro so­bre uno, co­mo pe­so y con fa­ti­ga). Cuan­do eso se in­ter­pre­ta, las dos par­tes es­tán me­jor pre­pa­ra­das pa­ra ex­pli­car y en­ten­der, sin su­po­ner que el otro, por ser adul­to o jo­ven o ni­ño, de­be­ría sa­ber tal o cual co­sa”. Una vez sen­ta­dos en la mis­ma ve­re­da, es ho­ra de la es­to­ca­da fi­nal: es­cu­char sin­ce­ra­men­te a nues­tros hi­jos e in­ten­tar com­pren­der sus gus­tos, su ló­gi­ca y sus ne­ce­si­da­des. “La cla­ve es­tá en to­le­rar otras ma­ne­ras de pen­sar, de apren­der, de ju­gar, de tra­ba­jar, de co­mu­ni­car­nos. De­be­mos con­vi­vir en las di­fe­ren­cias y no ver­las co­mo an­ti­no­mias o in­com­pa­ti­bi­li­da­des, sino co­mo com­ple­men­ta­rie­da­des que fa­ci­li­tan la in­te­gra­ción”, sen­ten­cia Ma­ría Cris­ti­na. Ana Ma­ría coin­ci­de, y con­clu­ye: “Las neu­ro­cien­cias cog­ni­ti­vas de­mues­tran que los ca­blea­dos men­ta­les se re­es­truc­tu­ran per­ma­nen­te­men­te si les da­mos el ali­men­to que les per­mi­te ha­cer­lo, co­mo la cu­rio­si­dad, la bús­que­da de res­pues­tas iné­di­tas, el es­fuer­zo por apren­der el fun­cio­na­mien­to de los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos y la ac­ti­tud de pen­sar con mo­de­los dis­tin­tos a los que asi­mi­la­mos co­mo dog­ma. En esa in­ter­ac­ción de lo vie­jo con lo nue­vo pue­de sur­gir un pro­yec­to en­ri­que­ci­do”.

Una for­ma de per­mi­tir­les el con­tac­to con los en­tre­te­ni­mien­tos 3.0 sin per­der el con­trol es sen­tar­nos a ju­gar con ellos. Es­to ayu­da a es­tre­char los víncu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.