El bo­le­to es­tu­dian­til gra­tui­to en­tra­rá en vi­gen­cia en mar­zo

La Nueva Domingo - - PORTADA - Por Juan Flo­rín jur­na@la­nue­va.com

El anun­cio lo ha­rá el in­ten­den­te Héc­tor Gay a mi­tad de es­ta semana. Com­pren­de­rá a los alum­nos de pri­ma­ria, se­cun­da­ria y jar­dín de in­fan­tes a tra­vés de la tar­je­ta Sube. Se­rán 50 via­jes al mes, de lu­nes a vier­nes, con fi­nan­cia­mien­to pro­vin­cial. Los uni­ver­si­ta­rios se su­ma­rán en una se­gun­da eta­pa.

Ho­la, Juan Ma­ría. ¿Se­guís con la guar­dia al­ta?

–Por su­pues­to, otra no que­da, so­bre to­do des­pués de ha­ber vis­to el par­ti­do que ju­ga­ron con­tra San Lo­ren­zo…

–Bueno, veo que se­guís llo­ran­do y ca­paz les sir­ve co­mo es­tra­te­gia pa­ra ba­jar al pun­te­ro eterno. Pe­ro mejor va­ya­mos a lo nues­tro. A ver con qué me sor­pren­dés es­ta semana.

–Da­le, pe­ro an­tes de­be­rías re­co­no­cer que vino la go­ber­na­do­ra y ha­bló de va­rias obras, mu­chas de las cua­les ya te ha­bía an­ti­ci­pa­do días atrás.

–Te­nés ra­zón, pe­ro es­pe­re­mos que los pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos se ace­le­ren y los anun­cios co­mien­cen a ser reali­dad cuan­to an­tes. Da­le, em­pe­zá a ti­rar al­gún tí­tu­lo pa­ra ir ca­len­tan­do mo­to­res.

–Ok, ya te an­ti­ci­po que es­ta semana va a ha­ber un anun­cio so­bre un te­ma muy es­pe­ra­do en Bahía. –A ver… ¿De qué se tra­ta? –Del bo­le­to es­tu­dian­til gra­tui­to. Se­gún me co­men­ta­ron el jue­ves el in­ten­den­te va a anun­ciar­lo pa­ra los alum­nos de pri­ma­ria, se­cun­da­ria y jar­dín de in­fan­tes con la Sube.

–¿Y pa­ra los uni­ver­si­ta­rios?

–Ten­go en­ten­di­do que se ha­rá en una se­gun­da eta­pa. Acor­da­te que ya el año pa­sa­do la UNS y va­rias uni­ver­si­da­des del in­te­rior no re­ci­bie­ron el be­ne­fi­cio. Aho­ra es pa­ra los ni­ve­les que te men­cio­né. Se pon­drá en mar­cha en mar­zo, con el ini­cio de cla­ses, y ob­via­men­te ha­brá un em­pa­dro­na­mien­to a tra­vés de la Sube. Son 50 via­jes al mes, de lu­nes a vier­nes, con fi­nan­cia­mien­to pro­vin­cial.

–Una bue­na por­que Bahía se ha­bía que­da­do atrás con es­te be­ne­fi­cio.

–Cla­ro, pen­sá que des­de 2015 la gra­tui­dad ri­ge por ley pro­vin­cial pa­ra es­tu­dian­tes de los ni­ve­les ini­cial, pri­ma­rio, se­cun­da­rio, ter­cia­rio y uni­ver­si­ta­rio, tan­to del sec­tor es­ta­tal co­mo pri­va­do. Ade­más, te­ne­mos el bo­le­to más ca­ro del país.

–Per­mi­ti­me que te co­rri­ja. Te­nía­mos. Pe­ro se­gui­mos en el po­dio. Río Gallegos (19 pesos), Neu­quén (18,07) y Bahía (17,30).

–Te­nés ra­zón, pe­ro te ade­lan­to que es­ta­mos por per­der tam­bién el ter­cer lu­gar, por­que en los pró­xi­mos días en Ba­ri­lo­che pa­sa­rá a cos­tar más de 19 pesos.

–Bueno, es­pe­re­mos en­ton­ces el anun­cio de Héc­tor, aun­que a no­so­tros no nos in­clu­ye, y es­ta­mos le­jos de los des­cuen­tos pa­ra ju­bi­la­dos.

El fe­rro, sin Fe­rro­bai­res

– No te que­jes, te­ne­mos la­bu­ro, no co­mo los fe­rro­via­rios que que­dan en la ca­lle.

–Así, tre­men­da la si­tua­ción que vi­ven los mu­cha­chos de la ex Fe­rro­bai­res. ¿Sa­bés al­go más del te­ma?

–Al­go ten­go, pe­ro te ade­lan­to que a cor­to pla­zo no ha­brá bue­nas no­ti­cias. Pa­ra la gen­te que tra­ba­ja en las es­ta­cio­nes que cie­rren el pano- rama no tie­ne re­torno y pa­ra la de los ta­lle­res Mal­do­na­do to­da me­jo­ra re­cién po­dría dar­se a me­diano pla­zo. –¿A qué te re­fe­rís? –Mi­rá, to­do el mun­do sa­bía, des­de ha­ce dos años, que el go­bierno na­cio­nal ya ha­bía de­ci­di­do po­ner to­das las fi­chas a la me­jo­ra de los tre­nes de pa­sa­je­ros en el área me­tro­po­li­ta­na y ca­si nin­gu­na en el in­te­rior del país. Por eso la suer­te de al­gu­nas es­ta­cio­nes co­mo las de Sie­rra de la Ven­ta­na o la de Prin­gles, que es­tán so­bre una vía en muy ma­las con­di­cio­nes, ya es­ta­ba echa­da ha­ce bas­tan­te tiempo. Si hu­bie­se si­do por el ala más du­ra del ministerio de Trans­por­te ni si­quie­ra es­ta­rían co­rrien­do los tre­nes en­tre Bahía y Cons­ti­tu­ción por la otra vía, la Lamadrid, por­que la idea es me­jo­rar a par­tir del 2023 o 2004 los ra­ma­les des­ti­na­dos a los tre­nes de car­ga que vin­cu­lan al puer­to lo­cal con el nor­te de la pro­vin­cia y del país.

–¿Que­rés de­cir que los tre­nes de pa­sa­je­ros en el sur no se­rán te­ni­dos en cuen­ta?

–A los he­chos me re­mi­to. Sos­tie­nen que no tie­nen un vo­lu­men de pa­sa­je­ros su­fi­cien­te co­mo pa­ra en­ca­rar obras que po­si­bi­li­ten la co­rri­da de tre­nes a bue­na ve­lo­ci­dad, por eso en un fu­tu­ro, de acá a va­rios años, el plan es re­cu­pe­rar las vías pa­ra los tre­nes de car­ga.

–¿Y qué pa­sa­rá con los ta­lle­res Mal­do­na­do?

–Acá la his­to­ria es di­fe­ren­te por­que su fu­tu­ro es­ta­rá aso­cia­do a las car­gas. Pu­de sa­ber que en el úl­ti­mo mes y me­dio es­tu­vie­ron en los ta­lle­res re­pre­sen­tan­tes de al me­nos cin­co em­pre­sas in­tere­sa­das. Pe­ro to­das son ideas que po­drían rea­li­zar­se re­cién a me­diano pla­zo. –Da­me más de­ta­lles. –Se­ría pa­ra lar­go, pe­ro hay des­de fir­mas chi­le­nas has­ta ru­sas in­tere­sa­das. To­das con pro­yec­tos di­fe­ren­tes, al­gu­nas pa­ra re­pa­rar lo­co­mo­to­ras, otras pa­ra cons­truir va­go­nes. Pa­re­ce que la idea fue de­jar a los ta­lle­res sin per­so­nal pa­ra que lue­go al­gún pri­va­do vuel­va a to­mar los tra­ba­ja­do­res que con­si­de­re ne­ce­sa­rios.

–Ha­bía es­cu­cha­do el te­ma de los ru­sos. ¿Es­to está vin­cu­la­do a Va­ca Muer­ta?

–Mu­chas ideas gi­ran en torno a la obra fe­rro­via­ria en­tre nues­tra ciu­dad y los po­zos neu­qui­nos. Días atrás la em­pre­sa ru­sa RZD acor­dó con la Ad­mi­nis­tra­ción de In­fra­es­truc­tu­ra Fe­rro­via­ria (ADIF) par­ti­ci­par en par­ti­ci­par en li­ci­ta­ción del ra­mal Nor­pa­ta­gó­ni­co a Va­ca Muer­ta, que uni­rá el puer­to de In­ge­nie­ro Whi­te con Añe­lo, en Neu­quén. Tam­bién la ru­sa Trans­mash­hol­ding TMH, que con una in­ver­sión de U$S 3 mi­llo­nes se hi­zo car­go de la reac­ti­va­ción de los Ta­lle­res Me­chi­ta, en el nor­te de la pro­vin­cia, pre­ten­de par­ti­ci­par de un pro­yec­to don­de Mal­do­na­do pue­de ser cla­ve. –¿Al­gún otro in­tere­sa­do? –Me en­te­ré que tam­bién hay una ini­cia­ti­va pa­ra re­cu­pe­rar al­gu­nas lo­co­mo­to­ras que es­tán en Mal­do­na­do y ge­ne­rar un flu­jo de car­gas en­tre San An­to­nio Oes­te y nues­tra ciu­dad, rum­bo a Va­ca Muer­ta. Ac­tual­men­te el trá­fi­co fe­rro­via­rio has­ta Neu­quén no es po­co, pen­sá que Fe­rro­sur tie­ne un tren dia­rio que trans­por­ta 3.000 to­ne­la­das a Ste­fa­ne­lli y Neu­quén.

–Ma­yor­men­te are­nas es­pe­cia­les pa­ra los po­zos pe­tro­le­ros.

–Sí, are­nas es­pe­cia­les a gra­nel des­de Ca­ñue­las y en bol­so­nes des­de Bahía. To­do pa­sa por nues­tra ciu­dad, más los caños que lle­va Fe­rroex­pre­so Pam­peano des­de Si­der­ca (Cam­pa­na) has­ta Se­ni­llo­sa, en Neu­quén. Por eso tam­bién hay un car­pe­ta un pro­yec­to que ma­ne­jan en Nación pa­ra trans­por­tar por bar­co are­nas es­pe­cia­les des­de Gai­man, Chu­but, has­ta San An­to­nio Es­te y des­de allí por tren a Va­ca Muer­ta, pa­san­do por Bahía. Ve­re­mos que su­ce­de cuan­do en los pró­xi­mos me­ses el aho­ra lla­ma­do Nor­pa­ta­gó­ni­co sea li­ci­ta­do.

Las per­li­tas del ca­so Kat­he­ri­ne

–Bueno, cam­bian­do de te­ma, con­ta­me al­go de la cau­sa Kat­he­ri­ne de Mon­te Her­mo­so, que sigue cau­san­do mu­cho re­vue­lo, aun­que no tan­to co­mo aquel fa­tí­di­co ma­yo de 2015.

–Mi­rá, des­de mi­tad del año pa­sa­do pa­ra acá se mo­vió un po­co el avis­pe­ro y, pa­ra ser bien grá­fi­cos, se la man­tu­vo con el res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial.

–Que­rés de­cir que era una cau­sa ca­si muer­ta...

–Sí, veo que sos muy pers­pi­caz...

–No me to­mes el pe­lo y de­já la iro­nía de la­do, por­que quie­ro sa­ber en se­rio. Res­pon­de­me lo que mu­cha gen­te se pre­gun­ta y cues­tio­na a tra­vés de las re­des: ¿pa­ra qué se­cues­trar te­lé­fo­nos ce­lu­la­res a ca­si 3 años del ho­mi­ci­dio? ¿Qué van a en­con­trar?

–Pa­ra res­pon­der eso te ten­go que po­ner en con­tex­to. En pri­mer lu­gar, el fis­cal que está ac­tuan­do, Mau­ri­cio del Ce­ro, he­re­dó la cau­sa. La to­mó ha­ce más de un año, lue­go de que en­tra­ra en li­cen­cia por en­fer­me­dad su ex­co­le­ga Christian Long. Y la en­con­tró bas­tan­te “pe­la­di­ta”, pe­ro no por fal­ta de ac­ción sino por­que Mon­te vir­tual­men­te se blin­dó des­pués del he­cho. Ca­si nin­gún tes­ti­go que­ría ha­blar. Sí hay prue­bas im­por­tan­tes que no se to­ma­ron en ese mo­men­to y aho­ra son im­po­si­bles de abor­dar, co­mo por ejem­plo el VAIC, sis­te­ma que sir­ve pa­ra el aná­li­sis de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Las em­pre­sas de te­le­fo­nía guar­dan los re­gis­tros de fac­tu­ra­ción du­ran­te dos años, así que eso se per­dió. –Da­le, te si­go. –Bueno, Del Ce­ro dis­pu­so el año pa­sa­do de dos ins­truc­to­res ex­clu­si­vos pa­ra el ca­so, que via­ja­ron per­ma­nen­te­men­te al bal­nea­rio y se en­tre­vis­ta­ron con vie­jos y nue­vos tes­ti­gos. Al­gu­nos to­ma­ron más con­fian­za y, con el co­rrer del tiempo, se sol­ta­ron un po­co más. –¿Y? –Se ar­mó lo que se lla­ma un le­ga­jo B, pa­ra­le­lo a la cau­sa prin­ci­pal, que es re­ser­va­do y só­lo co­no­ci­do por el fis­cal y la jue­za de Ga­ran­tías que in­ter­vie­ne. Ese ex­pe­dien­te avan­zó ha­cia la lí­nea del en­cu­bri­mien­to.

–¿Y ese le­ga­jo no lo pue­den ver los abo­ga­dos de las par­tes?

–No. Al me­nos por aho­ra. En ca­so de to­mar­se al­gu­na me­di­da de prue­ba, que po­dría ser en bre­ve, sí ten­drá que ser abier­to. Y se co­no­ce­rán otros de­ta­lles.

–Está bien, pe­ro no me con­tes­tas­te lo que te pre­gun­té. ¿Pa­ra qué se­cues­trar los ce­lu­la­res aho­ra?

–¡Es­pe­rá!, no seas an­sio­so, ya lle­go. Vis­te que en di­ciem­bre hu­bo alla­na­mien­tos en la se­de po­li­cial y de bom­be­ros, por ejem­plo...

–Sí, los re­cuer­do. Bueno, es­to no lo va a de­cir na­die ofi­cial­men­te, pe­ro te ase­gu­ro que es así: los alla­na­mien­tos de di­ciem­bre fue­ron pa­ra pro­vo­car es­tos se­cues­tros.

–Pa­rá. ¿Me que­rés de­cir

El bo­le­to gra­tui­to se pon­drá en mar­cha en mar­zo, con el ini­cio de cla­ses, y ob­via­men­te ha­brá un em­pa­dro­na­mien­to a tra­vés de la tar­je­ta Sube.

que lo que bus­ca el fis­cal es sa­ber qué ha­bla­ron es­tas per­so­nas des­de di­ciem­bre has­ta la fe­cha y no lo que pa­só ha­ce dos años y me­dio?

–Cla­ro, sa­be que es ca­si im­po­si­ble que exis­tan re­gis­tros de 2015, aun­que los pe­ri­tos de la Po­li­cía Fe­de­ral que ya tra­ba­jan con los te­lé­fo­nos po­drían re­cu­pe­rar ar­chi­vos bo­rra­dos. Lo que bus­ca Del Ce­ro es sa­ber si al­guien se in­quie­tó por los úl­ti­mos alla­na­mien­tos. Re­cor­dá que se lle­va­ron los te­lé­fo­nos de 3 po­li­cías que hoy no es­tán más en Mon­te, de 4 bom­be­ros y de per­so­nal de se­gu­ri­dad y el due­ño del bo­li­che Are­nas, don­de es­tu­vo Kat­he­ri­ne la no­che pre­via a su muer­te.

–Te ha­go otra pre­gun­ta, ¿por qué avan­za ha­cia lo que pa­só en el bo­li­che esa no­che de sá­ba­do, si di­cen que hay al me­nos 4 tes­ti­gos que vie­ron a Kat­he­ri­ne en­tre do­min­go y lu­nes?

–Lo de los tes­ti­gos es tan cier­to co­mo que de­cla­ra­ron re­cién 4 o 5 días des­pués de la des­apa­ri­ción de la chi­ca, cuan­do to­do el mun­do es­ta­ba al tan­to de la bús­que­da. –En­ton­ces... –En­ton­ces na­die des­car­ta que los tes­ti­gos, aun­que de­cla­ra­ron bajo ju­ra­men­to de ley, ha­yan si­do “di­rec­cio­na­dos”, por de­cir­lo de una ma­ne­ra ele­gan­te.

–¿Y la del bo­li­che es la úni­ca hi­pó­te­sis de in­ves­ti­ga­ción?

–En reali­dad es la que más se mo­vió en los úl­ti­mos me­ses, a par­tir del po­si­ble en­cu­bri­mien­to. Hay otras tres lí­neas, que en mu­chos ca­sos se cru­zan en­tre sí y, por otro, pre­sen­tan prue­bas di­ver­gen­tes. –¿Cuá­les son? –Las del ori­gen. Pri­me­ro, la que apun­ta­ba a la ami­ga Daia­na, que es­tu­vo un tiempo de­te­ni­da pe­ro hoy está con fal­ta de mé­ri­to, aun­que no so­bre­seí­da. Esa lí­nea no está des­car­ta­da pe­ro sí aban­do­na­da. Des­pués la de un me­nor, que te­nía re­la­ción con Kathy y que al día si­guien­te del he­cho pu­so en su mu­ro de Fa­ce­book al­go así co­mo "me man­dé una ma­ca­na". En ese ca­so lo in­ves­ti­ga la fis­ca­lía de Me­no­res. Y la ter­ce­ra que­dó trun­ca, por­que apun­ta­ba a “Ca­ni­ni” Gon­zá­lez, a quien ma­ta­ron en el me­dio de la pue­bla­da. Se cree que “Ca­ni­ni” no la ma­tó, aun­que pu­do ha­ber te­ni­do al­gu­na par­ti­ci­pa­ción, co­la­bo­ra­ción o en­tre­ga de la jo­ven.

–Qué di­fí­cil va a ser lle­gar al es­cla­re­ci­mien­to del ca­so con tan­tos con­tra­tiem­pos.

–Muy com­pli­ca­do, in­clu­so por­que se han da­do has­ta al­gu­nas co­sas in­só­li­tas, cuan­do pa­re­cía que se po­día avan­zar. –¿A qué te re­fe­rís? –Por ejem­plo, a la de­cla­ra­ción de una jo­ven pre­sen­ta­da por el abo­ga­do de la fa­mi­lia Mos­co­so. Di­jo que le ha­bía lle­ga­do un vi­deo de Kat­he­ri­ne fa­lle­ci­da, arri­ba de una ca­mio­ne­ta blan­ca, pe­ro cuan­do se pre­sen­tó en la fis­ca­lía a de­cla­rar, re­co­no­ció que ya lo ha­bía eli­mi­na­do de su te­lé­fono. Otra tes­ti­go ase­gu­ra­ba que un hom­bre le ha­bía di­cho dón­de ha­bía es­ta­do es­con­di­da la chi­ca, pe­ro cuan­do esa per­so­na fue ci­ta­da a de­cla­rar des­min­tió ha­ber di­cho al­go en ese sen­ti­do.

–Oja­lá que por la memoria de la jo­ven, el pe­sar de su fa­mi­lia y ami­gos y to­da la co­mu­ni­dad mon­teher­mo­se­ña de bien al­gún día se se­pa la ver­dad. Me su­mo al pe­di­do pú­bli­co del in­ten­den­te Mar­cos Fer­nán­dez.

–Sí, oja­lá, aun­que evi­den­te­men­te va a ser muy com­pli­ca­do.

Va­rios rug­biers lo­ca­les en pro­ble­mas

–¿Al­gún otro te­ma? –Por su­pues­to. Pa­so a un chi­men­to que me acer­ca­ron unos ami­gos de Pi­güé en la semana. –A ver... –To­do arran­có el do­min­go pa­sa­do, en el cru­ce de Ca­sey y Al­si­na de la lo­ca­li­dad. Ahí está el Mo­nu­men­to al Bom­be­ro, que es la tí­pi­ca es­ta­tua del ser­vi­dor con un ni­ño en bra­zos. Bueno, de­ja­me con­tar­te que en la ma­dru­ga­da de ese día apa­re­ció des­tro­za­do.

–¡Apa! ¿Jus­to el fin de semana en que los bom­be­ros da­ban una mues­tra más de su com­pro­mi­so en las sie­rras?

–Así es. Te ima­gi­na­rás la ca­len­tu­ra de la gen­te. La co­sa es que las imá­ge­nes lle­ga­ron a las re­des so­cia­les, la gen­te es­ta­lló y de in­me­dia­to em­pe­zó la pes­qui­sa de los res­pon­sa­bles, pa­ra lo cual se re­cu­rrió al sis­te­ma de cá­ma­ras ur­ba­nas del mu­ni­ci­pio. –¿Y? –A las po­cas ho­ras los te­nían lo­ca­li­za­dos: ha­bían si­do 4 rug­biers de Bahía Blan­ca que ha­bían ido a ju­gar un se­ven. Se­gún mues­tran las cá­ma­ras, a eso de las 4 de la ma­dru­ga­da lle­gó al lu­gar un vehícu­lo del que ba­ja­ron 4 per­so­nas, uno de ellos con una bo­ta ti­po Wal­ker. Mi­nu­tos des­pués, la es­ta­tua es­ta­ba en el pi­so y par­ti­da en va­rios pe­da­zos.

–¿Ac­ci­den­te o van­da­lis­mo?

–Mi­rá, las cá­ma­ras no lle­ga­ron a to­mar lo ocu­rri­do, pe­ro es­tán las dos ver­sio­nes. La de los rug­biers es que se qui­sie­ron su­bir al mo­nu­men­to a sa­car­se una fo­to, la es­truc­tu­ra no aguan­tó y se de­rrum­bó.

–A ver... ¿sa­car­se una fo­to en el Mo­nu­men­to al Bom­be­ro, en Pi­güé, a las 4 de la ma­ña­na de un do­min­go?

–En fin... la otra ver­sión es la de una pre­sun­ta tes­ti­go que ha­bría di­cho que no hu­bo in­ten­cio­nes de sa­car­se una fo­to, sino que di­rec­ta­men­te lo co­men­za­ron a em­pu­jar ti­po scrum has­ta de­rri­bar el mo­nu­men­to.

–Más allá de las hi­pó­te­sis, ¿cuál fue la con­duc­ta de los rug­biers ni bien el mo­nu­men­to que­dó en el pi­so, des­tro­za­do?

–Se subie­ron al au­to y se fue­ron.

–El clá­si­co “acá no ha pa­sa­do na­da”.

–Cla­ro, pe­ro de lo que no se avi­va­ron es que pa­ra es­to las cá­ma­ras ya ha­bían gra­ba­do el nú­me­ro de la pa­ten­te. Así que só­lo hu­bo que lo­ca­li­zar a la due­ña, que era la ma­dre de uno de ellos, y con­tar­le to­do. La mu­jer, me chi­men­ta­ron, se hi­zo car­go, in­ter­ce­dió pa­ra que los mu­cha­chos pi­die­ran dis­cul­pas y ya es­tán en con­tac­to con los bom­be­ros pi­güen­ses pa­ra ver có­mo pue­den afron­tar los gas­tos de re­pa­ra­ción.

–Bien por ellos. Y se­ré in­dis­cre­to... ¿ju­ga­do­res de qué club?

–Mi­rá, al­gu­nos de los mu­cha­chos jue­gan en un club lo­cal, pe­ro es­tu­ve ave­ri­guan­do y re­fe­ren­tes de en­ti­dad me di­je­ron que la par­ti­ci­pa­ción en el se­ven fue a tí­tu­lo per­so­nal. Es de­cir, no fue­ron en re­pre­sen­ta­ción de su club. In­clu­so un alle­ga­do a la ins­ti­tu­ción me di­jo que no te­nía “ni idea” de que ha­bían ido a Pi­güé.

–No la mez­cle­mos con el in­ci­den­te, en­ton­ces.

–Mejor no, pa­ra evi­tar sus­pi­ca­cias, y so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que la si­tua­ción pa­re­ce en­ca­mi­na­da, más allá de que hay una cau­sa ju­di­cial abier­ta por los des­tro­zos.

Ne­po­tis­mo re­gio­nal, si­len­cio de ra­dio

–Si­ga­mos. –Da­le. Te cuen­to que des­pués de dar­le a los mu­cha­chos un tiem­pi­to pa­ra que pen­sa­ran qué van a ha­cer, en la semana tam­bién es­tu­ve son­dean­do có­mo vie­ne la mano, en­tre los in­ten­den­tes, con el de­cre­to an­ti-ne­po­tis­mo de la Nación, al que en los úl­ti­mos días se su­mó la Pro­vin­cia en for­ma ofi­cial. –¿Y? –En los mu­ni­ci­pios hay ca­sos de to­do ti­po. Hay je­fes co­mu­na­les que no tie­nen fa­mi­lia­res cer­ca­nos en el go­bierno, pe­ro tam­bién hay se­cre­ta­rios y directores que son ma­ri­do y mu­jer; in­clu­so, has­ta hay in­ten­den­tes que tie­nen al hi­jo tra­ba­jan­do co­mo se­cre­ta­rio pri­va­do. –Va­ria­di­to. –En efec­to. Pe­ro to­dos con una mis­ma pos­tu­ra: a nin­guno le gus­ta ha­blar del te­ma. Y no por­que ten­gan o no pa­rien­tes en el go­bierno, sino por­que en el fon­do, aun­que no lo re­co­noz­can, has­ta los oficialistas creen que no tie­ne el más mí­ni­mo sen­ti­do tras­po­lar a los mu­ni­ci­pios el de­cre­to na­cio­nal.

–Los que más se ex­pla­yan al res­pec­to, ima­gino, son los in­ten­den­tes jus­ti­cia­lis­tas y ve­ci­na­lis­tas.

–Exac­to. Cuan­do son­deás a los de Cam­bie­mos, los que no tie­nen pa­rien­tes en el go­bierno lo pri­me­ro que ha­cen es acla­rár­te­lo. Y des­pués to­dos em­pie­zan con eva­si­vas co­mo “es­ta­mos es­tu­dian­do la me­di­da”, “va­mos a es­pe­rar a ver qué li­nea­mien­to ba­ja de la Pro­vin­cia” o di­rec­ta­men­te re­cu­rren a un se­pul­cral si- len­cio. Los opo­si­to­res son más vi­ru­len­tos en las crí­ti­cas, pe­ro que que­de cla­ro al­go: lo que di­cen en voz al­ta es lo mis­mo que va­rios de Cam­bie­mos te di­cen en voz ba­ja, ca­si su­su­rran­do. –¿Y qué di­cen? –Que es una me­di­da de­ma­gó­gi­ca, una cor­ti­na de hu­mo, al­go pa­ra “la gi­la­da”, co­mo di­jo el in­ten­den­te de Tres Arro­yos, Car­los Sán­chez. Los más me­su­ra­dos ha­cen hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de que los in­ten­den­tes pue­dan de­sig­nar a sus co­la­bo­ra­do­res no só­lo por su ca­pa­ci­dad, ho­nes­ti­dad y trans­pa­ren­cia, sino tam­bién por con­fian­za. Y si es­tos re­qui­si­tos los cum­plen pa­rien­tes –ale­gan–, ¿cuál se­ría el pro­ble­ma de te­ner­los en el mu­ni­ci­pio?

–En de­fi­ni­ti­va, sal­vo or­den ex­pre­sa de arri­ba pa­ra los de Cam­bie­mos, di­fí­cil que se su­men.

–Sal­vo el ca­so de Héc­tor, así es en nues­tra re­gión. Y, en el ca­so de jus­ti­cia­lis­tas y ve­ci­na­lis­tas, no hay chan­ce al­gu­na de que avan­cen con me­di­das si­mi­la­res.

–Bueno, ha­brá que se­guir in­sis­tien­do con las con­sul­tas a ver que pa­sa…

–En lo que me gus­ta­ría in­sis­tir a mí es en que nos pe­gue­mos una escapada a Mon­te. A mí el cli­ma no me va a ga­nar, so­bre to­do si hay pro­me­sa de Me­ga­car­na­val en el Com­ple­jo Ame­ri­cano.

–¿Sos fan de Ta­cha­me la Do­ble?

–De Ta­cha­me y de La Chan­cha, que ani­ma el fies­tón de ma­ña­na. Si es­cu­chás la ver­sión de “Due­le el co­ra­zón”, te vol­vés lo­co.

–¡Ja! No te veía en esa fo­to...

–Da­le, pa­gá el ca­fé que yo in­vi­to la escapada.

Los mu­cha­chos pi­die­ron dis­cul­pas y ya es­tán en con­tac­to con los bom­be­ros pi­güen­ses pa­ra ver có­mo pue­den afron­tar los gas­tos de re­pa­ra­ción del mo­nu­men­to.

ARCHIVO LA NUE­VA.

anun­cia­rá el jue­ves el bo­le­to es­tu­dian­til gra­tui­to pa­ra los alum­nos de pri­ma­ria, se­cun­da­ria y jar­dín de in­fan­tes. Héc­tor Gay

ARCHIVO LA NUE­VA.

de Kat­he­ri­ne Mos­co­so en Mon­te Her­mo­so sigue cau­san­do mu­cho re­vue­lo. La cau­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.