El inopor­tuno des­liz de Chiqui Ta­pia

La Nueva Domingo - - PARA EMPEZAR - Es­cri­be Wal­ter Gu­lla­ci wgu­lla­ci@la­nue­va.com

Ser y pa­re­cer. Se pue­de ser ho­nes­to, ca­bal, in­ta­cha­ble. Pe­ro que la pro­pa­gan­da o el mar­ke­ting no jue­guen en con­tra...

Ello va­le pa­ra cual­quier ser te­rre­nal. Pe­ro mu­cho más pa­ra quie­nes se ex­po­nen pú­bli­ca­men­te y tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de di­ri­gir los destinos de un ám­bi­to re­le­van­te don­de hay que con­ci­liar pos­tu­ras an­ta­gó­ni­cas.

He­cha la pe­ro­ra­ta, re­sul­ta in­só­li­ta la fal­ta de opor­tu­ni­dad -pa­ra no de­no­mi­nar ubi­ca­ción- con la que se ma­ne­jan cier­tos per­so­na­jes de inocul­ta­ble po­der. Me­diá­ti­co y del otro, que es a fin de cuen­tas el que más in­ci­de en el en­torno en el que se desen­vuel­ven.

Lo de Chiqui Ta­pia, man­da­más del fút­bol ar­gen­tino tras una ca­de­na de he­chos que lo ins­ta­la­ron en el si­llón pre­si­den­cial de la AFA, llá­men­se muer­te de Ju­lio Gron­do­na, lamentable su­ce­sión de Luis Se­gu­ra y apo­yo ex­plí­ci­to de los Hu­go Moyano, Da­niel An­ge­li­ci y com­pa­ñía, de­ja al des­nu­do que a es­tos mu­cha­chos no les im­por­ta aque­llo que plan­tea­mos en el pró­lo­go de es­te en­fo­que.

Ar­chi­sa­bi­da su sim­pa­tía por Bo­ca, lo que no está mal ni es cen­su­ra­ble, apa­re­ció co­mo uno de los in­vi­ta­dos más ex­pre­si­vos y son­rien­tes du­ran­te el fes­te­jo del cum­plea­ños 34 de Car­li­tos Tevez.

Na­da de­ma­sia­do ob­je­ta­ble, siem­pre y cuan­do Bo­ca hu­bie­ra ju­ga­do un ra­ti­to an­tes fren­te a Vi­lla Dál­mi­ne, Aca­su­so o in­clu­si­ve Pa­tro­na­to, que aún da pe­lea en Pri­me­ra.

Pe­ro el hom­bre se ex­pu­so así a po­co del due­lo en­tre el xeneize con­tra San Lo­ren­zo, que ter­mi­nó 1 a 1 y de­jó un sin­nú­me­ro de pro­tes­tas de la gen­te azul­gra­na por lo que en­ten­dió un pé­si­mo ar­bi­tra­je de Sil­vio Truc­co.

Con un adi­ta­men­to: fue­ron jus­ta­men­te la en­ti­dad de Boe­do y Ri­ver los má­xi­mos opo­si­to­res a Ta­pia a la ho­ra de dis­cu­tir su lle­ga­da al po­der en la AFA. O sea, si pa­sa­ba por que­rer te­jer sus­pi­ca­cias, ha­bía la­na pa­ra ti­rar al te­cho.

"Soy ami­go de Car­los. ¿Por qué no pue­do ir al cum­plea­ños de un ami­go?", se de­fen­dió Ta­pia an­te el fas­ti­dio del pre­si­den­te san­lo­ren­cis­ta Ma­tías Lam­mens, quien fus­ti­gó su ex­po­si­ción "bos­te­ra".

"No estoy con­ten­to con el ar­bi­tra­je y soy el res­pon­sa­ble", la­men­tó por otra par­te Chiqui en re­la­ción a lo ac­tua­do por Truc­co.

Lo cier­to es que Ta­pia no in­cu­rrió en na­da ile­gal ni ma­tó a na­die.

Pe­ro por su con­di­ción de hom­bre fuer­te de la AFA de­be­ría sa­ber que es­to es fút­bol, con to­do lo que ello im­pli­ca.

Un mar de pa­sio­nes en­con­tra­das, un pan­de­mo­nium me­diá­ti­co co­mo nin­gún otro y la sen­si­bi­li­dad y hu­mor del hin­cha, quien al ca­bo es el que fo­men­ta y sos­tie­ne to­do el cir­co. Y que no sue­le, jus­ta­men­te, per­do­nar es­ta cla­se de “men­sa­jes”.

Y si no, pre­gún­ten­le a cual­quier adep­to a San Lo­ren­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.