El dó­lar, una bes­tia ver­de a la que es ries­go­so des­per­tar

El au­men­to de la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se, que pro­vo­có una de­va­lua­ción su­pe­rior al 7% en po­co más de un mes, en­cen­dió las aler­tas en el Go­bierno.

La Nueva Domingo - - EL PAÍS - Jo­sé Ca­le­ro Agen­cia NA

Un dó­lar arri­ba de los $20 y una de­va­lua­ción su­pe­rior al 7% en po­co más de un mes en­cen­die­ron las aler­tas so­bre el pun­to más flo­jo del pro­gra­ma eco­nó­mi­co que tra­ta de im­po­ner Cam­bie­mos: sus li­mi­ta­cio­nes pa­ra po­ner en ca­ja la in­fla­ción y en­ca­rar trans­for­ma­cio­nes in­dis­pen­sa­bles.

El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri in­sis­tió en la úl­ti­ma reunión de Ga­bi­ne­te en que la lla­ve pa­ra re­du­cir la po­bre­za es que el cos­to de vi­da va­ya con­ver­gien­do ha­cia 2019 por de­ba­jo del 10%.

Tam­bién sa­be que esa pue­de ser la úni­ca op­ción de que su pro­yec­to ten­ga chan­ce de re­elec­ción, por­que el mal hu­mor so­cial ha cre­ci­do en for­ma ex­po­nen­cial des­de no­viem­bre úl­ti­mo, cuan­do se con­so­li­dó el fes­ti­val de ta­ri­fa­zos mien­tras la eco­no­mía no crea el em­pleo es­pe­ra­do.

El otro fren­te com­pli­ca­do se vin­cu­la con el al­za de ta­sas de in­te­rés, pe­ro Luis Capu­to, el “se­ñor deu­da”, in­ten­tó lle­var tran­qui­li­dad al ase­gu­rar que la Ar­gen­ti­na se ade­lan­tó al ajus­te mo­ne­ta­rio que se vie­ne en los Es­ta­dos Uni­dos, ce­rran­do la to­ma de bue­na par­te de las ne­ce­si­da­des fi- nan­cie­ras de es­te año.

“Nos an­ti­ci­pa­mos y cu­bri­mos ya bue­na par­te del fi­nan­cia­mien­to. Eso nos per­mi­te es­tar tran­qui­los”, di­jo “El ma­go”.

Igual, sub­sis­ten las du­das so­bre si el pro­ba­ble gi­ro fi­nan­cie­ro internacional no se­ría ca­paz de ter­mi­nar con el su­pues­to gra­dua­lis­mo fis­cal de­fen­di­do por la Ca­sa Ro­sa­da.

Un ajus­te de al­to ca­li­bre, con un 30% de po­bre­za y un con­glo­me­ra­do de mo­vi­mien­tos so­cia­les, sin­di­ca­tos y fuer­zas po­lí­ti­cas ca­pa­ces de ga­nar la ca­lle, crea­ría una com­pli­ca­ción de im­pre­de­ci­ble re­sul­ta­do.

Al­go de res­pon­sa­bi­li­dad, sino mu­cha, le ca­be al pre­si­den­te en es­ta de­li­ca­da co­yun­tu­ra.

Al­gu­nos le cues­tio­nan ha­ber pre­fe­ri­do ad­mi­nis­trar en lu­gar de con­du­cir la so­lu­ción de la he­ren­cia kirch­ne­ris­ta, y eso se tra­du­jo en ta­sas al­tas, dó­lar ba­ra­to, en­deu­da­mien­to, to­do lo cual re­dun­da en me­nor ac­ti­vi­dad y ma­yor in­fla­ción.

El Ban­co Nación sa­lió a ven­der 400 mi­llo­nes de dó­la­res en el úl­ti­mo día de una semana com­pli­ca­da.

Fue cuan­do pa­re­cía que el dó­lar po­dría lle­gar a los $21 pesos, un ni­vel que so­nó a de­ma­sia­do en los oí­dos del je­fe de Es­ta­do.

Tal vez Capu­to ten­ga ra­zón y la pe­lo­ta la ten­ga bajo la suela, pe­ro se de­be te­ner en cuen­ta que aún res­tan con­se­guir U$S 20.000 mi­llo­nes pa­ra afron­tar las obli­ga­cio­nes pre­vis­tas en el 2018, lo cual no es po­ca co­sa.

To­do con una ba­lan­za co­mer­cial que ge­ne­ra preo­cu­pa­ción cre­cien­te, con un ro­jo cer­cano a los 8.500 mi­llo­nes.

A es­to se su­man otros 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res que se eva­po­ran por tu­ris­mo, de­mos­tran­do al me­nos dos co­sas:

-La di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se está re­tra­sa­da en la Ar­gen­ti­na y, ca­si al fi­lo de la psi­co­lo­gía, uno de los sue­ños as­pi­ra­cio­na­les más im­por­tan­tes de los ar­gen­ti­nos pa­re­ce ser via­jar al ex­te­rior, sea Bra­sil, Chi­le, Mia­mi, Nue­va York, Eu­ro­pa o el sud­es­te asiá­ti­co. No ten­dría na­da de ma­lo si no se es­ta­ría fren­te a una se­quía de di­vi­sas.

El 2019 y la eco­no­mía

Ma­cri sa­be que de no po­ner en ca­ja la in­fla­ción y re­ani­mar el con­su­mo, la con­ti­nui­dad del pro­yec­to Cam­bie­mos se­rá com­pli­ca­da.

Sal­vo que, una vez más, apues­te a que en­fren­te su­yo se plan­te co­mo mas­ca­rón de proa el ul­tra­kirch­ne­ris­mo.

En el ma­cris­mo si­guen cre­yen­do -tal vez con ex­ce­so de con­fian­za- que en cual­quier es­ce­na­rio ga­na­rían si en­fren­te es­tán Cris­ti­na Fer­nán­dez y sus acó­li­tos, ese gru­po po­lí­ti­co al que el man­da­más de FIAT Ar­gen­ti­na, Cris­tiano Rat­taz­zi -siem­pre ajeno al uso de eu­fe­mis­mos- lla­mó “Alí Ba­bá y los 40 la­dro­nes”.

El Ban­co Nación sa­lió a ven­der 400 mi­llo­nes de dó­la­res en el úl­ti­mo día de una semana com­pli­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.