“La tra­ta es una for­ma de es­cla­vi­tud mo­der­na”

Fran­co Di San­ti, ti­tu­lar de Bahía con­tra la Tra­ta, di­jo que son po­cas las de­nun­cias. “Obe­de­ce a una cues­tión cul­tu­ral el no ad­ver­tir es­tos de­li­tos co­mo al­go ne­ga­ti­vo”, afir­mó.

La Nueva Domingo - - SEGURIDAD - Ge­rar­do Monforte gmon­for­te@la­nue­va.com

El bajo ín­di­ce de de­nun­cias por tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción la­bo­ral y se­xual en nues­tra zo­na, su­ma­do a una con­cien­cia so­cial de na­tu­ra­li­za­ción de es­tos de­li­tos y la fal­ta de com­pro­mi­so de or­ga­nis­mos es­ta­ta­les a la ho­ra de in­ves­ti­gar­los, di­fi­cul­tan la lu­cha dia­ria con­tra es­te fla­ge­lo.

Fran­co Di San­ti, pre­si­den­te de la ONG Bahía con­tra la Tra­ta, pre­ci­só que la can­ti­dad de de­nun­cias por tra­ta la­bo­ral en Bahía Blan­ca y la re­gión es mu­cho me­nor que el nú­me­ro de pre­sen­ta­cio­nes vin­cu­la­das con la ex­plo­ta­ción se­xual.

“Es muy bajo el ni­vel de de­nun­cia y es­to obe­de­ce a una cues­tión cul­tu­ral al no ad­ver­tir es­tos de­li­tos co­mo al­go ne­ga­ti­vo, sino co­mo una si­tua­ción que siem­pre está, que va a se­guir es­tan­do y no nos da­mos cuen­ta de que po­de­mos ser pro­ta­go­nis­tas de un cam­bio”, con­fir­mó Di San­ti.

“En la tra­ta la­bo­ral y se­xual hay un bajo ín­di­ce de de­nun­cia por par­te de la víc­ti­ma, si se tie­ne en cuen­ta que el nú­me­ro te­le­fó­ni­co 145 es gra­tui­to y man­tie­ne el ano­ni­ma­to del de­nun­cian­te. Si es­tos ca­sos se de­nun­cian en esa lí­nea, el Es­ta­do que­da obli­ga­do a in­ves­ti­gar­los y se lle­ga a la ver­dad, por­que ni si­quie­ra es­tán ocul­tos”, aña­dió.

Pa­ra el abo­ga­do la ex­plo­ta­ción la­bo­ral se in­cre­men­ta­rá en la me­di­da en que el Es­ta­do no con­tro­le el em­pleo en cam­pos y no in­ves­ti­gue los ca­sos de tra­ba­ja­do­res re­gis­tra­dos in­co­rrec­ta­men­te en la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de In­gre­sos Pú­bli­cos (AFIP).

Agre­gó al res­pec­to que las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas con em­plea­dos in­for­ma­les ge­ne- ran al­ta ren­ta­bi­li­dad.

Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, en el ca­so de la tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual se pre­sen­ta el mis­mo pa­no­ra­ma.

“An­tes no só­lo que el Es­ta­do no in­ves­ti­ga­ba, sino que ava­la­ba mu­ni­ci­pal­men­te es­te de­li­to e in­di­rec­ta­men­te co­bra­ba una for­ma de im­pues­to. En ese sen­ti­do, no­ta­mos que aho­ra eso se in­ves­ti­ga”, in­di­có Di San­ti.

“Fal­ta pro­fun­di­zar (la lu­cha con­tra es­tos ilí­ci­tos) con in­ves­ti­ga­cio­nes que de­ben ser sos­te­ni­das por otros or­ga­nis­mos es­ta­ta­les co­mo el Ministerio de Tra­ba­jo y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía In­dus­trial. Tie­nen que in­vo­lu­crar­se más ac­ti­va­men­te y brin­dar he­rra­mien­tas en los mo­de­los de pre­ven­ción”, aco­tó.

Del mis­mo mo­do, opi­nó que la fal­ta de es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les ac­tua­li­za­das so­bre he­chos vin­cu­la­dos con la tra­ta es un pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do.

“La pre­ven­ción de la tra­ta la­bo­ral es uno de los prin­ci­pa­les desafíos, por­que ve­mos que por aho­ra es di­fí­cil com­ba­tir­la. Hay un con­flic­to de fon­do re­la­cio­na­do con el pre­cio de la mer­ca­de­ría que se pro­du­ce, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y có­mo se con­tro­la a las em­pre­sas”, ex­pli­có.

Si­guió di­cien­do que “co­mo so­cie­dad, en el si­glo 21, no po­de­mos to­le­rar que ha­ya per­so­nas a las que se les vul­ne­ran sus de­re­chos, co­mo ocu­rrió en el úl­ti­mo ca­so de tra­ta la­bo­ral al ha­llar niños con mar­cas en sus ma­nos por co­se­char hor­ta­li­zas en la zo­na de Ce­rri”.

“No po­de­mos na­tu­ra­li­zar que una per­so­na sea re­du­ci­da a la ser­vi­dum­bre, que es una for­ma de es­cla­vi­tud mo­der­na. Ha­ce si­glos es­tá­ba­mos anes­te­sia­dos co­mo so­cie­dad y no ad­ver­tía­mos es­tos he­chos; hoy se­gui­mos sin ver­los”, fi­na­li­zó.

La fis­cal de la Pro­tex, Ma­ría Ale­jan­dra Mán­gano, co­men­tó re­cien­te­men­te que la jus­ti­cia fe­de­ral bahien­se in­ves­ti­ga más de 30 cau­sas por es­te de­li­to.

Des­de la crea­ción en 2008 del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Res­ca­te y Acom­pa­ña­mien­to a las Per­so­nas Dam­ni­fi­ca­das por el De­li­to de Tra­ta, se res­ca­tó en el país a más de 11.000 víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.