La fuerza ava­sa­llan­te de lo nue­vo

Es­ta ciu­dad chi­na es el gran ex­po­nen­te de la mo­der­ni­dad ha­cia la que va el país, en su evo­lu­ción del co­mu­nis­mo al ca­pi­ta­lis­mo. Ple­na de con­tras­tes y de un pa­sa­do que ilu­mi­na el fu­tu­ro.

La Nueva Domingo - - DOMINGO TURISMO - Co­ri­na Ca­na­le co­ri­na­ca­na­le@yahoo.com.ar

El hom­bre de los ojos ras­ga­dos pren­de una pe­que­ña fo­ga­ta de­ba­jo de la Ex­qui­si­ta Pie­dra de Ja­de, y de sus 72 agu­je­ros flu­ye un hu­mo blan­co, una ne­bli­na te­nue que se ele­va y se dis­per­sa en el ai­re ti­bio de la me­dia ma­ña­na.

Es­ta­mos en el Jar­dín Yu­yuan de Shang­hái, uno de los más ex­qui­si­tos de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na. El hom­bre se apar­ta de las lla­mas, re­tro­ce­de con pa­sos cor­tos, cru­za las ma­nos so­bre el pe­cho y cuen­ta que esa es La Jo­ya del Jar­dín y una de las tres fa­mo­sas piedras de ja­de que se en­cuen­tran al sur del río Yangt­ze.

Des­de allí se ve la mu­ra­lla que la Di­nas­tía Ming cons­tru­yó en­tre 1559 y 1577, dos ve­ces restaurada: lue­go de la Gue­rra del Opio, en 1842, y tras la Gue­rra con Ja­pón un si­glo des­pués.

Con un ges­to de su mano, el hom­bre de los ojos ras­ga­dos nos pi­de que ca­mi­ne­mos. Atra­ve­sa­mos zo­nas ro­co­sas, pa­be­llo­nes an­ti­guos, bos­ques de bam­bú, es­cul­tu­ras y cam­pos de cri­san­te­mos ama­ri­llos.

Por mo­men­tos va­mos por sen­de­ros cu­bier­tos por un do­sel ve­ge­tal. El sol no lo pe­ne­tra. Sa­li­mos a un par­que don­de hay que­ma­do­res de in­cien­so, el aro­ma que la mi­le­na­ria cul­tu­ra chi­na usa­ba cuan­do ren­día cul­to a sus dei­da­des.

Así lle­ga­mos al gran es­tan­que del jar­dín, en cu­yo cen­tro está la Ca­sa de Té Hu­xin­ting, que an­tes fue el Pa­be­llón Fu­yi, don­de se reunían los po­de­ro­sos co­mer­cian­tes.

El Mu­ro de los Cin­co Dra­go­nes car­ga con una his­to­ria que di­ce que los pri­me­ros dra­go­nes te­nían cin­co ga­rras, pri­vi­le­gio só­lo de los em­pe­ra­do­res, por lo que la Di­nas­tía Qing or­de­nó cer­ce­nar­les una. Los ac­tua­les tie­nen só­lo cua­tro.

Pe­ro Shang­hái no es el Jar­dín de la Pie­dra de Ja­de; ese si­tio es só­lo un re­man­so de la ciu­dad su­per­po­bla­da que tie­ne 20 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, enor­mes ras­ca­cie­los y el im­po­nen­te edi­fi­cio del Shang­hai World Fi­nan­cial Cen­ter de 101 pi­sos.

Shang­hái es la ciu­dad que el río Huang­pu di­vi­de en dos dis­tri­tos: Pu­dong, “al es­te del río”, y Pu­xi ,“bahía del oes­te”, don­de está el cen­tro his­tó­ri­co. Am­bos co­nec­ta­dos por el sub­te­rrá­neo y 4 túneles.

En Pu­dong está la ca­lle Nan­jing, la más co­mer­cial de to­da Chi­na, pea­to­nal y bu­lli­cio­sa, que co­mien­za en la Pla­za del Pue­blo Ren­min y lle­ga has­ta la ori­lla del río y a la zo­na por­tua­ria que en la épo­ca de la co­lo­nia era sim­ple­men­te el Bund.

Cien­tos de car­te­les de neón la ilu­mi­nan de día y de no­che, en­tre ellos lo que si­guen en tiempo real la di­ná­mi­ca bursátil de Nue­va York, Lon­dres y To­kio.

So­lo los tex­tos en chino de los car­te­les, esos tra­zos que pa­ra los oc­ci­den­ta­les son un mis­te­rio, les re­cuer­dan a los tu­ris­tas dón­de es­tán. Nan­jing na­da tie­ne que en­vi­diar­les a las gran­des ave­ni­das y los gran­des cen­tros ur­ba­nos del otro la­do del mun­do.

Su au­ge sur­gió lue­go de la Gue­rra del Opio que Chi­na man­tu­vo con el Reino Uni­do de Gran Bretaña e Ir­lan­da, de 1839 a 1842, por el con­tra­ban­do bri­tá­ni­co de opio des­de la In­dia Bri­tá­ni­ca a Chi­na, que el go­bierno im­pe­rial que­ría prohi­bir. Fi­nal­men­te, Chi­na se rin­dió a tra­vés del Tra­ta­do de Nan­kin, por el que ce­dió al Reino Uni­do la is­la de Hong Kong, que en 1997 vol­vió a Chi­na.

En ese au­ge del si­glo XIX tu­vo que ver su es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción y su con­di­ción de gran puer­to flu­vial, cer­ca del que se afin­ca­ron in­gle­ses, franceses y es­ta­dou­ni­den­ses.

La ciu­dad tie­ne lu­ga­res don­de es evi­den­te la lar­ga tra­di­ción de Chi­na, otros que re­fle­jan la his­to­ria de la co­lo­nia y los que mues­tran la mo­der­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.