Her­nán Ja­sen es­tre­na los 40 en el par­ti­do de hoy fren­te a San Mar­tín (C)

Bahía Bas­ket re­ci­be a San Mar­tín (Co­rrien­tes), des­de las 21. Se­rá el pri­mer par­ti­do de Her­nán Ja­sen con 40 años cum­pli­dos. “No pa­ro ca­si nun­ca”, di­jo.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Fer­nan­do Ro­drí­guez fe­ro­dri­guez@la­nue­va.com

De chi­co so­ña­ba con ser igual a Mar­ce­lo Ri­chot­ti, de li­de­rar un equi­po co­mo ese ba­se de pier­nas en­vuel­tas en lla­mas, de trans­mi­tir la per­te­nen­cia del ju­ga­dor pro­pio del club, de te­ner un ba­rrio que res­pal­da­ra de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­cía la gen­te de Pa­cí­fi­co.

Tam­bién, cla­ro, se de­lei­ta­ba con la ele­gan­cia de Juan Es­pil, con ese ti­ro de se­da, con su fi­nu­ra a par­tir del ta­len­to.

El chi­co cre­ció y for­jó su nom­bre pro­pio. Du­ran­te su re­co­rri­do tam­bién fue trans­mi­tien­do, en los más pi­bes, al­go de lo que otros ge­ne­ra­ron en él.

“Me gus­ta­ba mu­cho que mi pa­dre (Car­los) me lle­va­ra a ver los clá­si­cos Es­tu­dian­tes-Olim­po, o los par­ti­dos con Pa­cí­fi­co. Me en­can­ta­ría vol­ver a vi­vir esa pa­sión”, año­ra.

Her­nán Ja­sen sigue ju­gan­do la Li­ga Na­cio­nal por Bahía Bas­ket, aun­que, tam­bién está ha­bi­li­ta­do pa­ra ha­cer­lo en otro equi­po, el que reúne a “Los Pi­bes de 40”. Un club se­lec­to que in­te­gra­ron al­gu­na vez Pa­blo Ba­rrios, Car­los Co­lla, Juan Es­pil, Die­go Lo Grip­po, Raúl Mer­lo, Her­nán Mon­te­ne­gro, Luis Oro­ño, Die­go Ose­lla, Adol­fo Pe­raz­zo, Rubén Ariel Sco­la­ri, Wal­ter Sto­ra­ni y Rubén Wol­kowys­ki.

“To­da­vía vi­vo los par­ti­dos des­de aden­tro de la can­cha. Y no es lo mis­mo. Per­dí la adre­na­li­na del es­pec­ta­dor, de mi­rar el reloj per­ma­nen­te­men­te has­ta que lle­ga­ra la ho­ra de ir a la can­cha, de ha­cer co­la pa­ra in­gre­sar, de es­pe­rar la sa­li­da de los equi­pos a la can­cha...”, enu­me­ra, a es­ta al­tu­ra, con un de­jo de nos­tal­gia.

“Aun­que -ad­vier­te-, no sé si aho­ra me mo­ve­ría lo mis­mo”.

Son otros tiem­pos, di­fe­ren­tes épo­cas. Y aquel hin­cha del bás­quet, siem­pre pre­sen­te en las tri­bu­nas, se con­vir­tió en uno de los gran­des ju­ga­do­res de la his­to­ria de la ciu­dad. -¿Por qué se­guís ju­gan­do?

-Por­que si­go sien­do com­pe­ti­ti­vo. Ten­go ese fue­go aden­tro que me ha­ce desafiar con el ri­val y con­mi­go mis­mo en bus­ca de se­guir me­jo­ran­do. Ob­vio que los pro­gre­sos son ca­da vez me­no­res.

-¿Con­si­de­rás que se irá pro­lon­gan­do la vi­da útil del de­por­tis­ta?

-Me pa­re­ce que ha cam­bia­do. Es to­do más pro­fe­sio­na­li­za­do. Los ju­ga­do­res te­ne­mos ma­yo­res he­rra­mien­tas pa­ra cui­dar­nos. Par­quet flo­tan­te, me­jo­res con­di­cio­nes de via­jes, cui­da­do en las co­mi­das, cuer­po mé­di­co... Tam­bién in­flu­ye mu­cho el en­tre­na­mien­to in­vi­si­ble de ca­da ju- ga­dor. Eso ha­ce que que se alar­gue la ca­rre­ra. -¿En qué te cui­dás?

-En to­do. No sal­go, duer­mo ca­si siem­pre ocho ho­ras y, to­das las ve­ces que pue­do, una ho­ra de sies­ta. En cuan­to a la co­mi­da, tra­to de ha­cer die­tas ba­lan­cea­das. Y es cla­ve no pa­rar. No pa­ro ca­si nun­ca, aun­que es­te­mos en pe­río­do de des­can­so. Des­pués de 15 o 20 días de inac­ti­vi­dad te cues­ta mu­cho vol­ver a em­pe­zar. Cuen­tas pen­dien­tes -¿Qué te que­dó pen­dien­te?

-Me hu­bie­ra gus­ta­do ga­nar la Li­ga ACB (Es­pa­ña), cuan­do per­dí (con Es­tu­dian­tes) 3-2 con Bar­ce­lo­na (tem­po­ra­da 2003-04). Mu­chas ve­ces me da vuel­tas en la ca­be­za. Me que­dé a las puer­tas. Te­nía­mos un gru­po es­pec­ta­cu­lar. Por eso tan­to do­lor.

-¿A qué ju­ga­dor vis­te siem­pre co­mo gran­de?

-Re­cuer­do a Jor­ge Fag­giano. Se re­ti­ró cuan­do es­tá­ba­mos em­pe­zan­do. Aun­que yo, de chi­co, no pen­sa­ba lo que era el re­ti­ro.

-¿Le te­nés mie­do?

-Mmm... Lo tu­ve en un mo­men­to. Aho­ra, dis­fru­to de ca­da jue­go. Lo pien­so mu­cho me­nos que años an­te­rio­res. Me qui­té el pe­so de po­ner­me a pen­sar cuán­do ven­drá el re­ti­ro. Cuan­do ten­ga que ve­nir, ven­drá.

-¿De qué ju­ga­dor ab­sor­bis­te más co­no­ci­mien­tos?

-En­tre com­pa­ñe­ros con los que ju­gué mu­cho y mi­ré mu­cho, a Car­los Jiménez, que lle­gó a ser téc­ni­co de la Se­lec­ción. Ju­ga­ba en mi po­si­ción (ale­ro). Ob­ser­vé mu­cho y apren­dí a va­lo­rar que ano­tar no es lo más im­por­tan­te. To­dos los in­tan­gi­bles los ma­ne­ja­ba co­mo un gran ju­ga­dor.

-¿Con qué com­pa­ñe­ro te sen­tis­te más a gus­to?

-Por años com­par­ti­dos, en Es­tu­dian­tes (Ma­drid) con Na­cho Azo­fra, un ami­go den­tro y fue­ra de la can­cha. Un ba­se que en­ten­día el jue­go y te ge­ne­ra­ba esos pun­tos que a uno le cos­ta­ba con­se­guir. Cuan­do lle­gué a Es­pa­ña te­nía 21 años y él me ayu­dó mu­cho den­tro y fue­ra de la can­cha. Me guió has­ta que me trans­fi­rió el li­de­raz­go del equi­po.

Al­go de eso que apren­dió Pan­cho, ya lo está trans­fi­rien­do a los más jó­ve­nes de Bahía Bas­ket. Un lu­jo. Que lo apro­ve­chen...

PA­BLO PRES­TI-LA NUE­VA.

Pan­cho, un ca­pi­tán den­tro y fue­ra de la can­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.