Las vi­ven­cias de Be­lén Mon­je con los re­fu­gia­dos af­ga­nos en Grecia

Ellos di­cen que es­tán va­ra­dos y no tie­nen fu­tu­ro. Ella bus­ca dar­les es­pe­ran­zas, so­bre to­do a los más chi­cos. Tras su ex­pe­rien­cia, es­cri­bió un li­bro ti­tu­la­do Aman­do sin fron­te­ras.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Gus­ta­vo Pe­rey­ra gpe­rey­ra@la­nue­va.com

Be­lén Mon­je (pun­tal­ten­se, 29 años) ate­so­ra di­bu­jos que le hi­cie­ron chi­cas y chi­cos af­ga­nos en el cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos en Grecia al que fue a dar una mano el año pa­sa­do.

"Es­te es mi nom­bre en per­sa. Me lo hi­zo Asef. Di­bu­ja, pin­ta, tie­ne to­dos los ta­len­tos. Es uni­ver­si­ta­rio, em­pe­zó a dar cla­ses de in­glés en el cam­pa­men­to y es un ejem­plo de re­si­lien­cia. To­da­vía no con­si­guió asi­lo", cuen­ta.

El res­to de esos te­so­ros son ca­si to­dos di­bu­jos de co­ra­zo­nes y ban­de­ras y al­gu­nas poe­sías en in­glés y per­sa que ha­blan de va­lo­res, amor y de­seos de paz. Pe­ro tam­bién de in­com­pren­sión y so­le­dad.

"To­dos tra­tan de en­con­trar a la per­so­na co­rrec­ta, pe­ro na­die tra­ta de ser una per­so­na co­rrec­ta. Sé fe­liz fren­te a la gen­te que no te quie­re, eso los ma­ta. Un día me iré y ja­más vol­ve­ré". Lo es­cri­bió Ab­du­llah, otro chi­co que lle­gó con su fa­mi­lia al cam­pa­men­to de rMa­la­ka­sa, hu­yen­do de la gue­rra, la per­se­cu­ción y el mie­do a mo­rir a ma­nos de los ex­tre­mis­tas is­lá­mi­cos.

Ma­la­ka­sa es una ba­se mi­li­tar grie­ga aban­do­na­da cer­ca de Ate­nas. Den­tro de su pe­rí- me­tro alam­bra­do, el go­bierno y las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les ins­ta­la­ron car­pas y con­te­ne­do­res ha­bi­ta­bles.

Ahí ter­mi­nan cien­tos de af­ga­nos que lle­gan des­de Tur­quía en bo­tes pre­ca­rios, des­pués de ha­ber atra­ve­sa­do por tie­rra 4.000ki­ló­me­tros.

Co­mo ir de Us­huaia a La Quia­ca, pe­ro con lo pues­to, cru­zan­do 3 paí­ses dis­tin­to y con la es­pe­ran­za de se­guir ca­mino a Ale­ma­nia pa­ra en­con­trar un fu­tu­ro mejor.

Pe­ro "no hay fu­tu­ro", di­cen ellos. Es­tán va­ra­dos en Ma­la­ka­sa por­que las fron­te­ras es­tán ce­rra­das y los paí­ses eu­ro­peos ya no dan asi­lo.

"Me­nos si sos af­gano — cuen­ta Be­lén—. A di­fe­ren­cia de los si­rios, que tie­nen prio­ri­dad pa­ra que­dar­se en Grecia, a los af­ga­nos los con­si­de­ran in­mi­gran­tes ile­ga­les y los tie­nen en el cam­pa­men­to has­ta que de­ci­den si los de- por­tan o no."

Un tes­ti­mo­nio sin fron­te­ras. Be­lén via­jó 2 ve­ces a Ma­la­ka­sa co­mo vo­lun­ta­ria de Re­mar, una or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal es­pa­ño­la que brin­da ayu­da hu­ma­ni­ta­ria en dis­tin­tas par­tes del mun­do. Pri­me­ro fue en ma­yo de 2016 y des­pués es­tu­vo de di­ciem­bre a mar­zo de 2017.

De esos dos via­jes na­ció "Aman­do sin fron­te­ras", un li­bro que ter­mi­nó de es­cri­bir a su re­gre­so a Pun­ta Al­ta y que pre­sen­tó es­te ve­rano.

"Des­pués del pri­mer via­je, al­go me re­mo­vió to­do lo que ha­bía vi­vi­do y sen­tí que te­nía que ha­cer al­go pa­ra com­par­tir. Y me pu­se a re­dac­tar las his­to­ria de las per­so­nas que co­no­cí", cuen­ta Be­lén.

So­bre el cam­pa­men­to, re­cuer­da que dor­mía en Ate­nas y a las 6:30 am ya es­ta­ba des­pier­ta. Un ca­mión la lle­va­ba has­ta el cam­pa­men­to, se po­nía la pe­che­ra ver­de de su ONG y em­pe­za­ba a pe­lar pa­pas y za­naho­rias pa­ra la sopa de los re­fu­gia­dos. Des­pués lim­pia­ba unas me­sas y se sen­ta­ba a ha­cer ma­nua­li­da­des y jue­gos con los más chi­qui­tos.

En otro tin­gla­do ha­bía me­sas lar­gas con ro­pa y cal­za­do pa­ra los re­fu­gia­dos. A ve­ces era di­fí­cil en­con­trar al­go que les gus­te, pe­ro Be­lén los ayu­da­ba a ele­gir y re­vol­vía has­ta en­con­trar lo que bus­can.

Afue­ra, el sue­lo cu­bier­to de pie­dri­tas ha­cían rui­do al ca­mi­nar en­tre las car­pas blan­cas nu­me­ra­das: B19, B20, B21... En otra par­te del cam­pa­men­to el vien­to arre­mo­li­na­ba la tie­rra en el ai­re.

Be­lén ca­mi­na­ba en­tre car­pas ha­cia el sa­lón de es­par­ci­mien­to y una ne­na la se­guía. Es Fe­resh­ta, de 8 años y nun­ca fal­ta­ba si ha­bía que ju­gar. Le en­can­ta­ba sal­tar la so­ga y pa­re­cía que así se ol­vi­da­ba de to­do. Reía, sal­ta­ba y su pe­lo ne­gro, lar­go y la­cio se al­bo­ro­ta­ba.

Fe­resh­ta lle­gó al cam­pa­men­to con sus pa­dres y her­ma­ni­tos. Cuan­do Be­lén los vi­si­ta­ba en el con­te­ne­dor en el que vi­vían, la ne­na ha­cía de tra­duc­to­ra por­que sus pa­dres no ha­bla­ban na­da de in­glés.

"Fue muy com­pa­ñe­ra y com­par­ti­mos mu­cho tiempo jun­tas —cuen­ta Be­lén—. Su son­ri­sa era tan ge­nui­na que me asom­bra­ba su ca­pa­ci­dad de dis­fru­te, es­tan­do en un cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos".

Ha­ce unos días, Fe­resh­ta le man­dó un au­dio en in­glés por What­sapp: "Ho­la Be­lén, ¿có­mo es­tás? Te ex­tra­ño y te quie­ro".

Tam­bién re­ci­bió uno en es­pa­ñol de Eh­san, otro ne­ne af­gano con el que sigue en con­tac­to: "Ho­la Be­lén, ¿có­mo es­tás? Soy Eh­san. Te quie­ro".

En el sa­lón de es­par­ci­mien­to se jun­ta­ban gran­des y chi­cos a pa­sar el tiempo. Pe­ro el tiempo pa­re­ce que no pa­sa­ba más en el cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de Ma­la­ka­sa. Y Be­lén no veía la ho­ra de vol­ver.

Al pre­gun­tar­le qué es lo que más "le pe­gó" de Ma­la­ka­sa, res­pon­dió: "Me im­pac­tó ver el es­ta­do men­tal de las per­so­nas. Es la na­da mis­ma to­dos los días. Aho­ra tie­nen un te­chi­to, su ro­pi­ta y co­mi­di­ta, pe­ro no ha­cen na­da y no hay he­rra­mien­tas pa­ra que desa­rro­llen un pro­yec­to de vi­da.

"A lar­go pla­zo, la sa­lud men­tal se de­te­rio­ra. Co­no­cí a un re­fu­gia­do que era pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de in­glés y el te­ma de la edu­ca­ción de sus hi­jos lo te­nía muy mal. Es­pe­ra que los de­por­ten".

“No son po­bres que es­ca­pa­ron por­que no te­nían qué co­mer. La ma­yo­ría es gen­te cul­ta y mu­chos ya tie­nen par­te de su fa­mi­lia en paí­ses de Eu­ro­pa. Las fa­mi­lias es­tán di­vi­di­das”.

GENTILEZA BE­LÉN MON­JE

Be­lén (cen­tro) en el du­ro es­ce­na­rio de tra­ba­jo. En su úl­ti­mo via­je, es­tu­vo brin­dan­do asis­ten­cia du­ran­te tres me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.