Se abre el de­ba­te so­bre la pre­sen­cia del car­pin­cho en el sud­oes­te bo­nae­ren­se

La pre­sen­cia del roe­dor más gran­de del mun­do en el SOB ya es in­di­si­mu­la­ble. Ex­per­tos con­sul­ta­dos afir­man que no es una pla­ga ni re­pre­sen­ta un ries­go pa­ra la po­bla­ción. Y que ya de­be­ría ini­ciar­se un de­ba­te pa­ra la con­vi­ven­cia.

La Nueva Domingo - - PORTADA - Gui­ller­mo D. Rue­da nom­bre@la­nue­va.com

“An­tes de in­ter­ve­nir una es­pe­cie autóctona, es pru­den­te ha­cer un es­tu­dio bio­ló­gi­co pa­ra sa­ber cuán­tos hay y cuál es la dis­per­sión al­can­za­da", di­jo Doiny Ca­bré.

YA LLE­GA­RON A LAS EN­CA­DE­NA­DAS

“El car­pin­cho en­con­tró, en el sud­oes­te bo­nae­ren­se, un lu­gar apa­ci­ble pa­ra vi­vir. Co­mo es­pe­cie acuá­ti­ca vino a ocu­par un ni­cho que es­ta­ba va­cío; pe­ro está cla­ro que un roe­dor her­bí­vo­ro no nos va a com­pli­car la vi­da”.

Lo di­jo Ale­jan­dro Mo­ri­ci, na­tu­ra­lis­ta ra­di­ca­do en Bor­de­na­ve y es­tu­dio­so del te­ma en la zo­na de Sie­rra de la Ven­ta­na, acer­ca del de­ba­te ins­ta­la­do por la ma­yor apa­ri­ción de car­pin­chos en una re­gión, co­mo la nues­tra, que no re­gis­tra an­te­ce­den­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos an­te­rio­res a 2005.

Mo­ri­ci sos­tu­vo que des­de ha­ce un tiempo sigue el pa­so de los car­pin­chos y que ya atra­ve­sa­ron las sie­rras, en la Co­mar­ca, si­guie­ron por Co­ro­nel Suárez y lle­ga­ron a Las En­ca­de­na­das, a la al­tu­ra de Gua­mi­ní.

“La co­lo­ni­za­ción se hi­zo por la cos­ta. Ha si­do por fac­to­res an­tró­pi­cos y por el cam­bio cli­má­ti­co”, di­jo.

“La pri­me­ra ex­pli­ca­ción hay que bus­car­la en la dis­mi­nu­ción de la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio, lo que per­mi­te a es­ta es­pe­cie tro­pi­cal apro­ve­char nues­tra zo­na. Y exis­ten otros fac­to­res fun­da­men­ta­les”, agre­gó.

El in­ves­ti­ga­dor alu­dió a la de­fo­res­ta­ción ma­si­va que se está ha­cien­do en el te­rri­to­rio na­ti­vo del car­pin­cho —"el Del­ta, hoy diez­ma­do por los coun­tries y los ba­rrios pri­va­dos”, di­jo—, lo que hi­zo que el roe­dor se tras­la­de a un si­tio pa­re­ci­do al que se mue­ve ha­bi­tual­men­te.

“Es­to tam­bién se vio fa­vo­re­ci­do por la ex­ten­sión, cer­ca de la cos­ta, de las plan­ta­cio­nes de so­ja y de gi­ra­sol, por ejem­plo, que le dan co­ber­tu­ra pa­ra que se pue­da es­con­der “, co­men­tó.

Mo­ri­ci tam­bién sos­tu­vo que el car­pin­cho uti­li­za el mar co­mo co­rre­dor, ya que es buen ma­mí­fe­ro acuá­ti­co y que, a su vez, in­gre­sa por to­dos los ríos que en­cuen­tra a me­di­da que se va des­pla­za por la geo­gra­fía cos­te­ra.

“Ha en­tra­do por el Sau­ce Gran­de, por el río Que­quén y así ha­cia el in­te­rior de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res”, di­jo.

“El car­pin­cho tam­bién se ha be­ne­fi­cia­do por el des­po­bla­mien­to de pro­duc­to­res, ya que ni si­quie­ra que­dan los pe­rros, al mar­gen que el sud­oes­te bo­nae­ren­se es una zo­na fa­vo­ra­ble por­que no en­cuen­tra pre­da­do­res”, ad­mi­tió.

“En el nor­te, el pu­ma y el ya­gua­re­té lo man­te­nían a ra­ya, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, pe­ro tan­to allá co­mo acá el pu­ma existe en for­ma ex­cep­cio­nal, jus­ta­men­te por lo que co­men­ta­ba de la am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la”, afir­mó.

En la mis­ma lí­nea de aná­li­sis, Mo­ri­ci en­tien­de que el car­pin­cho no pue­de ser con­tem­pla­do co­mo una pla­ga.

“No se lo con­si­de­ra pla­ga en nin­gún si­tio de la Ar­gen­ti­na. In­clu­so, en la pro­vin­cia de San­ta Fe es una es­pe­cie pro­te­gi­da por ley, ya que está ex­pues­to a la ca­za por la piel y por la car­ne, que se co­mer­cia­li­zan”, sos­tu­vo.

“Pe­ro, co­mo to­do roe­dor, al te­ner que gas­tar los dien­tes de ade­lan­te pue­de afec­tar al­gu­na par­te de los pa­los (NdR: de los alam­bra­dos) o al­gún cul­ti­vo con la ca­ña me- dia grue­sa, co­mo pue­den ser el maíz, el sor­go y de­más”, ex­pli­có.

“El te­ma de que el car­pin­cho sea una pla­ga es dis­cu­ti­ble, ya que, en­tien­do, la can­ti­dad de ani­ma­les en la re­gión no es tan nu­me­ro­sa pa­ra lle­gar a ese ni­vel”, co­men­tó Car­los Bo­dan­za, mé­di­co ve­te­ri­na­rio es­pe­cia­li­za­do en pla­gas a ni­vel ru­ral, pre­si­den­te del Co­le­gio de Ve­te­ri­na­rios de Bahía Blan­ca y pe­rio­dis­ta agro­pe­cua­rio.

“Des­de el pun­to de vis­ta agrí­co­la, el car­pin­cho tie­ne el há­bi­to de co­mer cer­ca de las ri­be­ras de los arro­yos o de las la­gu­nas don­de vi­ve, por lo cual no existe un da­ño im­por­tan­te en los cul­ti­vos. Po­dría ha­ber ca­sos pun­tua­les, pe­ro ese no es su há­bi­to ali­men­ti­cio”, agre­gó.

Bo­dan­za tam­bién con­tó que nun­ca el da­ño se­rá tan im­por­tan­te co­mo el que pro­vo­can en los cul­ti­vos el lo­ro, el gi­ra­sol, la viz­ca­cha y la pa­lo­ma.

“En agro, cuan­do se di­ce de erra­di­car una pla­ga o eli­mi­nar una ma­le­za se ha­bla de con­tro­lar­la o ma­ne­jar­la, ya que esos son los tér­mi­cos ade­cua­dos pa­ra ma­ne­jar­se en la na­tu­ra­le­za", ma­ni­fes­tó Bo­dan­za.

"Cuan­do uno ha­bla de prohi­bir es­ta­mos alu­dien­do a una es­pe­cie, por ejem­plo el car­pin­cho, que hoy no tie­ne un pre­da­dor na­tu­ral, más allá del pu­ma o el ga­to mon­tés, y la ca­za con­tro­la­da que po­dría rea­li­zar el hom­bre. Ahí se pro­vo­ca­ría un des­equi­li­brio con esa po­bla­ción”, re­la­tó.

Tam­bién ci­tó el ca­so del pe­lu­do.

“Es con­si­de­ra­do una pla­ga den­tro del sec­tor agro­pe­cua­rio por­que lo ve­mos rom­pien­do in­fi­ni­dad de si­los bol-

sa. Tam­bién ha pro­li­fe­ra­do el chan­cho ja­ba­lí en una am­plia zo­na, ya que a cau­sa de los in­cen­dios se tras­la­da­ron ha­cia la zo­na cer­ca­na a Bahía Blan­ca y, aho­ra, es­tán des­de la ru­ta na­cio­nal 35 ha­cia nues­tra ciu­dad”, re­la­tó.

“Tan­to el ja­ba­lí, co­mo el car­pin­cho, sí po­drían ser pe­li­gro­sos a la ho­ra de cor­tar una ru­ta, pe­ro de ahí a ser una pla­ga hay una dis­tan­cia. No me atre­vo a ca­li­fi­car­lo de esa ma­ne­ra”, ase­gu­ró Bo­dan­za.

“El con­cep­to de pla­ga es un po­co anacró­ni­co e in­con­ve­nien­te des­de el pun­to de vis­ta am­bien­tal”, sos­tu­vo —por su par­te— Cris­tó­bal Doiny Ca­bré, na­tu­ra­lis­ta y ve­cino de Sie­rra de la Ven­ta­na.

“Es cier­to que hay es­pe­cies que pue­den con­ver­tir­se en un pro­ble­ma y por eso lo ideal es ha­cer un ma­ne­jo ade­cua­do”, afir­mó.

“Creo que an­tes de in­ter­ve­nir, o no, res­pec­to de una es­pe­cie autóctona, es pru­den­te ha­cer un es­tu­dio bio­ló­gi­co pa­ra sa­ber cuán­tos hay y cuál es la dis­per­sión que han al­can­za­do que, por lo que di­cen, es bas­tan­te am­plia en nues­tra re­gión, por la zo­na del Sau­ce Chi­co”, sos­tu­vo.

Doiny Ca­bré ra­ti­fi­có que los car­pin­chos no son ori­gi­na­rios del te­rri­to­rio bo­nae­ren­se, por lo que es­te he­cho ge­ne­ra una in­tru­sión a un eco­sis­te­ma que ya está muy mo­di­fi­ca­do.

“Voy a Sie­rra de la Ven­ta­na des­de chi­co y no re­cuer­do ha­ber vis­to al­gún car­pin­cho al­gu­na vez. Creo que los pri­me­ros em­pe­za­ron a apa­re­cer en 2005. Al pri­me­ro lo vi fue en 2006 y me lla­mó mu­cho la aten­ción por­que de le­jos pa­re­cía una nu­tria y me sor­pren­dó por el ta­ma­ño; cla­ro, era un car­pin­cho”, ase­ve­ró el na­tu­ra­lis­ta.

“An­tes era al­go sim­pá­ti­co, pe­ro hoy se van bas­tan­tes más; se no­ta mu­cho. No di­go que no pue­da trans­for­mar­se en un pro­ble­ma, pe­ro —in­sis­tió— creo que cual­quier de­ci­sión que se to­me, por­que aca­so con­ta­mi­nen el agua en los si­tios don­de hay desa­rro­llos tu­rís­ti­cos, de­be­rá con­te­ner una ba­se téc­ni­ca y cien­tí­fi­ca”.

En ese mis­mo sen­ti­do, una even­tual con­ta­mi­na­ción por las ex­cre­tas de los car­pin­chos ha ori­gi­na­do no po­cas dis­cu­sio­nes. In­clu­so, por la apa­ren­te apa­ri­ción de Es­che­ri­chia co­li en el di­que de Sie­rra de la Ven­ta­na.

“La EC de­tec­ta­da en el agua tie­ne más pro­ba­bi­li­da­des de pro­ve­nir de un va­cuno que de un car­pin­cho”, acla­ró Bo­dan­za.

“Des­co­noz­co la com­po­si­ción bac­te­ria­na de la ma­te­rial fe­cal de un car­pin­cho, pe­ro sí sa­be­mos de la pre­sen­cia de EC con ce­pas tó­xi­cas, la O 157, en la ma­te­ria fe­cal del bo­vi­nos. Eso existe en to­das las ri­be­ras de los arro­yos de la zo­na, por­que son fuen­tes de be­bi­da de los ro­deos”, afir­mó.

“El pro­ble­ma es que se ha­ce un bal­nea­rio en un arro­yo que vie­ne ba­jan­do de las sie­rras y es ló­gi­co que trai­ga ex­cre­tas de to­das las es­pe­cies que an­dan dan­do vuel­tas”, aña­dió.

“¿Si es un pe­li­gro pa­ra los tu­ris­tas? No. El car­pin­cho, co­mo to­do roe­dor, es asus­ta­di­zo y hui­do­zo", di­jo.

“No re­pre­sen­ta un pe­li­gro, más allá de que co­noz­co ca­sos de pro­duc­to­res que han atro­pe­lla­do al­gu­nos en ca­mi­nos ve­ci­na­les. En zo­na de Tres Arro­yos se ve con fre­cuen­cia”, co­men­tó.

Bo­dan­za ci­tó al dis­tri­to de Torn­quist co­mo un ca­so pun­tual, ya que han ba­ja­do los cau­ces de los arro­yos y, ade­más, son usa­dos pa­ra fi­nes tu­rís­ti­cos co­mo en los bal­nea­rios.

“Es pro­ba­ble que allí se ha­yan jun­tan­do más ex­cre­tas de lo nor­mal del cau­ce de un arro­yo, pe­ro na­da que per­mi­ta in­fe­rir, por aho­ra, que sea una pla­ga del sec­tor agro­pe­cua­rio”, co­men­tó.

“Has­ta el mo­men­to, de acuer­do con lo que he es­tu­dia­do en la Co­mar­ca Se­rra­na y en Co­ro­nel Suárez, no en­con­tré nin­gún efec­to co­la­te­ral ne­ga­ti­vo por la pre­sen­cia de car­pin­chos, con la so­la ex­cep­ción de ha­ber­los vis­to", afir­mó Mo­ri­ci.

"Sí po­dría ata­car al­gún cul­ti­vo cer­cano a los cuer­pos de agua, pe­ro se­ría ex­cep­cio­nal”, aña­dió.

“No creo que va­ya a cons­ti­tuir­se en un pro­ble­ma, así co­mo tam­po­co que va­ya a trans­mi­tir al­gu­na en­fer­me­dad”, sos­tu­vo.

“Por ejem­plo, en el ca­so de los even­tua­les ex­cre­men­tos en los bal­nea­rios no creo que ha­ya una afec­ta­ción gra­ve, ya que si así su­ce­die­ra en to­dos los bal­nea­rios de los ríos Pa­ra­ná y Uru­guay, por ejem­plo, don­de acu­den mi­les de per­so­nas, co­no­ce­ría­mos los al­can­ces de es­ta com­ple­ji­dad. Y has­ta hoy no la hay”, ar­gu­men­tó.

Mo­ri­ci di­jo que el car­pin­cho es una es­pe­cie que está, des­de Mi­sio­nes has­ta Bue­nos Ai­res, con­vi­vien­do con no po­cos ríos y que en nin­gún la­do es con­si­de­ra­do co­mo trans­mi­sor de al­gu­na en­fer­me­dad pa­ra el hom­bre.

Doiny Ca­bré di­jo que des­co­no­ce si los car­pin­chos pue­den ge­ne­rar pro­ble­mas a los cul­ti­vos, co­mo tam­po­co si po­drían con­ta­mi­nar los di­ques.

“No ten­go re­gis­tros de nues­tra zo­na. Es­to es muy re­cien­te, cla­ro”, aña­dió el na­tu­ra­lis­ta.

FO­TOS: SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Un car­pin­cho se ali­men­ta en un arro­yo de la Co­mar­ca Se­rra­na, en el dis­tri­to de Torn­quist. Los adultos pue­de lle­gar a me­dir has­ta 1,30 me­tros y pe­sar 60 ki­los.

FO­TO GENTILEZA: PA­TO CASALI LA­RREA

Un car­pin­cho se mo­vi­li­za por el pa­seo La Ca­rrin­dan­ga, en Bahía Blan­ca. La ima­gen es del 25 de fe­bre­ro del año pa­sa­do.

Car­los Bo­dan­za, mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en pla­gas.

Doiny Ca­bré, na­tu­ra­lis­ta, vi­ve en Sie­rra de la Ven­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.