El carnaval, una de las ce­le­bra­cio­nes más es­pe­ra­das por to­dos.

La Nueva Domingo - - DOMINGO TESTIMONIOS - Gui­ller­mi­na Riz­zo

Hay fe­chas que son an­sia­das por di­fe­ren­tes mo­ti­vos; el carnaval es una de ellas.

De ni­ña, el de­seo era lú­di­co: lle­nar “bom­bu­chas”, car­gar bal­des con agua y ju­gar con los chi­cos del ba­rrio. Me to­có cre­cer en una épo­ca en la que el cor­so es­ta­ba ve­da­do, com­par­sas, dis­fra­ces y más­ca­ras que­da­ban se­pul­ta­das an­te un ré­gi­men.

Hoy, el de­seo, está li­ga­do a los días de des­can­so que ofre­ce es­ta fe­cha; y las más­ca­ras no es­tán se­pul­ta­das.

Más­ca­ras y Psi­co­lo­gía con­ver­gen en mu­chos as­pec­tos. En reite­ra­das oca­sio­nes afir­mo que el ob­je­ti­vo de la ta­rea es plan­tear pre­gun­tas pa­ra quien con­sul­ta pue­da des­en­mas­ca­rar un pro­ble­ma, un sín­to­ma, un do­lor, un con­flic­to.

Al­can­zan unos mi­nu­tos pa­ra ob­ser­var, co­mo co­ti­dia­na­men­te, las per­so­nas em­plean más­ca­ras pa­ra cu­brir ros­tros, en­mas­ca­rar si­tua­cio­nes, ex­pre­san­do una iden­ti­dad di­fe­ren­te a la pro­pia, co­mu­ni­can­do sen­ti­mien­tos tal vez di­fe­ren­tes a los que en ver­dad se sien­ten. El fin es ta­par, mos­trar al­go di­sí­mil a lo que ver­da­de­ra­men­te es, o su­ce­de.

¿Cuá­les son las fun­cio­nes cum­plen las más­ca­ras co­ti­dia­nas? ¿Cuá­les son las más ha­bi­tua­les en el desfile del dia­rio vi­vir?

Es­cu­char dis­cur­sos, re­la­tos, na­rra­ti­vas e his­to­rias de vi­da, in­ter­cam­biar con­ver­sa­cio­nes tri­via­les y pro­fun­das, al­ter­nar diá­lo­gos for­ma­les, pro­to­co­la­res, tam­bién re­le­ja­dos y dis­ten­di­dos, me per­mi­ten ad­ver­tir que quien por­ta una más­ca­ra lo ha­ce por di­fe­ren­tes mo­ti­vos.

Des­de ocul­tar la ver­da­de­ra iden­ti­dad has­ta en­cu­brir sen­ti­mien­tos, o di­si­mu­lar do­lo­res y de­bi­li­da­des o ta­par “la reali­dad”, son los mo­ti­vos más ha­bi­tua­les; tam­bién la per­so­na se dis­fra­za pa­ra con­ser­var una pa­re­ja, amis­ta­des, pa­ra agra­dar, atraer y pa­ra ser acep­ta­do. ¡Más­ca­ras y apa­rien­cias! ¡Lis­ta­do de dis­fra­ces! El an­sio­so que res­pi­ra pro­fun­do, cuen­ta has­ta diez, cien, mil e in­ten­ta mos­trar­se re­la­ja­do. El de­pri­mi­do, an­gus­tia­do, que lle­ga a su tra­ba­jo de­rro­chan­do op­ti­mis­mo. El exi­to­so y has­ta al­ta­ne­ro, que es­con­de en su maletín los nú­me­ros “en ro­jo” de su cuen­ta ban­ca­ria.

El con­tro­la­dor, que fue trai­cio­na­do, pen­dien­te de ca­da asun­to, sigue a to­dos, cuer­po a cuer­po, pa­ra evi­tar nue­vas trai­cio­nes. El su­pe­ra­do, que dis­fra­za su in­se­gu­ri­dad y no per­mi­te que al­go nue­vo su­ce­da.

El jus­ti­cie­ro, con su más­ca­ra de ecua­ni­mi­dad, cree te­ner la va­ra pa­ra me­dir con exac­ti­tud y se tor­na in­fle­xi­ble. El per­fec­cio­nis­ta, que dis­fra­za sus ob­se­sio­nes y mie­dos. El fuer­te, que to­do lo pue­de, es­con­de tras su es­cu­do pro­tec­tor, he­ri­das aún abier­tas.

El di­ver­ti­do, con la ri­sa y la son­ri­sa per­ma­nen­te, que ocul­ta un va­cío y en­sor­de­ce sus tris­te­zas. El in­di­fe­ren­te, ése, al que na­da le im­por­ta, pe­ro que está he­cho tri­zas por den­tro. El in­de­pen­dien­te, que en­cu­bre des­am­pa­ros y libra ba­ta­llas co­ti­dia­nas con­tra el de­sa- pe­go su­fri­do, no pue­de ce­le­brar un com­pro­mi­so por te­mor al aban­dono.

El es­cu­rri­di­zo, que dis­fru­ta la so­le­dad y hu­ye de com­pa­ñías por te­mor a ser re­cha­za­do. El se­duc­tor, que, con gen­ti­le­zas y pa­la­bras adu­la­do­ras, en­cu­bre con­duc­tas hos­ti­les, ma­ni­pu­la­do­ras, aco­sa­do­ras y vio­len­tas.

La “víc­ti­ma”, dis­fra­za­da pa­ra lla­mar la aten­ción, pro­cla­man­do que es blan­co de to­dos los ata­ques y per­se­cu­cio­nes y que el mun­do está en su con­tra, cree ver “cons­pi­ra­do­res” don­de ver­da­de­ra­men­te no los hay; sin du­das la más­ca­ra de “llo­ro­na” le re­di­túa gran­des be­ne­fi­cios, aun­que no siem­pre du­ra­de­ros.

El cas­ti­ga­do o ma­so­quis­ta, que en­mas­ca­ra hu­mi­lla­cio­nes pa­de­ci­das en los pri­me­ros años de vi­da, cu­bre la pe­na y la ver­güen­za tran­si­tan­do por la vi­da bus­can­do do­lor.

¡Más­ca­ras! ¡Cien­tos, mi­les! ¡Una pa­ra ca­da oca­sión! A ve­ces usa­mos tan­tas que ol­vi­da­mos ser quien en ver­dad so­mos.

De ni­ña, el de­seo era lú­di­co: lle­nar “bom­bu­chas”, car­gar bal­des con agua y ju­gar con los chi­cos del ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.