Un ca­la­mi­to­so PJ, a pe­dir de Ma­cri

La Nueva Domingo - - EL PAÍS. - Por Eu­ge­nio Pai­llet in­fo@la­nue­va.com

El Go­bierno se hi­zo un fes­tín en me­dio del sai­ne­te que pro­ta­go­ni­zó el pe­ro­nis­mo, con la in­ter­ven­ción del PJ nacional dis­pues­to por la jue­za Ser­vi­ni de Cu­bría. Ya es un chas­ca­rri­llo re­cu­rren­te es­cu­char a fun­cio­na­rios del pri­mer y se­gun­do ni­vel del ga­bi­ne­te re­co­no­cer que mien­tras la ma­la­ria pro­pia trans­cu­rre por otro an­da­ri­vel, que no es otra que la in­ca­pa­ci­dad ma­ni­fies­ta del Go­bierno pa­ra en­con­trar­le la vuel­ta a la in­fla­ción, el prin­ci­pal par­ti­do opo­si­tor siem­pre acu­de en su ayu­da.

Se es­cu­chó de­cir, ade­más, en me­dio de aque­llas reunio­nes fes­ti­vas que si to­do lo que tie­ne pa­ra ofre­cer­se co­mo al­ter­na­ti­va de Ma­cri es la bús­que­da de una re­no­va­ción de la mano de Ba­rrio­nue­vo, Gio­ja y Duhal­de, el pe­ro­nis­mo es­tá fri­to.

Tam­bién bus­can lla­mar la aten­ción con otro dato, que no es otro que el apor­te de los kirch­ne­ris­tas y cris­ti­nis­tas a los es­fuer­zos de Gio­ja pa­ra im­pe­dir la in­ter­ven­ción, con una pa­ro­dia de "re­sis­ten­cia" en la se­de de la ca- lle Mat­heu, apa­ren­te­men­te en­via­dos por su je­fa y men­to­ra. "Es kaf­kiano, los que aho­ra de­fien­den al par­ti­do son los fa­ná­ti­cos de la se­ño­ra que di­jo que el PJ era un se­llo que no re­pre­sen­ta­ba a na­die".

Al­go de ra­zón tie­ne el ar­gu­men­to: Cris­ti­na Fer­nán­dez des­pre­ció al Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta con tal de no dar­le el gus­to de una in­ter­na a Flo­ren­cio Ran­daz­zo, y se fue a for­mar otro par­ti­do, Uni­dad Ciu­da­da­na. con el que ade­más per­dió tres elec­cio­nes se­gui­das. Car­tón lleno pa­ra el ma­cris­mo de pa­la­dar ne­gro.

Puede acep­tar­se que los re­cu­rren­tes es­pec­tácu­los del pe­ro­nis­mo en pos "de la uni- dad" son ca­si pian­ta­vo­tos. "Es evi­den­te que ac­ti­tu­des así es­pan­tan los es­tra­tos me­dios a los que bus­ca­mos re­cu­pe­rar pa­ra ga­nar­le a Ma­cri", de­cían el vier­nes al la­do de Mi­guel Pi­chet­to. Ba­rrio­nue­vo no con­si­guió el apo­yo de un so­lo go­ber­na­dor, de nin­gún se­na­dor o dipu­tado del pe­ro­nis­mo "ra­cio­nal", me­nos del in­flu­yen­te se­na­dor rio­ne­grino o de un pre­si­den­cia­ble co­mo Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, ni de nin­gún ca­ci­que te­rri­to­rial.

En ese mar­co sue­nan ro­cam­bo­les­cas las de­cla­ra­cio­nes del gas­tro­nó­mi­co, que di­ce po­ner­se al fren­te de "una cru­za­da" que con­vo­ca­rá a to­dos los sec­to­res par­ti­da­rios, me­nos los cris­ti­nis­tas, cla­ro, pa­ra re­or­ga­ni­zar el jus­ti­cia­lis­mo y pre­sen­tar­se co­mo una fuer­za ca­paz de ga­nar­le a Ma­cri el año que vie­ne. ¿Se ima­gi­na­rá a sí mis­mo co­mo el can­di­da­to na­tu­ral de esa es­tram­bó­ti­ca idea? Se­ría la fru­ti­lla de un ab­sur­do mo­nu­men­tal.

Así y to­do ca­bría ad­ver­tir que. en el Go­bierno, la pro­ce­sión va por den­tro. Y que apro­ve­char­se de los mal­pa­sos del "pe­jo­tis­mo", que a fin de cuen­tas no es to­do el pe­ro­nis­mo, pa­ra di­si­mu­lar sus pro­pios agu­je­ros, puede so­nar co­mo dar­le as­pi­ri­nas a un en­fer­mo de cán­cer.

Los fo­cus group que se­ma­nal­men­te or­ga­ni­za Jai­me Durán Bar­ba y al­gu­nas en­cues­tas que en­car­ga el go­bierno han aler­ta­do en los úl­ti­mos tiem­pos al pre­si­den­te y a la me­sa chi­ca del ma­cris­mo, y ge­ne­ran preo­cu­pa­ción en otros es­ca­lo­nes del ala po­lí­ti­ca del ga­bi­ne­te. Ocu­rre que de esos tra­ba­jos sur­ge que la so­cie­dad si­gue sos­te­nien­do que la in­fla­ción es su prin­ci­pal pro­ble­ma, pe­ro aho­ra le agre­ga un dato: no es­tá tan se­gu­ra de que el Go­bierno se­pa có­mo so­lu­cio­nar ese fla­ge­lo.

En se­gun­do tér­mino, los re­sul­ta­dos re­po­nen en la es­ce­na un pro­ble­ma so­cial que el ofi­cia­lis­mo creía te­ner con­tro­la­do, co­mo es el mie­do de los ciu­da­da­nos a per­der el em­pleo. Ocu­rre en mo­men­tos en que los nú­me­ros ofi­cia­les re­co­no­cen que el em­pleo for­mal no cre­ce, mien­tras se in­cre­men­tan el cuen­ta­pro­pis­mo y el em­pleo en ne­gro.

Los ra­di­ca­les, en tan­to, se han pues­to de pun­ta con­tra su prin­ci­pal so­cio de Cam­bie­mos y ya no só­lo por el vie­jo re­cla­mo de más car­gos de re­le­van­cia o in­je­ren­cia. Aho­ra van por la in­ca­pa­ci­dad del Go­bierno pa­ra po­ner­le freno a la in­fla­ción, o la pre­sun­ta in­di­fe­ren­cia de al­gu­nos mi­nis­tros pa­ra con­te­ner a la cla­se me­dia, que es la ba­se del vo­to ma­cris­ta. Cornejo y su ata­que di­rec­to a la in­sen­si­bi­li­dad de Aran­gu­ren es un ejem­plo.

Los tro­pie­zos de Luis Capu­to, que se su­man a otros ca­sos ya co­no­ci­dos y a la re­ve­la­ción de que Ni­co­lás Du­jov­ne blan­queó $ 20 mi­llo­nes an­tes de asu­mir, son fal­tan­tes éti­cos que al Go­bierno le es­ta­ría cos­tan­do arras­trar ha­cia un rin­cón me­nos visible. En ese cua­dro, no hay pe­ro­nis­mo fun­cio­nal que al­can­ce.

Una en­cues­ta re­pu­so en la es­ce­na un pro­ble­ma que el ofi­cia­lis­mo creía con­tro­la­do, co­mo es el mie­do de los ciu­da­da­nos a per­der el em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.