Por aho­ra, la in­fla­ción si­gue sien­do un ca­lle­jón sin sa­li­da

El 2,3% de mar­zo, pe­ro so­bre to­do el acu­mu­la­do del 6,7% en el pri­mer tri­mes­tre, ca­si pul­ve­ri­za­ron la me­ta pre­vis­ta por el go­bierno pa­ra es­te año.

La Nueva Domingo - - EL PAÍS. - José Ca­le­ro

El fan­tas­ma de la in­fla­ción si­gue mal­tra­tan­do los bol­si­llos de los ar­gen­ti­nos, co­mo lo re­fle­jan las úl­ti­mas ci­fras ofi­cia­les, lo cual po­ne en te­la de jui­cio los ob­je­ti­vos fi­ja­dos pa­ra es­te año y me­te más pre­sión so­bre las pa­ri­ta­rias.

El 2,3% de mar­zo, pe­ro so­bre to­do el acu­mu­la­do del 6,7% en el pri­mer tri­mes­tre, prác­ti­ca­men­te pul­ve­ri­za­ron la me­ta de in­fla­ción pre­vis­ta por el go­bierno pa­ra es­te año.

El dato to­mó a con­tra­pier­na al go­bierno, por­que el se­gui­mien­to de pre­cios en de­ta­lle per­mi­tió de­ter­mi­nar que la es­ca­la­da no fue só­lo pro­duc­to de las al­zas de tarifas.

In­clu­ye­ron en for­ma de­ter­mi­nan­te las cuo­tas de los co­le­gios pri­va­dos y el al­za en in­du­men­ta­ria y cal­za­do, dos sec­to­res que es­tán gol­pea­dos por la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pe­ro no le aflo­jan a las re­mar­ca­cio­nes.

El co­mer­cio se de­fien­de ad­ju­di­can­do los au­men­tos a la fuer­te pre­sión ge­ne­ra­da en los cos­tos por las subas de ta- ri­fas so­cia­les.

Pen­sar que con es­te com­por­ta­mien­to de los pre­cios en el arran­que del año se puede cum­plir el ob­je­ti­vo de un cos­to de vi­da del 15% cuan­do con­clu­ya el 2018 es ca­si cien­cia fic­ción.

Es­to plan­tea un di­le­ma de cre­di­bi­li­dad pa­ra el go­bierno, pre­sio­na­do por los in­ver­so­res que re­cla­man una re­duc­ción más ace­le­ra­da del dé­fi­cit fis­cal pa­ra abrir sus bi­lle­te­ras.

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, des­ta­ca el so­bre­cum­pli­mien­to de las me­tas de dé­fi­cit pri­ma­rio, pe­ro sa­be que el nú­me­ro que más mi­ran los due­ños del di­ne­ro es el ro­jo fi­nan­cie­ro, tras el pa­go de deu­da.

Ahí es­tá el dato cla­ve so­bre cuál es la sa­lud de la eco­no­mía, y por aho­ra esos nú­me­ros dan mal.

En mar­zo, el dé­fi­cit fis­cal fi­nan­cie­ro su­peró los 91.000 mi­llo­nes de pe­sos, y au­men­tó ca­si 30% in­ter­anual.

Son nú­me­ros que re­fle­jan el pe­so ca­da vez más de­ter­mi­nan­te que tie­nen los in­tere­ses de la deu­da so­bre las cuen­tas pú­bli­cas.

El otro fren­te abier­to es la in­fla­ción, ya que has­ta aho­ra las es­tra­te­gias ofi­cia­les ape­nas lo­gra­ron pa­liar la es­ca­la­da de pre­cios a un cos­to al­tí­si­mo: una ta­sa de in­te­rés exor­bi­tan­te ca­paz de des­alen­tar cual­quier pro­yec­to pro­duc­ti­vo.

Con ren­di­mien­tos que su­pe­ran el 20%, la ren­ta fi­nan­cie­ra si­gue sien­do más se­duc­to­ra, y se­gu­ra, que una in­ver­sión en ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas.

Es la his­to­ria de una bi­ci­cle­ta que los ar­gen­ti­nos nun­ca lo­gra­ron re­ver­tir, más allá de los múl­ti­ples pla­nes apli- ca­dos con el tiem­po.

Una in­fla­ción que se en­ca­mi­na a su­pe­rar el 20% es­te año, aun­que el go­bierno se nie­gue a ad­mi­tir­lo, re­fle­ja que al­go no fun­cio­na en el es­que­ma eco­nó­mi­co.

Pa­ra col­mo, des­de ma­yo la ta­ri­fa del agua -la que más subió des­de que asu­mió Mau­ri­cio Ma­cri- su­birá otro 26%.

Si a eso se le su­ma un dé­fi­cit fis­cal que ce­de muy po­co y una deu­da que de­man­da ca­da vez más in­tere­ses, el es­ce­na­rio es más que com­ple­jo.

Fre­nar el dólar

Las ta­sas al­tas no al­can­za­ron pa­ra po­ner en ca­ja la in­fla­ción, y por eso el go­bierno nacional de­bió fre­nar la es­ca­la­da del dólar, me­dian­te la ven­ta de re­ser­vas del Ban­co Cen­tral.

“No es­pe­ren más de­pre­cia­ción del pe­so en los pró­xi­mos me­ses”, avi­só el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger.

Fue una for­ma de ad­ver­tir que se ter­mi­nó la li­bre flo­ta­ción y que el mer­ca­do de cam­bios in­gre­sa en una nue­va eta­pa, con más in­ter­ven­ción.

El otro pro­ble­ma pa­ra la es­tra­te­gia ofi­cial es el al­za en au­men­to de la ten­sión por las pa­ri­ta­rias, con fo­co en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Los gre­mios -con do­cen­tes y es­ta­ta­les a la ca­be­za del descontento- se la es­tán ha­cien­do muy di­fí­cil a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, y re­cha­zan de plano la pre­ten­sión de ce­rrar en el 15%.

To­do in­di­ca que la pe­lea se­rá de lar­go alien­to y con­ver­ti­rán a la man­da­ta­ria pro­vin­cial en la fi­gu­ra cla­ve pa­ra evi­tar que la es­tra­te­gia ofi­cial no ter­mi­ne des­ba­rran­can­do.

Pen­sar que con es­te com­por­ta­mien­to de los pre­cios en el ini­cio del año se puede cum­plir el ob­je­ti­vo del 15% cuan­do con­clu­ya el 2018 es ca­si cien­cia fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.