¿

La Nueva Domingo - - DOMINGO. #CONCURSOLANUEVA -

Aho­ra más? ¿Igual que an­tes? ¿Se co­mien­za a eda­des más tem­pra­nas? ¿En so­le­dad o con ami­gos? ¿Af­ter of­fi­ce, af­ter hours? ¿Ar­te­sa­nal, Mal­bec, es­pu­man­tes?

Si del con­su­mo de al­cohol se tra­ta, se­gu­ra­men­te Us­ted, mi que­ri­do lec­tor, tie­ne sus pro­pios pa­rá­me­tros.

Ha­brá quie­nes con­si­de­ran que el po­pu­lar “af­ter of­fi­ce”, cos­tum­bre de be­ber ge­ne­ral­men­te a mi­tad de semana lue­go de una jor­na­da de tra­ba­jo, equi­va­le al tí­pi­co en­cuen­tro con ami­gos en el bar de an­ta­ño.

Ha­brás quie­nes tam­bién, ad­hie­ren al “má­gi­co nú­me­ro” po­pu­la­ri­za­do por Re­né Fa­va­lo­ro: una co­pa de vino me­jo­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar; y ha­brá quie­nes, ha­cien­do caso omi­so a las re­co­men­da­cio­nes, y te­nien­do una “es­ca­la pro­pia de mo­de­ra­ción”, be­ben a tal pun­to que pier­den la cuen­ta y la ra­zón tam­bién.

No sé si Us­ted es be­be­dor, y si lo es, des­co­noz­co sus ape­ten­cias y sus lí­mi­tes; en la ac­tua­li­dad el con­se­cuen­te es­ta­do de em­bria­guez es­tá prác­ti­ca­men­te na­tu­ra­li­za­do y las cam­pa­ñas de pre­ven­ción del con­su­mo y de los si­nies­tros via­les, pa­re­cie­ran no al­can­zar.

Los psi­có­lo­gos Stein­ley, Sher y Wi­no­grad, rea­li­za­ron un es­tu­dio. Pu­bli­ca­do en 2015, ana­li­za­ron la for­ma de asi­mi­lar el al­cohol y có­mo se mo­di­fi­ca el com­por­ta­mien­to es­ta­ble­cien­do así una cla­si­fi­ca­ción con el ob­je­ti­vo de “per­so­na­li­zar” las in­ter­ven­cio­nes en caso de ayu­da y asis­ten­cia.

De acuer­do con fac­to­res ta­les co­mo es­ta­do de con­cien­cia, es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal e in­te­lec­to, ex­tra­ver­sión y agra­da­bi­li­dad, los in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ble­cie­ron cua­tro “ti­pos de bo­rra­chos” que de­no­mi­na­ron se­gún per­so­na­jes co­no­ci­dos.

Los “Hemingway”, son aque­llos que be­ben y be­ben y sin per­der el hi­lo de la char­la, no ex­pe­ri­men­tan cam­bios dra­má­ti­cos en su per­so­na­li­dad ni en sus ha­bi­li­da­des mo­tri­ces e in­te­lec­tua­les y pue­den fin­gir so­brie­dad.

Los “Mary Pop­pins”, muy ex­tro­ver­ti­dos se con­vier­ten en el “al­ma de la fies­ta”, pues au­men­ta el ni­vel de agra­da­bi­li­dad, al igual que el gru­po an­te­rior, no pre­sen­tan dis­mi­nu­cio­nes gra- ves en ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les y mo­tri­ces; a ve­ces se tor­nan mo­les­tos.

Los “Pro­fe­sor chi­fla­do”, a di­fe­ren­cia de los men­cio­na­dos, pre­sen­tan cam­bios no­ta­bles, ya que ex­te­rio­ri­zan to­do aque­llo que lle­van guar­da­do, son los tí­mi­dos so­brios que ter­mi­nan can­tan­do y bai­lan­do arri­ba de las me­sas con to­tal des­in­hi­bi­ción.

Los “Se­ñor Hy­de”, son los tí­pi­cos bo­rra­chos que ha­cen des­ma­nes, bus­can pe­leas y co­me­ten ac­tos van­dá­li­cos. ¿Y los otros bo­rra­chos? Bo­rra­cho, se­gún el dic­cio­na­rio, es quien tie­ne “al­te­ra­das tem­po­ral­men­te las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas y men­ta­les por un con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol” y quien “be­be al­cohol en ex­ce­so de for­ma ha­bi­tual”.

Exis­ten otros, que cual bo­rra­chos, con sus ca­pa­ci- da­des al­te­ra­das, ca­si de for­ma per­ma­nen­te, pa­re­cie­ran no te­ner re­torno; las con­se­cuen­cias tam­bién son vi­si­bles.

Bo­rra­chos de so­ber­bia que ter­mi­nan aho­ga­dos en la ig­no­ran­cia; bo­rra­chos de po­der que ter­mi­nan aho­ga­dos por los abu­sos que co­me­ten; bo­rra­chos de in­di­fe­ren­cia que ter­mi­nan aho­ga­dos en el mal­tra­to, bo­rra­chos de inep­ti­tud que ter­mi­nan aho­ga­dos en la de­fi­cien­cia; bo­rra­chos de va­ni­dad que ter­mi­nan aho­ga­dos en el or­gu­llo.

Bo­rra­chos de ava­ri­cia que ter­mi­nan aho­ga­dos en sus po­se­sio­nes y en las aje­nas; bo­rra­chos de opor­tu­nis­mo que ter­mi­nan aho­ga­dos en las con­ve­nien­cias del mo­men­to; bo­rra­chos de men­ti­ras que ter­mi­nan aho­ga­dos en sus pro­pios re­la­tos; bo­rra­chos de apa­rien­cia, ob­je­tos va­lio­sos y mar­cas que ter­mi­nan aho­ga­dos en sus pro­pias in­se­gu­ri­da­des; bo­rra­chos de…

Al­gu­nos to­man una co­pa de tan­to en tan­to y vi­ven con so­brie­dad, otros se em­bria­gan, y otros vi­ven la vi­da per­pe­tua­men­te bo­rra­chos; y la bo­rra­che­ra es di­fí­cil de es­con­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.