Aco­sos sos­pe­cho­sos

La Nueva Domingo - - EL PAÍS - Por Juan Luis Ga­llar­do

El pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió lle­nar una va­can­te en la Cor­te, anun­cian­do que nom­bra­ría a un co­no­ci­do ju­ris­ta, ca­tó­li­co, con­tra­rio a la le­ga­li­za­ción del abor­to, re­pu­bli­cano. Pe­ro, an­te el anun­cio, he aquí que apa­re­ció una ac­ti­vis­ta de­mó­cra­ta, ma­ni­fes­tan­do ha­ber si­do aco­sa­da se­xual­men­te por el can­di­da­to de Trump vein­te o trein­ta años atrás. El can­di­da­to ne­gó ter­mi­nan­te­men­te la acu­sa­ción y so­li­ci­tó que el FBI in­ves­ti­ga­ra su ve­ra­ci­dad, se­ña­lan­do que ni si­quie­ra es­ta­ba en el país a la épo­ca en que ha­bría te­ni­do lu­gar el aco­so.

Lo que uno se pre­gun­ta al res­pec­to, de en­tra­da no­más, es por qué la de­nun­cian­te guar­dó si­len­cio du­ran­te tan­tos años, pa­ra de­nun­ciar el ca­so jus­ta­men­te cuan­do el can­di­da­to se apres­ta­ba a asu­mir un puesto re­le­van­te. To­do lo cual tor­na su­ma­men­te sos­pe­cho­sa la de­nun­cia for­mu­la­da por la mu­jer. Y me lle­va a con­si­de­rar las po­si­bi­li­da­des de ex­tor­si­vas de es­te ti­po de de­nun­cias, que se han tor­na­do mo­ne­da co­rrien­te en es­tos tiem­pos.

Por­que ocu­rre que, en la ma­te­ria, se pre­sen­ta una pa­ra­do­ja que no de­ja de ser cu­rio­sa. Vi­vi­mos, en efec­to, épo­cas des­hi­ni­bi­das, en que se exal­ta la li­ber­tad se- xual y se tie­nen por su­pe­ra­das las nor­mas mo­ra­les que le im­po­nían lí­mi­tes. Has­ta el pun­to de con­si­de­rar­se re­tró­gra­dos y pa­ca­tos a quie­nes sos­te­ne­mos la ne­ce­si­dad de res­pe­tar ta­les nor­mas. Sin em­bar­go, de ma­ne­ra po­co ló­gi­ca, aque­llos que abo­gan por la li­ber­tad de­sen­fre­na­da en lo que ha­ce al se­xo, acu­den al pro­ce­di­mien­to de des­ca­li­fi­car al pró­ji­mo im­pu­tán­do­le ha­ber prac­ti­ca­do aco­sos en un pa­sa­do a ve­ces re­mo­to. ¿En qué que­da­mos?

Y lo que quie­ro es se­ña­lar el ries­go im­plí­ci­to en es­te ti­po de acu­sa­cio­nes, re­fe­ri­das a ac­tos que, en to­do ca­so, se lle­van a ca­bo en la más es­tric­ta in­ti­mi­dad y que, por lo tan­to, re­sul­tan im­po­si­bles de pro­bar. Sal­vo que desem­bo­quen en em­ba­ra­zos pa­si­bles de prac­ti­car la prue­ba del ADN a su res­pec­to.

Si me ocu­po del te­ma es por­que se ha puesto de mo­da acu­sar de abu­sa­do­res a per­so­nas que, por una ra­zón u otra, ha­yan ad­qui­ri­do cier­ta no­to­rie­dad. Las cua­les, na­tu­ral­men­te, no es­tán en con­di­cio­nes de acre­di­tar la fal­se­dad de esas acu­sa­cio­nes, que­dan­do ex­pues­tas a la ver­güen­za pú­bli­ca y a la pér­di­da de opor­tu­ni­da­des que se ha­yan ga­na­do en bue­na ley.

El ca­so del can­di­da­to a ocu­par un car­go en el su­pe­rior tri­bu­nal de los Es­ta­dos Uni­dos no es el úni­co. Son mu­chos los que se ha­llan en su si­tua­ción, im­po­si­bi­li­ta­dos de de­fen­der­se.

¿Lo di­cho im­pli­ca que no de­ba de­nun­ciar­se la con­duc­ta de au­tén­ti­cos abu­sa­do­res? No, no im­pli­ca eso. Pe­ro sí su­po­ne adop­tar pre­cau­cio­nes fren­te a acu­sa­cio­nes de ese ti­po, exi­gien­do un mí­ni­mo de prue­bas pa­ra to­mar­las en cuen­ta.

Juan Luis Ga­llar­do vi­ve en Bue­nos Ai­res.

“El can­di­da­to ne­gó ter­mi­nan­te­men­te la acu­sa­ción y so­li­ci­tó que el FBI in­ves­ti­ga­ra su ve­ra­ci­dad, se­ña­lan­do que ni si­quie­ra es­ta­ba en el país a la épo­ca en que ha­bría te­ni­do lu­gar el aco­so.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.