Una bahien­se le ga­na una de­man­da a Te­le­fó­ni­ca por un in­só­li­to ac­ci­den­te

Un fa­llo be­ne­fi­ció a una mu­jer que en 2014 iba en mo­to y se to­pó con una tram­pa ca­si mor­tal: un ca­ble "pan­cea­do" que col­ga­ba de ve­re­da a ve­re­da.

La Nueva Domingo - - SEGURIDAD -

El fa­llo no es­tá fir­me pe­ro es un gran avan­ce pa­ra P.S.F., una bahien­se que ha­ce 4 años sufrió lesiones cuan­do, du­ran­te una no­che de in­vierno, cir­cu­la­ba en mo­to por Lí­bano ca­si Mar­tín Ro­drí­guez y se to­pó de ma­ne­ra im­pre­vis­ta con un ca­ble "pan­cea­do" que col­ga­ba de ve­re­da a ve­re­da.

La Cá­ma­ra Ci­vil de Bahía Blan­ca ra­ti­fi­có una con­de­na en pri­me­ra ins­tan­cia con­tra la em­pre­sa Te­le­fó­ni­ca de Ar­gen­ti­na S.A., por da­ños y per­jui­cios, aun­que ele­vó el mon­to re­sar­ci­to­rio de 42.600 pe­sos a 1.137.500 pe­sos más los in­tere­ses.

La re­so­lu­ción fue di­vi­di­da, ya que los jue­ces Mar­ce­lo Res­ti­vo y Ma­ría Cris­ti­na Díaz Al­ca­raz vo­ta­ron en ese sen­ti­do, mien­tras que Gui­ller­mo Ri­bi­chi­ni pro­pu­so am­pliar la com­pen­sa­ción de pri­me­ra ins­tan­cia, pe­ro no en la me­di­da que cal­cu­la­ron sus co­le­gas.

El he­cho, de ca­rac­te­rís­ti­cas in­só­li­tas y que por mi­la­gro no fue más gra­ve, se pro­du­jo el 15 de ju­nio de 2014, so­bre las 20, cuan­do la mu­jer, que es em­plea­da pú­bli­ca en nues­tra ciu­dad, con­du­cía, a una ve­lo­ci­dad de 25 ki­ló­me­tros por ho­ra, una Gi­le­ra Smash 110cc.

En esas cir­cuns­tan­cias fue de­te­ni­da en for­ma brus­ca por el ca­ble aé­reo que col­ga­ba de pos­te a pos­te. La in­ter­cep­tó a la al­tu­ra del cue­llo y se es­ti­ró en su di­rec­ción 4,5 me­tros, has­ta que se ten­só y ella ca­yó. P.S.F. cir­cu­la­ba con cas­co co­lo­ca­do, una bu­fan­da grue­sa y la cam­pe­ra ce­rra­da, to­do lo cual le ayu­dó a amor­ti­guar el im­pac­to.

Con­cu­rrie­ron al lu­gar la po­li­cía, De­fen­sa Ci­vil y una am­bu­lan­cia que tras­la­dó a la víc­ti­ma a un hos­pi­tal.

En prin­ci­pio tu­vo di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, tra­gar, in­ge­rir be­bi­das y ali­men­tos y a lar­go pla­zo le que­dó afec­ta­da su fun­cio­na­li­dad a la al­tu­ra de las cer­vi­ca­les y los car­tí­la­gos. Re­cién des­pués de 30 días re­ci­bió el al­ta mé­di­ca. Una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca con­fir­mó un es­guin­ce cer­vi­cal con evo­lu­ción in­cier­ta, que aún tra­ta con ki­ne­sio­lo­gía.

Es­ta si­tua­ción, a su vez, le im­pi­dió con­ti­nuar con sus ac­ti­vi­da­des ru­ti­na­rias de gimnasia ae­ró­bi­ca y rít­mi­ca.

In­for­me pe­ri­cial

Los ca­ma­ris­tas tu­vie­ron en cuen­ta, en­tre otros as­pec­tos, un in­for­me pe­ri­cial, a car­go del mé­di­co fo­ren­se ofi­cial Ariel Mu­zi, que in­di­ca que el 50% de pa­cien­tes que pre­sen­tan un es­guin­ce cer­vi­cal tie­nen sín­to­mas du­ran­te los pri­me­ros 3 me­ses, pe­ro del otro 50% -cuan­do su­pe­ran ese pla­zo- hay un 10% que su­fri­rá do­lo­res en la zo­na del cue­llo a lo lar­go de to­da su vi­da

"En el me­jor de los ca­sos, lo que po­dría po­ner­se en du­da es el ca­rác­ter pro­vi­so­rio o de­fi­ni­ti­vo de una in­ca­pa­ci­dad in­du­da­ble­men­te per­ma­nen­te", re­mar­có, pa­ra agre­gar que el ac­ci­den­te es de "po­ten­cia­li­dad ex­tre­ma­da­men­te gra­ve".

P.S.F. re­tor­nó a su tra­ba­jo des­pués de una li­cen­cia pro­lon­ga­da, aun­que es­ta si­tua­ción in­ci­de en su ren­di­mien­to.

La Cá­ma­ra opi­nó que "las do­lo­ro­sas se­cue­las y li­mi­ta­cio­nes de mo­vi­mien­to" que la afec­tan en el ám­bi­to la­bo­ral, so­cial y fa­mi­lliar, y a la que hi­cie­ron re­fe­ren­cia los tes­ti­gos, im­pli­có pa­ra la de­man­dan­te -"una mu­jer jo­ven que acos­tum­bra­ba a mo­vi­li­zar­se en su mo­to­ci­cle­ta sin aprehen­sión"-, "un mon­tan- te de an­sie­dad y mor­ti­fi­ca­ción per­so­nal múl­ti­ple, pro­ba­ble­men­te ma­yor del po­día es­pe­rar­se pa­ra unas lesiones que or­gá­ni­ca­men­te con­si­de­ra­das no han si­do tan gra­ves".

Si bien el doc­tor Ri­bi­chi­ni con­si­de­ró "muy mo­des­ta" la pro­pues­ta in­dem­ni­za­to­ria de pri­me­ra ins­tan­cia y ele­vó la su­ma al or­den de los 200 mil pe­sos -bá­si­ca­men­te por el da­ño mo­ral-, los otros dos jue­ces (Res­ti­vo y Díaz Al­ca­raz) in­cre­men­ta­ron la com­pen­sa­ción has­ta lle­var­la a 932 mil pe­sos por la in­ca­pa­ci­dad so­bre­vi­nien­te, 200 mil pe­sos por el da­ño mo­ral y 5.500 por el da­ño de la cam- pe­ra que ves­tía, to­do más in­tere­ses.

De to­das ma­ne­ras, el fa­llo no es­tá fir­me y la em­pre­sa Te­le­fó­ni­ca tie­ne ins­tan­cias de ape­la­ción, se­gún se in­for­mó.

PA­BLO PRES­TI-LA NUE­VA.

El epi­so­dio en el que la víc­ti­ma re­sul­tó le­sio­na­da se pro­du­jo en ca­lle Lí­bano, ca­si en la es­qui­na con Mar­tín Ro­drí­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.