Cuan­do te leen la men­te

La Nueva Domingo - - DOMINGO. VIVIR MEJOR - Gui­ller­mi­na Riz­zo @gui­lle­riz­zo

Con ex­ce­si­vo con­ven­ci­mien­to es­cri­bo el te­ma. Sé que es uno de esos ar­tícu­los que vas a mi­rar y re­leer una y otra vez.

¡Aten­ción por fa­vor! ¡Sé que te va a in­tere­sar!

Se­gu­ra­men­te te ha pa­sa­do, o te pa­sa, que en al­gún mo­men­to, ya sea con tu je­fe, en una ci­ta, con tus hi­jos, y ni que de­cir con tu pa­re­ja, lo pen­sas­te, lo deseas­te fer­vien­te­men­te… Se pue­de re­su­mir en la fra­se muy men­cio­na­da que di­ce: “pa­ga­ría por leer su men­te”.

Ha­brá quien in­vier­te di­ne­ro en ta­ro­tis­tas, adi­vi­nos, “bru­jos”, pa­ra po­der di­lu­ci­dar lo que el otro pien­sa. Sin em­bar­go más allá de tu gus­to por las “pseu­do cien­cias” co­no­cer lo que el otro pien­sa es ac­ce­si­ble tras un tiem­po de es­tu­dio.

¡No clau­di­ques! Pro­me­to “una es­pe­cie” de bre­ví­si­mo ma­nual pa­ra de­tec­tar pen­sa­mien­tos aje­nos…

¡So­mos muy pre­de­ci­bles! ¡Re­pe­ti­mos con­duc­tas!

Te in­vi­to a “leer emo­cio­nes”. ¿Se re­quie­re mu­cho co­no­ci­mien­to? ¿Una bue­na do­sis de em­pa­tía? ¿Ob­ser­var có­mo de­tec­ti­ves?

Ob­via­men­te no to­dos sa­ben “ex­pre­sar” sus emo­cio­nes y mu­cho me­nos leer las emo­cio­nes de quie­nes nos ro­dean. Hay se­res que son un ver­da­de­ro deleite, pues son muy co­mu­ni­ca­ti­vas, con un am­plio re­per­to­rio de Co­mu­ni­ca­ción No Ver­bal que al­ter­nan to­nos de voz, des­plie­gan ges­tos, y pa­re­cie­ran que “ha­bla­ran con la mi­ra­da”. En las an­tí­po­das, es­tán quie­nes po­seen un re­per­to­rio res­trin­gi­do y gé­li­do al mo­men­to de co­mu­ni­car.

A su vez quien re­ci­be el men­sa­je pue­de ser me­jor o peor de­co­di­fi­ca­dor, pues pa­ra “leer los men­sa­jes y emo­cio­nes aje­nos” se re­quie­re de ha­bi­li­dad, pe­ro por en­ci­ma de ello, mu­cho in­te­rés por lo que el otro quie­re ex­pre­sar.

¡Em­pa­tía! ¡Pri­me­ra con­di­ción!

A ni­vel neu­ro­ló­gi­co hay que des­ta­car la pre­sen­cia de “neu­ro­nas es­pe­jo” que es­tán aso­cia­das a la ca­pa­ci­dad de po­der si­tuar­nos en el lu­gar del otro. No to­dos po­seen la ca­pa­ci­dad de ac­ti­var ta­les neu­ro­nas con igual in­ten­si­dad, por tal mo­ti­vo no to­dos po­seen la mis­ma ca­pa­ci­dad de em­pa­tía. Es­tas “neu­ro­nas es­pe­jo” po­si­bi­li­tan que dis­fru­tes o su­fras a la par del otro, te emo­cio­nes con tu equi­po de fút­bol o una pe­lí­cu­la; los ejem­plos son in­fi­ni­tos.

Si es­tás le­yen­do y re­cor­dás cuan­do una mu­jer “te pes­có en…”, la cien­cia lo con­fir­ma: las mu­je­res con­ta­mos con ma­yor nú­me­ro de es­tas neu­ro­nas.

¡Aten­ción! ¡Ojos abier­tos!

Nues­tra mi­ra­da co­mu­ni­ca, trans­mi­te y es la que per­mi­te “co­nec­tar” con ma­yor in­ten­si­dad; la ma­yo­ría de la ve­ces se tor­na in­con­tro­la­ble. His­tó­ri­ca y co­ti­dia­na­men­te le ce­de­mos nues­tra aten­ción a las pa­la­bras y re­pa­ra­mos en ges­tos cuan­do son ex­ce­si­vos o exa­ge­ra­dos. ¿Y los ojos?

Si al­guien te gus­ta y atrae no te es­fuer­ces en di­si­mu­lar: se di­la­tan las pu­pi­las. Efec­to si­mi­lar acon­te­ce an­te una sorpresa; pa­ra tu sorpresa és­ta es la úni­ca emo­ción neu­tra, ni ne­ga­ti­va ni po­si­ti­va.

Ba­jar la mi­ra­da im­pli­ca in­tros­pec­ción, es­tar pen­sa­do “al­go”. An­te el enojo y la in­dig­na­ción se par­pa­dea con ma­yor fre­cuen­cia. El pes­ta­ñeo tam­bién se des­con­tro­la cuan­do al­guien nos agra­da o pen­sa­mos en mu­chas co­sas a la vez. Par­pa­deo y ner­vio­sis­mo son ca­si si­nó­ni­mos.

Quién mien­te y con­tra­ria­men­te a lo que se pien­sa, va a sos­te­ner la mi­ra­da, has­ta que en un mo­men­to -de­pen­dien­do si es dies­tro o zur­do- “re­vo­lea” los ojos: ha­cia la iz­quier­da pa­ra in­ven­tar y a la de­re­cha pa­ra re­cor­dar.

Al igual que vos uso la tec­no­lo­gía pa­ra co­mu­ni­car­me, ale­gría, tris­te­za, abra­zos y be­sos son ex­pre­sa­dos con un emo­ti­cón. El te­cla­do cer­ce­na la po­si­bi­li­dad de trans­mi­tir y leer emo­cio­nes, coar­ta en pa­la­bras de Béc­quer a “quien pue­de ha­blar con la mi­ra­da y be­sar con los ojos”.

Ce­le­bro en­cuen­tros en los que “leo una men­te y una mi­ra­da” que me en­la­za, me es­ti­mu­la, me con­mue­ve... ojos en los que con­ver­gen cuer­po y al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.