En la ac­tua­li­dad,

DES­TI­NAR SO­LO UNA PAR­TE DE NUES­TROS IN­GRE­SOS, HO­RAS Y EX­PEC­TA­TI­VAS PA­RE­CE­RÍA SER LA FÓR­MU­LA PA­RA GA­RAN­TI­ZAR EL ÉXI­TO DE UN EM­PREN­DI­MIEN­TO. AQUÍ, HIS­TO­RIAS DE QUIE­NES PATEARON EL TA­BLE­RO... CON CON­CIEN­CIA.

La Nueva Domingo - - NUEVA - Por An­drea Al­ber­tano. Ilus­tra­ción de aper­tu­ra: Free­pik.

se im­po­ne una teo­ría que afir­ma que lo­gra­rá éxi­to en su em­pren­di­mien­to aquel que des­ti­ne so­lo una par­te de su tiem­po y sus re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Aquí, his­to­rias de quie­nes se ani­ma­ron con sus pro­yec­tos a de­cir­le adiós a la ru­ti­na... pe­ro con mo­de­ra­ción.

Mu­chos re­cor­da­rán la es­ce­na en la cual San­tia­go, el pas­tor pro­ta­go­nis­ta de El al­qui­mis­ta, de Pau­lo Coel­ho, de­ci­de ven­der to­das sus ove­jas pa­ra con­cre­tar su sue­ño. Más allá de la bús­que­da per­so­nal de es­te jo­ven, en ma­te­ria de ne­go­cios, po­si­ble­men­te ha­bría si­do re­pro­ba­do. Se­gún la teo­ría de Pa­trick J. McGin­nis, exem­plea­do en Wall Street, lo­gra­rá éxi­to y tran­qui­li­dad fi­nan­cie­ra aquel que apren­da que so­lo tie­ne que in­ver­tir una par­te, no to­do. Así lo ma­ni­fies­ta en su li­bro Em­pren­de­dor 10%: “Si de­jas un tra­ba­jo cor­po­ra­ti­vo pa­ra abrir una pas­te­le­ría, tal vez te des­cu­bras tra­ba­jan­do más que an­tes por la mis­ma re­ba­na­da de pas­tel. Aho­ra eres li­bre, pe­ro tie­nes ho­ras lar­gas, clien­tes de­man­dan­tes y el es­trés de lle­gar a fin de mes con me­nos di­ne­ro”. Por eso, an­te ese pa­no­ra­ma, McGin­nis su­gie­re con­ver­tir­se en un em­pren­de­dor part-ti­me que man­ten­ga su tra­ba­jo fi­jo u otros in­gre­sos, y que la ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial sea com­ple­men­ta­ria a su ocupación co­ti­dia­na. Son in­nu­me­ra­bles los ca­sos de em­pren­de­do­res que adop­ta­ron, a ve­ces sin sa­ber­lo, la teo­ría del 10%. Y has­ta la en­ca­ra­ron acom- pa­ña­dos de sus ín­ti­mos. En esa lí­nea, la pe­rio­dis­ta Pau­la Gar­cía, jun­to a su ma­ri­do ca­ma­ró­gra­fo, Mar­ce­lo Dell’ Iso­la, pro­du­cen, des­de ha­ce cua­tro años, los acei­tes de oli­va Fa­mi­glia Dell’Iso­la. El año pa­sa­do re­sul­ta­ron ga­na­do­res de Ex­pe­rien­cias del Sa­bor, el concurso or­ga­ni­za­do por la fe­ria Ca­mi­nos y Sa­bo­res en el que un ju­ra­do de ex­per­tos ca­ta­do­res eli­ge los me­jo­res pro­duc­tos ar­gen­ti­nos. “Cuan­do uno se em­bar­ca en un em­pren­di­mien­to de es­te ti­po, sin mu­cho ca­pi­tal, hay que re­mar­la. Co­mo las so­cie­da­des no son fá­ci­les, ha­cer­lo en fa­mi­lia nos pa­re­ció la me­jor op­ción”, ad­mi­te Pau­la. A Ta­té Mo­ret­ti y Her­nán Ló­pez So­sa les pa­só al­go si­mi­lar. Na­ci­dos en Ci­po­let­ti, Río Ne­gro, ha­ce un año de­ci­die­ron no so­lo re­gre­sar a su pa­go, sino

ser sus pro­pios je­fes. “Te­nía­mos la pre­ten­sión de ha­cer al­go no­ve­do­so pa­ra el Al­to Va­lle de Río Ne­gro y Neu­quén, zo­na que siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por la pro­duc­ción fru­tihor­tí­co­la, las si­dre­ras y el vino. Con la ayu­da de los her­ma­nos de Ta­té, que ya ha­bían in­cur­sio­na­do en los des­ti­la­dos, nos fui­mos ani­man­do a pen­sar al­go di­fe­ren­te. Así le di­mos for­ma a Noc­tua, la pri­me­ra mi­cro­des­ti­le­ría de la re­gión, don­de ela­bo­ra­mos vod­ka”, di­ce Her­nán, quien es­tá abo­ca­do cien por cien­to a es­ta mi­sión. En cam­bio, Ta­té no pu­do “ven­der las ove­jas”: li­cen­cia­da en Fi­nan­zas, se desem­pe­ña en un ban­co y re­cién du­ran­te las tar­des pue­de en­car­gar­se de Noc­tua.

Za­pa­te­ro a tus za­pa­tos

Se­gún men­cio­na McGin­nis en su li­bro, Goo­gle pu­so en prác­ti­ca su mo­de­lo cuan­do les pi­dió a sus em­plea­dos que de­di­ca­ran una par­te de su tiem­po a pro­yec­tos fue­ra del ne­go­cio prin­ci­pal. Así no so­lo com­pro­bó que su per­so­nal se vol­vía más efi­cien­te, sino que es­to ser­vía pa­ra me­dir las ca­pa­ci­da­des de ca­da uno, de mo­do de atri­buir­le des­pués una ta­rea afín y es­pe­cí­fi­ca. “Mar­ce­lo es­tá más al fren­te del ne­go­cio en la dia­ria, mien­tras que mi aporte se da des­de lo ad­mi­nis­tra­ti­vo, el mar­ke­ting y la co­mu­ni­ca­ción. Ob­vio, es­toy en el

stand cuan­do asis­ti­mos a las fe­rias, y el es­fuer­zo es co­do a co­do, tan­to con él co­mo con el res­to de la fa­mi­lia, in­clui­dos hi­jos y sue­gros. En los ini­cios, to­dos ha­cía­mos de to­do: el eti­que­ta­do ma­nual, el ar­ma­do de pe­di­dos, las en­tre­gas, et­cé­te­ra. Pa­so a pa­so, ca­da uno fue en­con­tran­do su rol”, con­fie­sa Pau­la Gar­cía. Otros que tam­bién se des­ta­can en el

ru­bro agroa­li­men­ta­rio son Ma­ria­na Ro­sa y Ray­mond Jan­nas, al­ma ma­ter

de la lí­nea de vi­nos Las Ma­ria­nas. “Mi ma­ri­do es un apa­sio­na­do del vino. Co­mo geó­lo­go con un doc­to­ra­do en Fi­lo­so­fía de Har­vard, via­jó por to­do el mun­do y tu­vo la opor­tu­ni­dad de de­gus­tar las más va­ria­das ce­pas. En 2011, es­tu­vi­mos en San­ta Ma­ría de los An­des (N. de la R.: hoy Dra­gon­back Es­ta­te, don­de na­cen los vi­nos de Mar­ce­lo Ti­ne­lli), un pro­yec­to que po­si­bi­li­ta ser vi­ti­vi­ni­cul­tor sin ser ex­per­to, te­ner tus hec­tá­reas y ha­cer tu pro­pio vino”, re­ve­la Ma­ria­na, quien, por ese en­ton­ces, ad­qui­rió cua­tro hec­tá­reas y plan­tó cin­co va­rie­da­des: mal­bec, ca­ber­net sau­vig­non, ca­ber­net franc, pe­tit ver­dot y bo­nar­da. Ma­ria­na y Ray­mond se ha­bían co­no­ci­do en una em­pre­sa mi­ne­ra. Ella es­ta­ba a car­go del área de ad­mi­nis­tra­ción y fi­nan­zas; él, de las ex­plo­ra­cio­nes. “Ha­ber tra­ba­ja­do jun­tos nos mo­ti­vó a su­mer­gir­nos en es­ta aven­tu­ra. Ray­mond ma­ne­ja los vi­ñe­dos y los vi­nos en lo que se­ría el área téc­ni­ca. Lo mío son los nú­me­ros, la ad­mi­nis- tra­ción y la lo­gís­ti­ca. La co­mer­cia­li­za­ción

la ha­ce­mos en­tre los dos”, ad­mi­te quien es­tá de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a es­ta la­bor, mien­tras que Ray­mond si­gue las recomendaciones de McGin­nis y man­tie­ne su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal pri­va­da. En cuan­to a Noc­tua, Ta­té se en­fo­có en ad­mi­nis­trar y ana­li­zar ca­da idea. Her­nán se ocu­pó ini­cial­men­te de lo que re­qui­rió po­ner el pro­yec­to en mar­cha: un año de trá­mi­tes y ha­bi­li­ta­cio­nes. ¿Có­mo se to­man las de­ci­sio­nes? En con­jun­to. “Mien­tras uno des­ti­la y con­tro­la la pro­duc­ción, el otro la­va bo­te­llas y eti­que­ta. Por suer­te, los dos do­mi­na­mos el pro­ce­so y los pro­duc­tos a tal pun­to que po­de­mos re­em­pla­zar­nos en­tre no­so­tros sin pro­ble­mas”, coin­ci­den.

Ca­pi­tal y tiem­po

Otro ítem que re­mar­ca McGin­nis en su li­bro es que hay di­ver­sas for­mas de em­pren­der. Y no so­lo tie­ne que ver con los ta­len­tos, sino con el ca­pi­tal y con el tiem­po in­ver­ti­dos. Un ejem­plo per­fec­to es el de los in­te­gran­tes de 7 Ca­bri­tos, un em­pren­di­mien­to fa­mi­liar de pro­duc­ción de que­sos de ca­bra que reúne a pri­mos, her­ma­nos, tíos y pa­dres de dis­tin­tos lu­ga­res de las pro­vin­cias de Cór­do­ba y Bue­nos Ai­res. “To­do sur­gió gra­cias al tío Pa­co, que veía en Bue­nos Ai­res el buen pre­cio que te­nían los que­sos de ca­bra – cuen­ta Lá­za­ro Llo­rens so­bre la gé­ne­sis de lo que arran­có en 2009, en la ciu­dad de Vi­lla Do­lo­res,

Tras­la­sie­rra, Cór­do­ba–. Por el boom de la so­ja, co­mo so­mos pro­duc­to­res de le­che de va­ca, fui­mos a Vi­lla Do­lo­res a ha­cer al­fal­fa. Con las so­bras de los ro­llos, co­men­za­mos a criar ca­bras. Cuan­do tu­vi­mos una ma­ja­da, em­pe­za­mos a or­de­ñar. En ese mo­men­to, nos con­ven­ci­mos de agre­gar­le va­lor a la ma­te­ria pri­ma”. Ca­da uno de los Llo­rens es res­pon­sa­ble del tam­bo, la in­dus­tria­li­za­ción, la ven­ta, el ar­te y el di­se­ño. “In­ten­ta­mos apro­ve­char es­te pro­yec­to pa­ra apren­der más. ¿Lo me­jor? Que to­do que­da en fa­mi­lia”, di­ce Llo­rens, quien se en­tu­sias­ma al con­tar que tam­bién tie­nen ca­bras en Tren­que Lau­quen y que co­mer­cia­li­zan en Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba, La Pam­pa y la Pa­ta­go­nia, con un n mé­to­do ideal: puer­ta a puer­ta.

1. Pau­la, Mar­ce­lo y su equi­po: to­dos por el acei­te. 2. Ma­ria­na y Ray­mond ha­cen sus pro­pios vi­nos. 3. Al­gu­nos de los in­te­gran­tes del clan Llo­rens. 4. Her­nán, Ta­té y su mi­cro­des­ti­le­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.