Un es­pa­cio que bus­ca su des­tino

El mag­ní­fi­co edi­fi­cio del Ban­co Hi­po­te­ca­rio Na­cio­nal, inau­gu­ra­do en 1926 en nues­tra ciu­dad, si­gue aban­do­na­do.

La Nueva Domingo - - EL PAÍS - Co­nec­ta­te a la­nue­va.com/opi­nion se­gui­nos vía Twit­ter en @la­nue­va­web

EN LA

es­qui­na de la ave­ni­da Co­lón y Vi­cen­te Ló­pez de Bahía Blan­ca se ubi­ca una ma­ra­vi­lla de la ar­qui­tec­tu­ra. Es de­cir, un he­cho ar­tís­ti­co y uti­li­ta­rio. Una pre­sen­cia que gra­ti­fi­ca des­de su con­cep­ción y di­se­ño pe­ro que ade­más es­tá pre­pa­ra­do pa­ra dar co­bi­jo y cum­plir una fun­ción.

LA RE­FE­REN­CIA

es al edi­fi­cio que des­de 1926 y has­ta 1990 ocu­pa­ra el ban­co Hi­po­te­ca­rio Na­cio­nal, ce­di­do lue­go pa­ra su uso a la FIP y des­de ha­ce una dé­ca­da de­socu­pa­do, sin uso, sin man­te­ni­mien­to y a la es­pe­ra de has­ta aho­ra inexis­ten­tes in­tere­sa­dos.

EL BAN­CO

Hi­po­te­ca­rio es des­de 1997 una so­cie­dad anó­ni­ma con par­ti­ci­pa­ción es­ta­tal ma­yo­ri­ta­ria, aban­do­nan­do su fun­ción so­cial pa­ra con­ver­tir­se en una en­ti­dad ne­ta­men­te co­mer­cial. En ese cam­bio se vol­vió a es­ta­ble­cer en la ciu­dad, aun­que ocu­pan­do un nue­vo in­mue­ble y de­jan­do el his­tó­ri­co en ma­nos de na­die.

LA PRI­VA­TI­ZA­CIÓN

del ban­co es­tu­vo pla­ga­da de irre­gu­la­ri­da­des, pro­pio de un país que ha­ce de es­tas cues­tio­nes una opor­tu­ni­dad de ne­go­cia­dos y ma­los tra­tos. Pa­ra los de me­mo­ria cor­ta, por la ven­ta fue­ron pro­ce­sa­dos el ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía Ro­que Fer­nán­dez, Eduar­do Elsz­tain y otros fun­cio­na­rios, por aso­cia­ción ilí­ci­ta, frau­de en per­jui­cio de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, usu­ra, cohe­cho, trá­fi­co de in­fluen­cias, mal­ver­sa­ción, pe­cu­la­do, ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con el ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca, frau­de al co­mer­cio y a la in­dus­tria.

EL PRE­CIO

cal­cu­la­do del Ban­co lle­ga­ba has­ta U$S 6.300 mi­llo­nes, pe­ro fue pri­va­ti­za­do por U$S 1.200 mi­llo­nes al gru­po IRSA, de Eduar­do Elsz­tain. El pro­ce­so pri­va­ti­za­dor hi­zo acree­dor al Es­ta­do de las ac­cio­nes de la nue­va so­cie­dad, quien co­men­zó a ven­der las mis­mas me­dian­te ofer­ta pú­bli­ca y fi­dei­co­mi­sos. Cer­ca de la mi­tad de su ca­pi­tal pa­só a ma­nos pri­va­das.

EN ME­DIO

de es­ta his­to­ria, el mag­ní­fi­co edi­fi­cio inau­gu­ra­do en 1926 en nues­tra ciu­dad no tie­ne des­tino. El BH lo pu­so en al­qui­ler ha­ce más de un año sin con­se­guir in­tere­sa­dos, la mu­ni­ci­pa­li­dad de­jó en cla­ro su in­te­rés pe­ro ma­ni­fes­tó no te­ner re­cur­sos ni ser prio­ri­ta­rio in­ver­tir en una even­tual re­cu­pe­ra­ción.

ES REAL­MEN­TE

un pe­ca­do ca­pi­tal no ha­cer de ese in­mue­ble un bien en uso. Ce­der­lo a la Pro­vin­cia, en­tre­gar­lo a la Mu­ni­ci­pa­li­dad, dar­le vi­da en una ciu­dad que pa­re­ce ca­da día re­sig­nar su pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co y don­de la fal­ta de es­pa­cio pa­ra de­pen­den­cias pú­bli­cas es mo­ne­da co­rrien­te. El edi­fi­cio en de­ca­den­cia es un signo de lo mal que se pue­den ha­cer las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.