Tes­ti­mo­nios. La im­por­tan­cia del Re­gis­tro Úni­co de ca­sos de Vio­len­cia de Gé­ne­ro.

“Con­tar con un re­gis­tro úni­co de ca­sos nos per­mi­ti­rá fa­ci­li­tar la ayu­da a mu­je­res que la ne­ce­si­tan”, di­jo Agus­ti­na Ay­llón, sub­se­cre­ta­ria de Gé­ne­ro y Di­ver­si­dad Se­xual.

La Nueva Domingo - - DOMINGO - Ce­ci­lia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

La ela­bo­ra­ción y pues­ta en mar­cha, en nues­tra ciu­dad, de un Re­gis­tro Uni­co de Ca­sos de Vio­len­cia de Gé­ne­ro (RUC) mo­ti­vó el pa­sa­do vier­nes la vi­si­ta de Agus­ti­na Ay­llón, sub­se­cre­ta­ria de Gé­ne­ro y Di­ver­si­dad Se­xual, de­pen­dien­te de la se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos bo­nae­ren­se.

En su pri­me­ra vi­si­ta co­mo fun­cio­na­ria, en re­em­pla­zo de Da­nie­la Reich, y de­sig­na­da por la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, Ay­llón ha­bló de su tra­ba­jo an­te­rior en una ONG re­la­cio­na­da con la vio­len­cia de gé­ne­ro y su acer­ca­mien­to con la de­fen­so­ra de los de­re­chos hu­ma­nos de mu­je­res, ni­ñas y ni­ños, Fa­bia­na Tú­ñez.

--¿Qué per­mi­te un Re­gis­tro Uni­co de Ca­sos?

--Un se­gui­mien­to de la víc­ti­ma de acuer­do con los da­tos de su DNI. Una vez co­no­ci­dos los nú­me­ros es­ta­dís­ti­cos es mu­cho más sen­ci­llo tra­ba­jar. Es­to se lle­va a ca­bo a ni­vel mun­dial a par­tir de la car­ga de de­nun­cias a una ba­se de da­tos y con la par­ti­ci­pa­ción de la pro­cu­ra­ción, co­mi­sa­rías, la Cor­te, las áreas de gé­ne­ro, etc.

--En tér­mi­nos prác­ti­cos ¿Qué da­tos apor­ta el re­gis­tro?

--Co­no­cer si esa mu­jer de­nun­cia por pri­me­ra vez o no, si se mu­dó, en qué hos­pi­tal fue aten­di­da en ca­so de ha­ber­lo re­que­ri­do, es de­cir, el his­to­rial de esa víc­ti­ma. Una víc­ti­ma que vie­ne su­frien­do vio­len­cia mu­cho an­tes de ra­di­car la de­nun­cia. Un re­gis­tro, in­du­da­ble­men­te, ha­ce que el pro­ce­so con se­gui­mien­to se con­vier­ta en me­nos en­go­rro­so. --¿Cuál es el ob­je­ti­vo fi­nal?

--Ter­mi­nar con los fe­mi­ci­dios, pre­ve­nir pa­ra no lle­gar a eso. Por eso es­te área se en­cuen­tra den­tro de la se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos, co­mo co­rres­pon­de, y no den­tro de un es­pa­cio so­cial. --¿Cuál es el rol del Es­ta­do?

--Es­cu­char, ser con­fia­ble y ac­tuar. La mu­jer ne­ce­si­ta que le crean. La en­tra­da de una víc­ti­ma al Es­ta­do no pue­de fa­llar. Si fa­lla, po­si­ble­men­te esa mu­jer nun­ca más vuel­va a con­fiar.

--La se­cre­ta­ría que con­du­ce tam­bién in­vo­lu­cra te­mas de di­ver­si­dad se­xual ¿Có­mo es­ta­mos en re­la­ción a esa cues­tión?

--En reali­dad so­mos van­guar­dia res­pec­to de otros paí­ses en ma­te­ria de le­yes. La ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro mar­có un an­tes y un des­pués. Es­to no se tra­ta de de­ci­dir, de que­rer, de po­der. Se tra­ta de un de­re­cho. Aho­ra bien: te­ne­mos una raíz cul­tu­ral y so­cial que de­be­mos cam­biar. Las es­cue­las, por ejem­plo. --¿Có­mo se pro­du­ce el cam­bio?

--Con ca­pa­ci­ta­cio­nes, tal co­mo ya lo es­ta­mos im­ple­men­tan­do. Por­que el te­ma di­ver­si­dad es­tá ca­da días más ins­ta­la­do y de­be­mos es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. --¿La mi­ra­da del otro si­gue sien­do un pro­ble­ma?

--La­men­ta­ble­men­te, sí. Pe­ro de­be­ría­mos pen­sar­lo co­mo si fue­ra un hijo quien se en­fren­ta a es­ta si­tua­ción. Y to­do pa­dre de­sea que su hijo sea fe­liz, que no su­fra. De a po­co se va cam­bian­do, lle­va tiem­po. No­so­tros, quie­nes tra­ba­ja­mos en es­to, lo ve­mos nor­mal, pe­ro aún no lo es pa­ra mu­cha gen­te.

--Vol­vien­do a la vio­len­cia de gé­ne­ro ¿En qué si­tua­ción en­cuen­tra a Bahía Blan­ca?

--Es una ciu­dad gran­de con pro­ble­má­ti­cas acor­des, es de­cir, con ci­fras ele­va­das. Pe­ro mien­tras más se ins­ta­la el te­ma y más ins­ti­tu­cio­nes pres­tan ayu­da, más se fa­ci­li­ta la ta­rea. Bahía con­ta­rá con dos fis­ca­lías es­pe­cia­li­za­das, un da­to no me­nor.

--¿Cuán­tos fe­mi­ci­dios se pro­du­je­ron en la Pro­vin­cia du­ran­te 2017?

--98. Uno ca­da cua­tro días. Es una ci­fra muy ele­va­da. Por eso el tra­ba­jo en con­jun­to es fun­da­men­tal en cuan­to a brin­dar he­rra­mien­tas, for­ta­le­cer, ca­pa­ci­tar, asis­tir.

Vio­la­ción más fre­cuen­te

La vio­len­cia de gé­ne­ro, co­mún­men­te aso­cia­da só­lo con vio­len­cia ha­cia las mu­je­res, es la vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos más fre­cuen­te, ex­ten­di­da y ge­ne­ra­li­za­da en to­do el mun­do.

En el mar­co del Re­gis­tro Úni­co de Ca­sos de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res se en­tien­de a la vio­len­cia de gé­ne­ro co­mo aque­lla ejer­ci­da por una o más per­so­nas, des­de un lu­gar de pri­vi­le­gio so­cial­men­te cons­trui­do co­mo mas­cu­lino so­bre una o más per­so­nas que ocu­pan un lu­gar so­cial de su­bor­di­na­ción cons­trui­do co­mo fe­me­nino.

En es­te sen­ti­do, es­tos lu­ga­res so­cial­men­te de­ter­mi­na­dos po­drán ser ha­bi­ta­dos in­de­pen­dien­te­men­te de la ge­ni­ta­li­dad de las per­so­nas. No obs­tan­te, se­gún los da­tos dis­po­ni­bles a tra­vés de la lí­nea 144 Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, po­de­mos ase­gu­rar que el 99,7% de las que se co­mu­ni­ca­ron du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del año son mu­je­res cis­gé­ne­ro.

La de­sigual­dad que con­sa­gra el Pa­triar­ca­do, al na­tu­ra­li­zar la in­fe­rio­ri­dad de un gé­ne­ro res­pec­to del otro, ter­mi­na le­gi­ti­man­do el mal­tra­to que su­fren las mu­je­res, en­tre otros gru­pos.

Es el fe­mi­nis­mo quien ha ido cons­tru­yen­do a lo lar­go de la his­to­ria es­pa­cios y es­tra­te­gias co­lec­ti­vas pa­ra de­nun­ciar las in­fi­ni­tas for­mas de vio­len­cia ba­sa­das en el gé­ne­ro co­mo así tam­bién pa­ra ir transformando es­tas re­la­cio­nes de­sigua­les.

Al ini­cio del nue­vo mi­le­nio, el mo­vi­mien­to de mu­je­res de la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na, co­mien­za a cues­tio­nar que lo he­cho has­ta aho­ra por los Es­ta­dos no ha al­can­za­do pa­ra de­te­ner los fe­mi­ci­dios ocu­rri­dos en la re­gión.

A par­tir de ello, se de­man­da con ma­yor ur­gen­cia el cum­pli­mien­to de los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les ad­he­ri-

So­mos van­guar­dia res­pec­to de otros paí­ses en ma­te­ria de le­yes. La ley de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro mar­có un an­tes y un des­pués. Es fun­da­men­tal co­no­cer si esa mu­jer de­nun­cia por pri­me­ra vez o no, si se mu­dó, en qué hos­pi­tal fue aten­di­da. En de­fi­ni­ti­va, su his­to­rial.

dos y por lo tan­to, la efec­ti­va im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas acor­de a la si­tua­ción de ca­da país.

Es en es­te mar­co que, en lí­nea con lo or­de­na­do por la nor­ma­ti­va vi­gen­te, se aprue­ba en 2014 la crea­ción del Re­gis­tro Úni­co de Ca­sos.

A par­tir del año 2016 es que la pro­vin­cia cuen­ta con una Sub­se­cre­ta­ría de Gé­ne­ro y Di­ver­si­dad Se­xual, en el mar­co de la Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos, res­pon­sa­ble de la pues­ta en fun­cio­na­mien­to de es­te re­gis­tro.

Re­gis­tro Úni­co

* Con­cen­tra, con­tie­ne y sis­te­ma­ti­za la in­for­ma­ción de los he­chos, ti­pos y mo­da­li­da­des de la vio­len­cia de gé­ne­ro re­gu­la­dos en la Ley Na­cio­nal 26.485.

* Re­gis­tra y pro­ce­sar las si­tua­cio­nes de vio­len­cia re­ci­bi­das en los di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos.

* Bus­ca indicadores que mi­dan el im­pac­to acer­ca de la reali­dad de la pro­ble­má­ti­ca.

* Uni­fi­ca las de­nun­cias con el fin de me­jo­rar la pre­ven­ción de de­li­tos en re­la­ción a la vio­len­cia de gé­ne­ro.

* Sis­te­ma­ti­za la in­for­ma­ción útil y con­fia­ble pa­ra po­ten­ciar la eje­cu­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas por par­te del es­ta­do pro­vin­cial.

* Crear una ba­se de da­tos co­mún, que se cons­ti­tui­rá en in­su­mo fun­da­men­tal pa­ra la ela­bo­ra­ción de los da­tos es­ta­dís­ti­cos que es­ta­rán dis­po­ni­bles pa­ra ser uti­li­za­dos por to­dos los or­ga­nis­mos que atien­dan di­cha pro­ble­má­ti­ca.

El ob­je­ti­vo central es vi­si­bi­li­zar la re­le­van­cia, da­do el mar­co le­gal den­tro del cual se ins­cri­be el RUCBA, de pro­du­cir in­for­ma­ción con­sis­ten­te so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro co­mo in­su­mo pa­ra el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas tan­to de asis­ten­cia co­mo de erra­di­ca­ción de la pro­ble­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.