Tu­ris­mo. La cor­di­lle­ra se vis­te de co­lo­res du­ran­te la tem­po­ra­da de tu­li­pa­nes.

El va­lle cor­di­lle­rano de Chu­but ofre­ce na­da me­nos que 27 va­rie­da­des de tu­li­pa­nes que cu­bren una su­per­fi­cie de tres hec­tá­reas ubi­ca­do en un des­vío de la ru­ta 259, cer­ca de Es­quel y Tre­ve­lín.

La Nueva Domingo - - DOMINGO -

En el va­lle cor­di­lle­rano de Chu­but, a 25 ki­ló­me­tros de Es­quel y 12 de Tre­ve­lin, el mes de oc­tu­bre im­pri­me una pa­le­ta de co­lo­res al pai­sa­je pa­ta­gó­ni­co con la pre­sen­cia de 27 va­rie­da­des de tu­li­pa­nes que cu­bren una su­per­fi­cie de tres hec­tá­reas ubi­ca­do en un des­vío de la ru­ta 259.

Es­te fe­nó­meno de pri­ma­ve­ra se pue­de apre­ciar en el pre­dio de la fir­ma flo­ri­cul­to­ra “Plan­tas del Sur”, el ma­yor em­pren­di­mien­to de tu­li­pa­nes de to­do el país, que en los úl­ti­mos años se ha trans­for­ma­do en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas.

La pa­no­rá­mi­ca pos­tal de lar­gos lis­to­nes de tu­li­pa­nes mul­ti­co­lo­res se vuel­ve uno con el sur­co ser­pen­tean­te de los ríos Nant y Fall y Percy, afluen­tes del in­men­so Fu­ta­leu­fú que ba­ña el pie de los ce­rros pa­ra atra­ve­sar la cor­di­lle­ra y al­can­zar la Re­gión de los La­gos en Chi­le.

El sue­lo pa­ta­gó­ni­co con su in­vierno frío y la pri­ma­ve­ra tem­pla­da, de Es­quel y Tre­ve­lín, ge­ne­ran un es­ce­na­rio pro­pi­cio pa­ra el desa­rro­llo flo­ri­cul­tor del tu­li­pán, la exó­ti­ca flor que co­men­zó a cul­ti­var­se en Me­dio Orien­te en­tre los si­glos XI y XII, sien­do los per­sas y el Im­pe­rio Oto­mano, en la ac­tual Tur­quía, quie­nes lo desa­rro­lla­ron.

Fue en el si­glo XVI cuan­do los Paí­ses Ba­jos im­por­ta­ron al­gu­nas es­pe­cies, que de­ben su nom­bre a la for­ma de la flor que se ase­me­ja a un tur­ban­te, y a par­tir de un li­bro del bo­tá­ni­co Ca­ro­lus Clu­sius, sen­tan­do un pre­ce­den­te que au­men­tó la po­pu­la­ri­dad de los tu­li­pa­nes que per­du­ra has­ta la fe­cha y que in­clu­so lle­vó a que se co­noz­ca al men­cio­na­do país co­mo “flo­ris­te­ría del mun­do”.

El sue­lo pa­ta­gó­ni­co con su in­vierno frío y la pri­ma­ve­ra tem­pla­da de Es­quel y Tre­ve­lín, ge­ne­ran un es­ce­na­rio pro­pi­cio pa­ra el desa­rro­llo flo­ri­cul­tor del tu­li­pán.

Cul­ti­vos

Con el co­mien­zo del oto­ño, ha­bi­tual­men­te en­tre abril y ma­yo, se cul­ti­van los bul­bos que que­dan ta­pa­dos has­ta sep­tiem­bre, cuan­do na­cen los tu­li­pa­nes y cre­cen has­ta que en oc­tu­bre es­tán en flor, mo­men­to en el cual ex­plo­ta tam­bién la atrac­ción tu­rís­ti­ca por es­tas es­pe­cies.

In­clu­so la ex­pe­rien­cia pa­ta­gó­ni­ca ar­gen­ti­na se di­fe­ren­cia de la de los Paí­ses Ba­jos ya que aquí, en un te­rreno re­la­ti­va­men­te chi­co, se con­cen­tra una enor­me di­ver­si­dad, mien­tras que en los Paí­ses Ba­jos hay tan­tos pro­duc­to­res que se sue­le cul­ti­var en gran­des ex­ten­sio­nes y con ma­yor seg­men­ta­ción de es­pe­cies.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.