Co­lum­na de Noemí Ca­rri­zo.

Por Noemí Ca­rri­zo*

La Nueva Domingo - - NUEVA - Pro­fe­so­ra en Le­tras, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra. ca­rri­zo­noe­mi04@ yahoo. com. ar

Las ta­zas de té an­ti­so­cia­les, tan en bo­ga, tie

nen le­yen­das sor­pren­den­tes: “Ay, Se­ñor, da­me pa­cien­cia, pe­ro dá­me­la an­tes que ma­te a al­guien”. “Me en­can­tan los lu­nes... di­jo na­die nun­ca”. Pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos que, sin du­da, apun­tan a ser gra­cio­sos. Si las fa­bri­can, es por­que son un éxi­to. A mi nie­ta, una ami­ga neó­fi­ta en in­glés le re­ga­ló una re­me­ra lla­ma­ti­va con una f ra­se: “I’am bad girl” (“Soy una chica ma­la”). El club de las chi­cas

ma­las es un pro­gra­ma es­ta­dou­ni­den­se que se cen­tra en los al­ter­ca­dos de sie­te chi­cas con di­ver­sas pa­to­lo­gías psi­co­ló­gi­cas tra­du­ci­das en agre­si­vi­dad fí­si­ca y con­duc­tas au­to­des­truc­ti­vas. Co­mo es un reality, el elen­co con­vi­ve den­tro y fue­ra de la man­sión du­ran­te tres me­ses, du­ran­te los cua­les es fil­ma­do por el equi­po de pro­duc­ción. Al pa­re­cer, la ira es una cues­tión in­ter­na­cio­nal. ¿Pe­ro qué pa­sa con no­so­tros, aquí, en es­te trián­gu­lo fi­nal de Su­da­mé­ri­ca? El en­fa­do nos os­cu­re­ce ca­da ma­ña­na a pe­sar de las fra­ses po­si­ti­vas con que las re­des so­cia­les o la sim­ple in­ten­ción per­so­nal pre­ten­de mo­vi­li­zar­nos. El “no” apa­re­ce en ven­ta­ni­llas, re­cla­mos, so­li­ci­tu­des y has­ta en ali­cien­tes: “No me pi­das que es­tu­die más. Ha­go lo que pue­do. Me­jor no me mo­les­tes”. Se­gún La­can, la có­le­ra nos in­va­de cuan­do lo real lle­ga de gol­pe, en el pre­ci­so mo­men­to en que he­mos he­cho una be­lla tra­ma sim­bó­li­ca en que to­do va muy bien: el or­den, la ley, nues­tra men­te y has­ta nues­tra bue­na vo­lun­tad. Pe­ro las cla­vi­jas de la ver­dad no en­ca­jan en los pe­que­ños agu­je­ros de la ilu­sión. Des­car­tes ya ha­bía es­ti­ma­do: “Si con un po­co de ini­cia­ti­va se pue­den mo­di­fi­car los mo­vi­mien­tos del ce­re­bro en los ani­ma­les des­pro­vis­tos de ra­zón, es evi­den­te que lo mis­mo se pue­de con­se­guir

de los hom­bres”. Se es­ta­ba re­fi­rien­do a los mo­vi­mien­tos ref le­jos, sin du­da. Tam­po­co es fá­cil, ¡ pe­ro a in­ten­tar­lo! Los an­ta­go­nis­mos nos ago­bian. Y ni ha­blar de la in­fruc­tí­fe­ra in­ten­ción de tra­tar de con­ven­cer­nos mu­tua­men­te de po­si­cio­nes dis­tin­tas. Ele­gir la ale­gría sue­na a hi­pó­cri­ta, a “Bueno, al me­nos

soy edu­ca­do”, a “Me evi­to una dis­cu­sión”. ¿Sa­ben qué? Co­men­ce­mos con la fal­se­dad, si es ne­ce­sa­rio, has­ta acos­tum­brar­nos a vi­vir de ma­ne­ra ci­vi­li­za­da, sin des­pre­ciar al pró­ji­mo que pien­sa, sien­te y ac­túa dis­tin­to (es su de­re­cho), acep­tan­do la di­si­mi­li­tud y la al­ter­nan­cia, me­di­tan­do so­bre qué lo lle­va a con­cluir se­me­jan­te ra­zo­na­mien­to. Siem­pre, aun­que nos due­la, en “al­go” el otro tie­ne ra­zón; no se tra­ta de un ne­cio, sino de al­guien con fe en un sis­te­ma, un ca­mino, un sue­ño que lo ale­je de la ad­ver­si­dad. Y re­cor­de­mos que te­ner ca­rác­ter no es ser ex­plo­si­vo, in­sul­tan­te y pre­po­ten­te. Eso es ser egoís­ta. Te­ner ca­rác­ter es con­tro­lar nues­tro in­te­rior pa­ra ha­blar cla­ro y dar una opi­nión sin pi­sar la ca­be­za de na­die. Otra vez, Des­car­tes nos di­ce: “Ape­nas hay al­go di­cho por uno cu­yo opues­to no sea afir­ma­do”. Tal vez la inocen­cia de una son­ri­sa pri­me­ra an­te el es­pe­jo ma­ña­ne­ro nos con­di­cio­ne pa­ra un día sin al­ter­ca­dos, con­fron­ta­cio­nes ni vio­len­cias, aun­que sea en las mi­ra­das. Tal vez ese otro, que es­tá pa­de­cien­do sí­mi­les ca­ren­cias, es­pe­ran­zas frus­tra­das o in­jus­ti­cias in­de­bi­das, sea más her­mano que enemi­go si so­lo es­car­ba­mos en su ser dia­rio y en su au­tén­ti­ca aun­que bien ta­pa­da de­ses­pe­ra­ción. El sa­bio no se enoja. So­lo es­cu­cha y tra­ta de en­ten­der. Hay que per­der to­do el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra lle­gar a com­pren­der a una per­so­na. Y co­mo afir­ma el libanés Gi

bran Kha­lil Gi­bran: “Pa­ra en­ten­der el co­ra­zón y la men­te de al­guien, no te fi­jes en lo que ha he­cho, no te fi­jes en los que ha lo­gra­do, sino en lo que as­pi­ra a ha­cer”.

“Co­men­ce­mos con la fal­se­sad, si es ne­ce­sa­rio, has­ta acos­tum­brar­nos a vi­vir de ma­ne­ra ci­vi­li­za­da, sin des­pre­ciar , al pro­ji­mo que pien­sa, sien­te y , ac­tua dis­tin­to, acep­tan­do la di­si­mi­li­tud y la al­ter­nan­cia, , me­di­tan­do so­bre que lo lle­va “a con­cluir se­me­jan­te ra­zo­na­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.