Lue­go de la aper­tu­ra de la se­mi­pea­to­nal, los co­mer­cios aguar­dan una re­cu­pe­ra­ción

La Nueva Domingo - - PORTADA - Fe­de­ri­co Mo­reno fmo­reno@la­nue­va.com

Cor­ta­ron la ca­lle en enero, les pro­me­tie­ron a los co­mer­cian­tes que en ma­yo se re­abri­ría, pe­ro el so­brio cor­te de cin­ta de la úl­ti­ma cua­dra se pro­du­jo re­cién ha­ce una se­ma­na.

Pe­ro con­si­de­ran­do que lo peor ya pa­só pa­ra los lo­ca­les de Al­si­na en­tre el 201 y el Nue­va.” 399, “La qui­so sa­ber có­mo ha­bía reac­cio­na­do el pú­bli­co an­te la reaper­tu­ra en es­tos pri­me­ros días trans­cu­rri­dos des­de el es­treno.

Las opi­nio­nes es­tán di­vi­di­das, los mo­ti­vos son di­ver­sos y los la­men­tos por el pé­si­mo año co­mer­cial –-de­nun­cian caí­da del 40% en las ven­tas en pro­me­dio-- aún per­du­ran.

Mien­tras que al­gu­nos ce­le­bran la obra -–de­mo­ra apar­te--, otros con­si­de­ran que de­ja mu­cho que desear; y mien­tras al­gu­nos lo­ca­les de­bie­ron ce­rrar, otros, ca­si cer­ca de la ha­za­ña, ase­gu­ran que sus ven­tas prác­ti­ca­men­te no ca­ye­ron du­ran­te los ocho me­ses del cor­te de ca­lles.

Con mu­chos fac­to­res a con- si­de­rar, co­mo el cam­bio de tem­po­ra­da en el ru­bro ves­ti­men­ta, la reaper­tu­ra de la se­mi­pea­to­nal a fin de mes y que al­gu­nos tra­ba­ja­do­res to­da­vía no co­bra­ron, la cons­tan­te des­de la óp­ti­ca de los co­mer­cian­tes de Al­si­na es que la cir­cu­la­ción de gen­te vol­vió en muy buen ni­vel, pe­ro que la mis­ma no se re­fle­ja en las ven­tas. Y tam­bién, que al cierre de la ca­lle se le su­mó la cri­sis del país, lo que di­fi­cul­tó aún más la ecua­ción pa­ra pa­gar las cuen­tas a fin de mes.

“Hay que po­ner­le pla­ta en el bol­si­llo a la gen­te”, sos­tie­nen.

“Afec­tó el cierre, pe­ro se sa­bía que iba a pa­sar, es al­go ló­gi­co cuan­do hay una obra. Pe­ro no fue ex­ce­si­vo, siem­pre an­da­ba gen­te. Eso sí, las ven­tas du­ran­te los me­ses de cierre ba­ja­ron en un 40%, lo po­si­ti­vo es que no se tar­dó tan­to co­mo es­pe­ra­ba, yo re­cuer­do lo que han tar­da­do en otras cua­dras y me pa­re­ce que es­to po­dría ha­ber si­do peor”, opi­nó Emil­ce, co­mer­cian­te de Al­si­na al 200.

“Ade­más, me pa­re­ce que las obras que se hi­cie­ron fue­ron im­por­tan­tes, si uno veía los ca­ños que sa­ca­ron, no­ta­ba que es­ta­ban vie­jí­si­mos. Se po­dría de­cir que des­de que re­abrió la cua­dra per­ci­bi­mos al­go de reac­ti­va­ción co­mer­cial”, agre­gó.

“Acá re­abrió el sá­ba­do y la gen­te vol­vió de gol­pe en muy buen nú­me­ro. La ver­dad es que du­ran­te el cierre la pa­sa­mos muy mal, la gen­te ni si­quie­ra pa­sa­ba por acá, me­nos que me­nos de no­che, se iban to­dos a los ba­res nue­vos o a los de Alem”, ex­pli­có Emi­li­ano, mo­zo de un bar de la mis­ma cua­dra.

“Tu­vi­mos que re­du­cir la can­ti­dad de días que ve­nían los mú­si­cos, pa­sa­ron de ve­nir to­dos los días a ve­nir tres, aho­ra de a po­co van a vol­ver a ve­nir to­dos los días. Lo más mo­les­to eran las má­qui­nas, la tie­rra, el pol­vi­llo, las ve­re­das ro­tas y has­ta los gri­tos que se co­mían las mu­je­res de la gen­te de la obra”, agre­gó.

“El día que se abrió vino mu­cha gen­te, ade­más su­ma el efec­to con­ta­gio, por­que la gen­te que pa­sa por la ve­re­da, co­sa que an­tes no se da­ba, ve que hay gen­te aden­tro y en­tra. Los me­ses del cierre el due­ño los sin­tió mal, a su ma­ne­ra, y no­so­tros a la nues­tra, por­que nos fal­ta­ba la pro­pi­na, que es la que nos ayu­da a vi­vir el día a día”, co­men­tó Emi­li­ano.

“Acá no se no­tó la reac­ti­va­ción, por­que la gen­te no tie­ne pla­ta. En­ci­ma se jun­ta to­do, por­que en nues­tro lo­cal oc­tu­bre y no­viem­bre son los peo­res me­ses, mien­tras que en in­vierno, que son los me­jo­res, tu­vi­mos la ca­lle ce­rra­da. Las ven­tas ba­ja­ron arri­ba de un 40%, si hay reac­ti­va­ción la no­ta­re­mos re­cién en di­ciem­bre”, ex­pli­có Ju­lio, due­ño de un lo­cal de ro­pa y ar­tícu­los de cam­ping.

“La obra le ha­ce bien al cen­tro, lás­ti­ma lo que de­mo­ra­ron. Al­go que no ten­dría que ha­ber pa­sa­do es que en los me­ses de ve­rano, en que te­nían luz so­lar has­ta las 9, tra­ba­ja­ban has­ta las 4 o 5 de la tar­de. Cuan­do hay un cierre que afec­ta a tan­ta gen­te, co­mo fue el ca­so, es pre­fe­ri­ble con­tra­tar dos cua­dri­llas de obre­ros, pe­ro ter­mi­nar­la a tiem­po”.

“Y con res­pec­to a eso, si la Mu­ni­ci­pa­li­dad la co­bró una mul­ta a la em­pre­sa cons­truc- to­ra, la pla­ta la ten­dría que ha­ber re­par­ti­do en­tre los co­mer­cian­tes que so­mos los que su­fri­mos la de­mo­ra”, la­men­tó.

En el ca­so de Ioel, due­ño de una ju­gue­te­ría, la ilu­sión de que pa­ra el Día del Ni­ño la cua­dra se ha­bría ha­bi­li­ta­do hi­zo que la de­cep­ción fue­ra ma­yor.

“En es­tos po­cos días no se no­tó una reac­ti­va­ción co­mer­cial, sí más mo­vi­mien­to por­que la gen­te ca­mi­na por cu­rio­si­dad y por­que los días es­tán ayu­dan­do, pe­ro en las ven­tas no se no­ta na­da to­da­vía”.

“No­so­tros te­ne­mos lo­ca­les en otras ca­lles que no se vie­ron afec­ta­das por es­te cor­te y ahí, com­pa­ran­do con el año pa­sa­do, las ven­tas ca­ye­ron de­bi­do a la cri­sis. Pe­ro de­jan­do de la­do ese fac­tor, acá en Al­si­na por el cierre la caí­da fue por lo me­nos de un 30%. Lo peor que nos pa­só fue creer que pa­ra agos­to, Día del Ni­ño, iba a es­tar abier­to. Ha­bían di­cho que iba a es­tar lis­ta pa­ra ma­yo, de ha­ber sa­bi­do la ver­dad nos or­ga­ni­zá­ba­mos de otra ma­ne­ra”, la­men­tó Ioel.

Mo­vi­mien­to sí, ven­tas no

Leo­nar­do Mes­chi­ni ex­pli­ca que en su lo­cal no­tó una reac­ti­va­ción en la cir­cu­la­ción, de “mu­cha más gen­te”, re­co­no­ció que la ca­lle que­dó muy lin­da, que hay otro am­bien­te y que la gen­te pa­sea has­ta más tar­de gra­cias a la ilu­mi­na­ción, pe­ro que eso “to­da­vía no se ve re­fle­ja­do en las ven­tas”.

“Es­ta­mos an­sio­sos por una me­jo­ra, en­ci­ma se jun­ta­ron el co­mien­zo de mes y el cam­bio de tem­po­ra­da, es­pe­ra­mos que le­van­te pa­ra el Día de la Ma­dre. La in­cer­ti­dum­bre por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca se ve bien cla­ra, si le ves las mano s la gen­te, va sin bol­sas”, sos­tu­vo.

Res­pec­to a los me­ses del cierre, Mes­chi­ni men­cio­nó que las ven­tas ca­ye­ron en un 40% y que “real­men­te la pa­sa­mos muy feo, por­que no so­lo no ha­bía gen­te, sino que no se po­día tran­si­tar, las ve­re­das es­ta­ban muy mal ade­cua­das al am­bien­te de obra, la gen­te no po­día pa­sar por nin­gún la­do”.

Pa­me­la, ven­de­do­ra de un lo­cal de in­du­men­ta­ria de­por­ti­va de Al­si­na al 300 sos­tu­vo que ya se vio una reac­ti­va­ción, “so­bre to­do en el mo­vi­mien­to de gen­te”, y que los me­ses del cie­rro las ven­tas “ba­ja­ron bas­tan­te”.

“La gen­te aho­ra co­men­ta, nos di­ce ‘¡qué lin­do, al fin chi­cos!’, y al­gu­nos clien­tes si­guie­ron vi­nien­do siem­pre, pe­ro real­men­te pa­sar por acá era una odi­sea por el es­ta­do de las ve­re­das”, agre­gó.

Aye­lén, por su par­te, co­mer­cian­te de la mis­ma cua­dra, ma­ni­fes­tó que “no­té una reac­ti­va­ción, gra­cias a Dios ya

le­van­tó, con mu­cha di­fe­ren­cia”, y ex­pli­có que ha­bían caí­do bas­tan­te las ven­tas en los me­ses de cierre.

Ca­ro­li­na, jo­ye­ra, opi­nó que no no­tó reac­ti­va­ción al­gu­na des­de la re­par­tu­ra de la cua­dra y que “la gen­te no se acos­tum­bra a que la pea­to­nal es­tá abier­ta, ten­go es­te lo­cal ha­ce ocho años y la cir­cu­la­ción de gen­te es la mis­ma de siem­pre”. Tam­bién la­men­tó que en los me­ses de ma­yo y ju­nio, por ejem­plo, las ven­tas “ca­ye­ron a ce­ro”.

“Im­pre­sio­nan­te el mo­vi­mien­to”

Ya­mi­la, due­ña de un lo­cal pa­ra chi­cos en Al­si­na al 300 sos­tu­vo que si bien la reac­ti­va­ción co­mer­cial to­da­vía no se dio, “sí des­de que se re­abrió la pea­to­nal el mo­vi­mien­to es im­pre­sio­nan­te”.

“Los me­ses del cierre las ven­tas ca­ye­ron en un 50%, en­ci­ma nos ha­bían pro­me­ti­do pa­ra ma­yo, des­pués Día del Ni­ño y tam­po­co, un desas­tre”, la­men­tó.

Ma­ría del Car­men, due­ña de una flo­re­ría ex­pre­só que no­tó una le­ve reac­ti­va­ción co­mer­cial y una ma­yor en el pa­so de la gen­te.

“Es­pe­ra­mos que se le­van­te un po­co más, acá se dio un com­bo en­tre la obra de la se­mi­pea­to­nal y la cri­sis, las ven­tas ca­ye­ron en un 40%, so­bre to­do cuan­do cor­ta­ron La­ma­drid, lo que ya hi­zo im­po­si­ble la lle­ga­da de la gen­te al lo­cal. No tu­vi­mos nin­gún ti­po de ali­vio im­po­si­ti­vo, mien­tras que el al­qui­ler, los suel­dos y los im­pues­tos los tu­vi­mos que pa­gar igual”, la­men­tó la co­mer­cian­te.

Eli­sa­bet, due­ña de una re- ga­le­ría en Al­si­na al 300, opi­nó que no no­tó una gran di­fe­ren­cia a par­tir de la reaper­tu­ra de la cua­dra y que so­lo el sá­ba­do se no­tó un po­co más de tra­ba­jo, pe­ro los de­más días de la se­ma­na vol­vió a caer.

“No sé el por­cen­ta­je de la caí­da de las ven­tas de los me­ses de cierre, pe­ro sí sé que en pla­ta, ven­dí me­nos que el año pa­sa­do, con to­do lo que eso im­pli­ca. Nos es­ta­mos aga­rran­do fuer­te pa­ra no caer”, la­men­tó.

Por otra par­te, se ma­ni­fes­tó dis­con­for­me con la fal­ta de ve­ge­ta­ción en la nue­va se­mi­pea­to­nal.

“Pa­ra mi gus­to que­dó mu­cho, mu­cho ce­men­to, le fal­ta ár­bo­les, ma­ce­tas, plan­tas. El otro día fui al vi­ve­ro a que la ven­de­do­ra me acon­se­ja­ra qué pro­duc­to ti­rar­le al ár­bol que me pu­sie­ron acá en la ve­re­da pa­ra que crez­ca más rá­pi­do por­que no pue­do ver to­do tan de ce­men­to”, la­men­tó.

Por úl­ti­mo, Lau­ra, co­mer­cian­te de Al­si­na al 200 des­ta­có que se ve mu­cho más mo­vi­mien­to des­de el es­treno del pa­seo y re­co­no­ció que, gra­cias a te­ner una clien­te­la fi­ja, “las ven­tas ca­ye­ron muy po­co”.

“Fue muy mo­les­to, su­cio, ca­da vez que llo­vía se em­ba­rra­ba to­do, pe­ro en­tre la clien­te­la fi­ja y que ofre­ce­mos mer­ca­de­ría que otros no, gra­cias a Dios nos pu­di­mos man­te­ner”, co­men­tó.

Real­men­te la pa­sa­mos muy feo, por­que no so­lo no ha­bía gen­te, sino que no se po­día tran­si­tar, ya que las ve­re­das es­ta­ban muy mal ade­cua­das al am­bien­te de obra”.

Au­to­mo­vi­lis­tas y ci­clis­tas ya la uti­li­zan nor­mal­men­te. Los clien­tes se ha­cen es­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.