Cam­bia el sis­te­ma de in­ter­na­ción en el Pen­na

Fa­mi­lia­res de pa­cien­tes in­mu­no­de­pri­mi­dos e in­te­gran­tes de la Aso­cia­ción de Ayu­da al Leu­cé­mi­co se opo­nen al nue­vo es­que­ma que dis­pu­so la di­rec­ción.

La Nueva - - LA CIUDAD. - Cecilia Co­rra­det­ti cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

A PE­SAR DE LAS PRO­TES­TAS El sá­ba­do se cum­pli­rá un año des­de que el bahien­se Os­car Ota­via­ne­lli, de 45 años, re­ci­bió un diag­nós­ti­co que ja­más qui­so es­cu­char: leu­ce­mia mie­loi­de agu­da, un ti­po de cán­cer por el que la mé­du­la ósea pro­du­ce, de ma­ne­ra anor­mal, gló­bu­los blan­cos, ro­jos o pla­que­tas.

Em­plea­do de Via­li­dad Pro­vin­cial y pa­pá de los ge­me­los Facundo y Fe­de­ri­co, de 18, el "Gor­do” em­pe­zó a pe­lear­la en ese pre­ci­so ins­tan­te y aún hoy lo si­gue ha­cien­do con una for­ta­le­za que con­ta­gia.

Con al­ti­ba­jos, si­gue in­ter­na­do en el Pen­na, ais­la­do de otros pa­cien­tes, en una ha­bi­ta­ción de la Pa­tru­lla don­de so­lo son aten­di­dos en­fer­mos in­mu­no­de­pri­mi­dos.

Es­to, al me­nos, has­ta ayer: hoy co­mien­za a re­gir un nue­vo or­ga­ni­gra­ma de in­ter­na­cio­nes. Los pa­cien­tes em­pe­za­rán a ser aten­di­dos por ni­vel de com­ple­ji­dad y no por ti­po de en­fer­me­dad.

Mar­ce­la Cic­co­la, su es­po­sa, for­mó par­te a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na de una mar­cha de pro­tes­ta con­tra la me­di­da. Par­ti­ci­pa­ron miem­bros de la Aso­cia­ción de Ayu­da al Leu­cé­mi­co (Ayu­da-Le) y pro­tes­ta­ron fren­te a la se­de de Re­gión Sa­ni­ta­ria I.

“De nin­gu­na ma­ne­ra per­mi­ti­ré que lo sa­quen de ese lu­gar, por­que cual­quier vi­rus que lo afec­te en es­te mo­men­to de de­fen­sas nu­las pue­de cos­tar­le la vi­da”, di­jo Mar­ce­la, pa­ra agre­gar que cuen­ta los días es­pe­ran­do la au­to­ri­za­ción pa­ra ir a La Pla- ta, don­de se so­me­te­rá a un tras­plan­te de mé­du­la.

Os­car co­men­zó en ju­lio del año pa­sa­do con sín­to­mas pa­re­ci­dos a una gri­pe. El can­san­cio no le per­mi­tía desen­vol­ver­se y una ma­ña­na se des­ma­yó. Lue­go de una se­rie de aná­li­sis, el diag­nós­ti­co no se hi­zo es­pe­rar.

“La Pa­tru­lla es un lu­gar ade­cua­do pa­ra los pa­cien­tes con es­ta en­fer­me­dad y su per­so­nal co­no­ce a la per­fec­ción có­mo abor­dar­los, des­de la par­te mé­di­ca has­ta la psi­co­ló­gi­ca. Se­gui­ré lu­chan­do pa­ra evi­tar su cie­rre”, ex­pre­só Mar­ce­la.

Os­car fue el úni­co pa­cien­te in­ter­na­do du­ran­te la se­ma­na pa­sa­da en el área, tal cual di­jo a el di­rec­tor del hos­pi­tal, Cé­sar Co­me­za­ña, el vier­nes.

"Pe­ro hay se­ma­nas en que el ser­vi­cio co­lap­sa y no hay ca­mas. Su­ce­dió días atrás con una pa­cien­te de Co­ro­nel Prin­gles que tu­vo que vol­ver a su ciu­dad”, re­la­tó Mar­ce­la. En Na­vi­dad, se­gún re­cor­dó, su­ce­dió al­go más gra­ve: un jo­ven con leu­ce­mia de­bió ser

“La

Nue­va.”

in­ter­na­do en una ha­bi­ta­ción co­mún don­de fi­nal­men­te un vi­rus le cau­só la muer­te.

En la pro­tes­ta tam­bién es­ta­ba Ma­ri­bel Mi­llán, de 20 años, quien su­frió leu­ce­mia de ni­ña. Ase­gu­ra que siem­pre es­ta­rá agra­de­ci­da a la Pa­tru­lla. “Si al­go ten­go en cla­ro es que los pa­cien­tes con es­ta en­fer­me­dad no pue­den mez­clar­se con otros”, ad­vir­tió.

Te­re­sa Castillo, má­xi­ma re­fe­ren­te de Ayu­da-Le, sos­tu­vo que es “ab­sur­do” que se eli­mi­ne una área que en mu­chas ciu­da­des de la pro­vin­cia in­ten­tan abrir.

“Co­me­za­ña di­ce que los pa­cien­tes gra­ves pa­sa­rán a Te­ra­pia In­ten­si­va, un error por­que es­ta­rán cons­cien­tes y sin acom­pa­ña­mien­to pa­ra lle­var ade­lan­te es­ta `gue­rra` que les to­ca vi­vir”, afir­mó.

Di­jo que la decisión de dis­tri­buir a los pa­cien­tes en dis­tin­tas áreas del Pen­na y no en si­tios res­guar­da­dos pue­de ter­mi­nar con la vi­da de mu­chas per­so­nas. “Te­ne­mos el lu­gar, de­be­mos lu­char pa­ra man­te­ner­lo”, en­fa­ti­zó.

Pa­ra Co­me­za­ña, la des­ar­ti­cu­la­ción del sec­tor de in­mu­no­de­pri­mi­dos es un te­ma “ce­rra­do”. Acer­ca del des­tino de los pa­cien­tes in­ter­na­dos en la Pa­tru­lla, acla­ró: “Es­ta­rán en lu­ga­res ade­cua­dos”.

El en­fer­mo on­co­ló­gi­co es es­pe­cial y el per­so­nal de­be es­tar ca­pa­ci­ta­do pa­ra abor­dar­lo. Las en­fer­me­ras se es­pe­cia­li­za­ron”. TE­RE­SA CASTILLO DI­RI­GEN­TE DE AYU­DA-LE Ma­ña­na (por hoy) em­pe­za­re­mos con el nue­vo or­ga­ni­gra­ma. To­dos los pa­cien­tes es­ta­rán en lu­ga­res ade­cua­dos”.

Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

CÉ­SAR CO­ME­ZA­ÑA DI­REC­TOR DEL PEN­NA

JUAN CO­RRAL - LA NUE­VA.

El cie­rre de la Pa­tru­lla,

una área muy sen­si­ble, mo­ti­vó las que­jas. Los pa­cien­tes no se­rán aten­di­dos por ti­po de en­fer­me­dad, sino por ni­vel de com­ple­ji­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.