Ju­lián y Aní­bal, con estilos dis­tin­tos

La Nueva - - EL PAÍS. -

Son dis­tin­tos estilos. O ca­da uno ha­ce lo que me­jor le sa­le. Pe­ro al­go los her­ma­na por es­tos días a Ju­lián Domínguez y Aní­bal Fer­nán­dez en la ba­ta­lla, a ve­ces ro­dea­da de trapitos su­cios, que han en­ca­ra­do pa­ra ser el pró­xi­mo go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res: los dos de­ci­die­ron pe­gar­se a la fi­gu­ra de Da­niel Scio­li.

Tam­bién ellos fue­ron in­te­gran­tes de la tro­pa que en su mo­men­to acu­sa­ba al go­ber­na­dor de ser un can­di­da­to de los mo­no­po­lios, se­gún la ba­ja­da de lí­nea que lle­ga­ba des­de Oli­vos, y que hoy lo ido­la­tra sin ru­bor. Que no es otra co­sa que mos­trar­se con Da­niel en cuan­ta opor­tu­ni­dad ten­gan, pa­ra pro­bar que am­bos en­car­nan la con­ti­nui­dad de la ges­tión, tal vez con al­gu­nos po­cos re­to­ques que se cui­dan muy bien de di­si­mu­lar.

Aho­ra, ade­más de bus­car ca­si a dia­rio la foto con el pre­can­di­da­to pre­si­den­cial del FpV Ju­lián y Aní­bal se cru­zan dar­dos fi­lo­sos en­tre ellos, co­mo pa­ra no per­der la gim­na­sia de cam­pa­ña. El je­fe de Ga­bi­ne­te lo acu­sa al je­fe de la Cá­ma­ra de Dipu­tados de man­dar a los in­ten­den­tes del co­nur­bano a es­con­der­le sus bo­le­tas el día de la elec­ción. La bo­cha vuel­ve co­mo un ra­yo: Ju­lián le re­fres­ca co­mo al pa­sar a Aní­bal que él no tie­ne "na­da su­cio que es­con­der" de su pa­sa­do po­lí­ti­co, en in­di­si­mu­la­ble re­fe­ren­cia a la anéc­do­ta del baúl en el que di­cen que Fer­nán­dez es­ca­pó una vez cuan­do era in­ten­den­te de Quil­mes y lo an­da­ba ras­trean­do la po­li­cía y un fis­cal de turno.

Chi­ca­nas al mar­gen, Domínguez y su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la, el po­de­ro­so ca­ci­que de La Ma­tan­za, Fer­nan­do Es­pi­no­za, en­con­tra­ron la for­ma de su­bir­se a cuan­to pal­co lle­ga Scio­li. Se pre­sen­tan co­mo el más pe­ro­nis­ta de to­dos los bi­no­mios, una for­ma de di­fe­ren­ciar­se de Aní­bal F. y Mar­tín Sab­ba­te­lla, el mal­que­ri­do por los je­fes co­mu­na­les del co­nur­bano en par­ti­cu­lar y de los pe­ro­nis­tas pu­ros en ge­ne­ral.

Aní­bal, se sa­be, tie­ne otro es­ti­lo. Bus­ca ma­tar­los con la ges­tión. De he­cho la di­fu­sión de su ac­ti­vi­dad en el ga­bi­ne­te na­cio­nal es el cen­tro de su mues­tra­rio co­mo pre­can­di­da­to y no pa­re­ce que la co­sa va­ya a cam­biar. Es, di­cen al­gu­nos que lo in­ter­pre­tan, más un "can­di­da­to de es­cri­to­rio", es de­cir se mues­tra a tra­vés de la ges­tión, así co­mo Flo­ren­cio Ran­daz­zo, an­tes de que lo ba­ja­ran de un plu­ma­zo, só­lo se fo­to­gra­fia­ba ro­dea­do de tre­nes. Igual hay re­gis­tros de su pa­so por Itu­zain­gó y Lo­mas de Za­mo­ra es­te fin de se­ma­na.

Aun­que el je­fe de Ga­bi­ne­te di­ce ca­da ma­ña­na que ya re­co­rrió "180 mil ve­ces" la pro­vin­cia, no se no­ta en los re­gis­tros pe­rio­dís­ti­cos. Su ri­val en la in­ter­na, en cam­bio, en­tre­ga ca­si con pun­ti­llo­si­dad de con­ta­dor una foto ca­da se­ma­na en dis­tin­tos pun­tos del co­nur­bano y de la pro­vin­cia. Y úl­ti­ma­men­te, co­mo que­da di­cho, en ca­da ac­to al que va Scio­li.

Aní­bal, en cam­bio, se ata al go­ber­na­dor des­de otro lu­gar. Ha­bló ma­ra­vi­llas de la reunión de tra­ba­jo que man­tu­vie­ron en la se­de pla­ten­se del Ban­co Pro­vin­cia, don­de ana­li­za­ron los te­mas de la ges­tión. Y se mos­tró de un mo­do pa­ra na­da ca­sual ca­si co­mo un "go­ber­na­dor elec­to", co­mo si ya hu­bie­se ga­na­do la in­ter­na y las elec­cio­nes de oc­tu­bre. Siem­pre au­to­rre­fe­ren­cial, sos­tu­vo que "es­tos (se­gu­ri­dad, educación, plan ru­ral, en­tre otros) son los te­mas que ha­bla­mos que des­pués voy a desa­rro­llar" co­mo man­da­ta­rio su­ce­sor. Y re­cor­dó, co­mo al pa­so que, cuan­do fue mi­nis­tro del In­te­rior de Nés­tor Kirch­ner, se fue de ese car­go "sin de­jar un muer­to ni un he­ri­do". Le bas­tan ese y otros en­cuen­tros que ten­drá de aquí a las PA­SO pa­ra ase­gu­rar que sa­be có­mo se go­bier­na la pro­vin­cia.

La du­pla Domínguez-Es­pi­no­za si­gue en lo su­yo, que es po­sar pa­ra la foto con Da­niel allí don­de los in­vi­tan, sin de­jar de en­ros­trar­le ni una so­la vez a su opo­nen­te que ha­ya acep­ta­do su­bir a la fór­mu­la a un "enemi­go del pe­ro­nis­mo" co­mo Sab­ba­te­lla. "Más pe­ro­nis­ta que yo no hay na­die", re­tru­ca Aní­bal. Ol­vi­dan que tu­vie­ron ce­ro au­to­no­mía pa­ra de­ci­dir sus des­ti­nos. Que to­do ba­jó ce­rra­do y fir­ma­do des­de Oli­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.