La elec­tri­ci­dad es­tá al horno

La Nueva - - OPINIÓN. -

CO­MEN­ZÓ EL in­vierno, en el ca­len­da­rio y tam­bién, por fin, en el cli­ma, con una se­ve­ri­dad impropia, aca­so de otros tiem­pos, con he­la­das sal­tea­das y días “pri­ma­ve­ra­les” en el me­dio. PE­RO, EN to­do ca­so, con la su­fi­cien­te pre­sen­cia pa­ra ha­cer co­lap­sar en gran me­di­da el ser­vi­cio de dis­tri­bu­ción de elec­tri­ci­dad que en la ciu­dad pres­ta la Em­pre­sa Dis­tri­bui­do­ra de Ener­gía Sur (EDES). ACOS­TUM­BRA­DOS LOS bahien­ses a su­frir es­ta si­tua­ción en épo­ca de al­tas tem­pe­ra­tu­ras, cuan­do ca­si de ma­ne­ra ru­ti­na­ria, cons­tan­te y re­pe­ti­da co­mien­zan a fa­llar trans­for­ma­do­res, lí­neas de me­dia ten­sión y otros ele­men­tos pro­pios de la red, co­mo con­se­cuen­cia del “uso ex­ce­si­vo” de, por ejem­plo, los equi­pos de ai­re acon­di­cio­na­do, la si­tua­ción se ha vuel­to ha­bi­tual tam­bién en tiem­pos de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. LA EM­PRE­SA tie­ne una ex­pli­ca­ción, co­no­ci­da por reite­ra­da, al he­cho: la im­por­tan­te can­ti­dad de per­so­nas co­nec­ta­das de ma­ne­ra ile­gal a la red, que ha­cien­do uso y abu­so de la si­tua­ción -la de no te­ner que pa­gar ese con­su­mou­ti­li­zan una ba­te­ría de ar­te­fac­tos do­més­ti­cos ali­men­ta­dos a elec­tri­ci­dad an­tes que a gas o que­ro­sén. SO­BRE ES­TA cues­tión, de ma­ne­ra ex­tra­ofi­cial, se men­cio­na que el 10 por cien­to de la ener­gía suministrada es cap­ta­da por los de­no­mi­na­dos “col­ga­dos”, lo que sig­ni­fi­ca, en prin­ci­pio, una pér­di­da eco­nó­mi­ca im­por­tan­te pa­ra la pres­ta­ta­ria. POR OTRO la­do, es­to es un ries­go pa­ra quie­nes, de ma­ne­ra pre­ca­ria, re­ci­ben el flui­do y, por úl­ti­mo, una di­rec­ta com­pli­ca­ción pa­ra los clien­tes, que su­fren las con­se­cuen­cias del ex­ce­so de con­su­mo. LA SI­TUA­CIÓN no es des­co­no­ci­da. Ni si­quie­ra inédita. Es par­te de la reali­dad de la em­pre­sa des­de su pues­ta en ope­ra­ti­vi­dad. DE ALLÍ la ne­ce­si­dad, tan­tas ve­ces plan­tea­da des­de el Es­ta­do, de dis­po­ner de un ade­cua­do plan de in­ver­sio­nes y me­jo­ras que per­mi­tan aten­der ese cua­dro de si­tua­ción, al tiem­po que se avan­ce en la re­gu­la­ri­za­ción de quie­nes, de ma­ne­ra ile­gal, uti­li­zan el re­cur­so en su be­ne­fi­cio. LA ME­JO­RA de­bie­ra ve­ri­fi­car­se a par­tir de obras de me­jo­ra o am­plia­ción de ca­pa­ci­dad, de la co­lo­ca­ción de trans­for­ma­do­res en los si­tios más crí­ti­cos o la am­plia­ción del ten­di­do. EDES DE­BE­RÍA te­ner una res­pues­ta ade­cua­da, se­gu­ra y acor­de pa­ra el 95 por cien­to de los con­su­mi­do­res que lo ha­cen den­tro de la ley, y otro ti­po de he­rra­mien­tas pa­ra afron­tar y re­sol­ver ese uso ile­gal.

El frío, la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra y los usua­rios clan­des­ti­nos com­pli­can el su­mi­nis­tro de ener­gía en la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.