Pi­da­mos que de­je de pa­sar

La Nueva - - OPINIÓN. -

RO­BOS. Des­de chi­ca me crié en el cam­po. Po­día sa­lir sin mie­do a na­da ni a na­die. Vi siem­pre a mi pa­pá tra­ba­jan­do pa­ra dár­me­lo to­do. Y un día, vol­vés de pa­sear, y te en­con­trás con que al­guien en­tró en tu ca­sa, en tus co­sas. En­con­trás to­do ti­ra­do, ro­to. ¿Quién vio mis co­sas? ¿Quién las to­có? ¿Quién sa­be que vi­vo acá? Mi­les de pre­gun­tas te que­dan, y nin­gu­na tie­ne res­pues­ta, la úni­ca es el mie­do. Vi­vi­mos acá por la tran­qui­li­dad, no que­re­mos mie­do, no lo me­re­ce­mos. Na­die tie­ne por qué vi­vir es­to, que­dar­se con esa sen­sa­ción ho­rri­ble de que al­guien que no co­no­cés to­có tus co­sas y se lle­vo al­gu­nas, las cua­les ellos so­lo le veían sig­nos pe­sos, pe­ro no­so­tros le ve­mos una his­to­ria, un re­cuer­do, un sig­ni­fi­ca­do. To­do el tiem­po es­for­zán­do­se pa­ra te­ner co­mo­di­da­des, guar­dan­do con cui­da­do re­cuer­dos, y vie­ne al­guien y te lo qui­ta, sin per­mi­so, sin que lo no­tes an­ti­ci­pa­da­men­te. Pue­den de­cir que agra­dez­ca­mos que no pa­so na­da se­rio, que na­die es­ta­ba en la ca­sa, pe­ro, ¿en qué ca­be­za cabe la idea de agra­de­cer? De­je­mos de agra­de­cer por­que no pa­só peor, pi­da­mos que de­je de pa­sar.

Ene­ri­na Mas­son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.