Gre­cia, en de­fault con el Fon­do Mo­ne­ta­rio

El FMI con­fir­mó que Ate­nas, que al final en­tró en mo­ra, no reali­zó un pa­go por 1.500 mi­llo­nes de eu­ros.

La Nueva - - EL MUNDO. - Agen­cia Té­lam-

ATE­NAS - Des­pués de otro día mar­ca­do por la adre­na­li­na, la ten­sión y un cli­ma de in­ce­san­tes ru­mo­res, Gre­cia per­dió ayer la ayu­da fi­nan­cie­ra de sus acree­do­res europeos y en­tró en mo­ra con el FMI (de­fault), des­pués que ven­cie­ra el se­gun­do res­ca­te y Ate­nas se que­da­ra sin un cru­cial úl­ti­mo des­em­bol­so mi­llo­na­rio.

El go­bierno grie­go de Ale­xis Tsi­pras ha­bía he­cho un úl­ti­mo in­ten­to al pre­sen­tar una con­tra­ofer­ta a sus acree­do­res, que in­cluía un nue­vo plan de ayu­das de dos años pa­ra po­der se­guir cum- plien­do con sus com­pro­mi­sos fi­nan­cie­ros, mien­tras abría una ne­go­cia­ción so­bre una po­si­ble re­es­truc­tu­ra­ción de su deu­da.

El Eu­ro­gru­po lo dis­cu­tió, pe­ro con­clu­yó que no ha­bía tiem­po pa­ra apro­bar una ex­ten­sión an­tes que lle­gar al ven­ci­mien­to de ano­che y con­vo­có a una nue­va reunión pa­ra hoy.

Por su par­te, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, des­car­tó re­to­mar cual­quier dis­cu­sión so­bre un nue­vo plan de ayu­da has­ta que los grie­gos de­ci­dan so­bre la úl­ti­ma ofer­ta de los acree­do­res en el re­fe­ren­do con­vo­ca­do por Ate­nas el pró­xi­mo do­min­go.

Al mis­mo tiem­po que las es­pe­ran­zas del Eje­cu­ti­vo de Tsi­pras se di­sol­vían por la in­tran­si­gen­cia del Eu­ro­gru­po y los lí­de­res europeos, en la pla­za Syn­tag­ma, al­re­de­dor de 20.000 per­so­nas se con­gre­ga­ron pa­ra re­afir­mar su per­te­nen­cia a la Unión Eu­ro­pea (UE) y pe­dir un acuer­do, aún si eso sig­ni­fi­ca más ajus­te y aus­te­ri­dad.

La mul­ti­tud, que se reunió en el mis­mo lu­gar en don­de el lu­nes se con­cen­tró una ma­rea hu­ma­na si­mi­lar pa­ra re­cha­zar el ajus­te, asu­mió co­mo pro­pia la po­si­ción que to­ma­ron en los úl­ti­mos lí­de­res de la Unión Eu­ro­pea e iden­ti­fi­có el apo­yo a las re­for­mas pe­di­das por los acree­do­res con la per­ma­nen­cia en la zo­na eu­ro.

El vier­nes pa­sa­do, des­pués de más de 5 me­ses de ar­duas ne­go­cia­cio­nes con las 3 ins­ti­tu­cio­nes acree­do­ras -la Co- mi­sión Eu­ro­pea (CE), el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el FMI-, Tsi­pras anun­ció que los dos com­pro­mi­sos por los que ha­bía si­do elec­to en enero pa­sa­do se ha­bían vuel­to irre­me­dia­ble­men­te con­tra­dic­to­rios: ce­rrar un acuer­do con los acree­do­res y po­ner fin a la aus­te­ri­dad y los ajus­tes de los úl­ti­mos 5 años. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com Sie­te dé­ca­das. Se tra­ta del pri­mer im­pa­go de una na­ción avan­za­da en las más de 7 dé­ca­das de his­to­ria del to­do­po­de­ro­so or­ga­nis­mo y el de ma­yor cuan­tía. Zim­ba­bue. El úl­ti­mo país que ha­bía in­cu­rri­do en sus­pen­sión de pa­gos de gran mag­ni­tud con el or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal fue Zim­ba­bue en 2001. Pri­me­ra economía. Gre­cia se con­vir­tió en la pri­me­ra economía desa­rro­lla­da en es­tar en mo­ra con el men­ta­do or­ga­nis­mo. El no pa­go, el ma­yor en la his­to­ria del Fon­do Mo­ne­ta­rio, es equi­va­len­te a un de­fault, ya que im­pli­ca una vio­la­ción de las obli­ga­cio­nes del Po­der Eje­cu­ti­vo helénico.

REUTERS

La gen­te, en vano y con las ban­de­ras a cues­tas, se ex­pre­só has­ta úl­ti­mo mo

men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.