Un tre­men­do enemi­go que pro­vo­ca la muer­te de ma­ne­ra si­len­cio­sa

El mo­nó­xi­do de car­bono es un gas inodo­ro e in­co­lo­ro, cau­san­te de las in­to­xi­ca­cio­nes más fre­cuen­tes y más di­fí­ci­les de diag­nos­ti­car. En in­vierno, los ries­gos van en au­men­to.

La Nueva - - SALUD. - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

MU­CHO CUI­DA­DO CON LOS AR­TE­FAC­TOS El mo­nó­xi­do de car­bono (CO) es un gas al­ta­men­te tó­xi­co pro­du­ci­do por una ma­la com­bus­tión de cual­quie­ra de las sus­tan­cias sus­cep­ti­bles de ser que­ma­das pa­ra ge­ne­rar el ca­lor.

La in­to­xi­ca­ción ge­ne­ral­men­te se pro­du­ce por un mal es­ta­do de las ins­ta­la­cio­nes, in­su­fi­cien­te ven­ti­la­ción o ins­ta­la­ción de ar­te­fac­tos en lu­ga­res inade­cua­dos.

Cla­ro que tam­bién se pre- sen­tan ca­sos por ex­po­si­ción a ga­ses de es­ca­pe del au­to­mo­tor y por la in­ha­la­ción de hu­mo du­ran­te un in­cen­dio.

Se­gún el Sis­te­ma Na­cio­nal de Vi­gi­lan­cia de la Sa­lud, ca­da año se re­gis­tran en la Ar­gen­ti­na cer­ca de 200 muer­tes por in­to­xi­ca­cio­nes con mo­nó­xi­do de car­bono, so­bre un to­tal de apro­xi­ma­da­men­te 2.500 ca­sos.

Lo lla­ma­ti­vo es que la ma­yo­ría de los ca­sos son pre­ve­ni­bles y evi­ta­bles, con me­di­das re­la­ti­va­men­te sen­ci­llas y con­duc­tas res­pon­sa­bles.

Los ac­ci­den­tes por in­to­xi­ca­cio­nes por CO son pro­du-

Las fuen­tes de ca­lor re­co­men­da­das son las de ti­ro ba­lan­cea­do, es de­cir en las que la com­bus­tión se ge­ne­ra en una cá­ma­ra ce­rra­da.

ci­dos en un 87 por cien­to por ca­le­fo­nes, 8 por cien­to por ca­le­fac­to­res y 5 por cien­to por co­ci­nas.

El CO in­gre­sa al cuer­po a tra­vés de la res­pi­ra­ción, lle­gan­do pri­me­ro a los pul­mo­nes. Lue­go se in­cor­po­ra a la he­mo­glo­bi­na del glóbulo ro­jo pre­sen­te en la cir­cu­la­ción san­guí­nea, des­pla­zan­do al oxí­geno y ge­ne­ran­do car­bo­xihe­mo­glo­bi­na.

Eso ha­ce que, al dis­mi­nuir el oxí­geno afec­te, en pri­mer lu­gar, al ce­re­bro, con sín­to­mas co­mo ma­reos, náu­seas y vó­mi­tos y, en se­gun­do lu­gar, al co­ra­zón, in­cre­men­ta­do el ries­go de que se pro­duz­can arrit­mias car­día­cas, in­far­to de mio­car­dio y la per­so­na fa­llez­ca.

El mo­nó­xi­do de car­bono es al­ta­men­te pe­li­gro­so por­que no es de­tec­ta­ble a tra­vés de los sen­ti­dos. Ca­re­ce de olor, sa­bor y co­lor.

Tam­po­co irri­ta los ojos ni la na­riz.

Un signo tí­pi­co de la pre­sen­cia de CO es que se sien­te co­mo que "fal­ta el ai­re" en el am­bien­te.

En opi­nión de la doc­to­ra Mer­ce­des Bar­lot­ti, mé­di­ca to­xi­có­lo­ga, ex­miem­bro de la Uni­dad de To­xi­co­lo­gía del Hos­pi­tal de Ni­ños Ri­car­do Gu­tié­rrez, es­tas in­to­xi­ca­cio­nes tam­bién sue­len pre­sen­tar sín­to­mas co­mo pro­ble­mas de vi­sión o de au­di­ción, ol­vi­dos, sín­to­mas par­kin­so­nia­nos y has­ta tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos.

Lo ideal es re­vi­sar los apa­ra­tos, pa­ra es­tar se­gu­ro de su buen fun­cio­na­mien­to. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.