¿Có­mo po­der vi­vir pa­de­cien­do es­cle­ro­der­mia?

Afec­ta la piel y otros ór­ga­nos. Su prin­ci­pal efec­to es el en­gro­sa­mien­to y en­du­re­ci­mien­to de la der­mis. La ma­yor par­te de los pa­cien­tes son mu­je­res de 35 a 40 años.

La Nueva - - SALUD. - Dr. Er­nes­to Cres­cen­ti

SUE­LE ATA­CAR A LOS TE­JI­DOS SA­NOS La es­cle­ro­der­mia es una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne que en­du­re­ce la piel y los ór­ga­nos, en dis­tin­tos gra­dos.

No se co­no­ce la cau­sa de la en­fer­me­dad, que es cró­ni­ca, por lo que el tra­ta­mien­to con­sis­te en mi­ni­mi­zar los efec­tos, evi­tan­do que se agra­ven.

Los as­pec­tos qui­zás más com­pli­ca­dos de es­ta afec­ción co­rres­pon­den con lo emo­cio­nal y so­cial que se de­ri­va de la en­fer­me­dad.

Mu­chos de quie­nes la pa­de­cen desa­rro­llan el fe­nó­meno de Ray­naud, que afec­ta a los va­sos san­guí­neos, so­bre to­do a los que es­tán en los de­dos de las ma­nos y de los pies, ge­ne­ran­do un co­lor azul en las zo­nas afec­ta­das.

Los sín­to­mas de es­ta pa­to­lo­gía son el can­san­cio y la de­bi­li­dad, do­lor ar­ti­cu­lar y mus­cu- lar e hin­cha­zón en las ma­nos.

Tam­bién pue­den ver­se afec­ta­dos los ór­ga­nos, co­mo el co­ra­zón, el esó­fa­go y el in­tes­tino, los pul­mo­nes y los ri­ño­nes.

Es im­por­tan­te con­si­de­rar que la ma­yor par­te de los pa­cien­tes a los que se les diag­nos­ti­ca es­cle­ro­der­mia son mu­je­res de en­tre 35 y 40 años, con vi­das so­cia­les y la­bo­ra­les que se pre­sen­tan to­tal­men­te ac­ti­vas.

Por es­te mo­ti­vo, uno de los fac­to­res con ma­yor in­ci­den­cia en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te es la acep­ta­ción e im­pli­ca­ción que brin­da el entorno.

Con­se­jos pa­ra pa­cien­tes

La pa­re­ja y la fa­mi­lia. Nues­tra pa­re­ja y nues­tra fa­mi­lia de­ben ser tan ex­per­tos co­mo no­so­tros en la es­cle­ro­der­mia y asu­mir, tal y co­mo ha­ce­mos no­so­tros, nues­tro día a día.

La me­di­ca­ción,la lis­ta de co­sas que no po­de­mos ha­cer,

Aquí los cam­bios se en­cuen­tran nor­mal­men­te en po­cos lu­ga­res de la piel o los múscu­los y ra­ra vez en al­gún lu­gar más. En ge­ne­ral, los es­pe­cia­lis­tas di­cen que es re­la­ti­va­men­te be­nig­na.

BGe­ne­ra­li­za­da. Es una en­fer­me­dad re­la­ti­va­men­te ra­ra, que pue­de ini­ciar­se a cual­quier edad, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos se pre­sen­ta ha­cia la cuar­ta dé­ca­da de vi­da y, con ma­yor fre­cuen­cia, en las mu­je­res. la ne­ce­si­dad de es­tar en un am­bien­te cá­li­do, el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer cual­quier co­sa, etc.

Es­te co­no­ci­mien­to los ayu­da­rá a en­ten­der­nos e im­pli­car­se en nues­tros cui­da­dos.

El ám­bi­to la­bo­ral. Es qui­zás el más com­ple­jo. Una per­so­na con es­cle­ro­der­mia sue­le te­ner se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der tra­ba­jar una jor­na­da com­ple­ta.

Por ello, de­be­mos in­ten­tar se­guir tra­ba­jan­do, pe­ro de for­ma adap­ta­da a nues­tras ne­ce­si­da­des.

Ha­cer­nos en­ten­der en el tra­ba­jo es muy im­por­tan­te por­que, si no con­se­gui­mos las con­di­cio­nes bá­si­cas pa­ra po­der desem­pe­ñar nues­tras ta­reas, la­men­ta­ble­men­te de­be­re­mos de­jar­lo.

Y es­to no es so­lo un pro­ble­ma eco­nó­mi­co, sino tam­bién emo­cio­nal.

Las salidas con ami­gos. En oca­sio­nes nos ve­re­mos con fuer­zas pa­ra ha­cer un plan.

En otras, de­be­re­mos de­cir que no a nues­tros ami­gos.

Si no que­re­mos des­con­cer­tar­los o ha­cer­los sen­tir re­cha­za­dos, es im­por­tan­te sen­tar­se con ellos y ex­pli­car­les bien lo que nos ocu­rre.

De­be­mos ha­blar a co­ra­zón abier­to de la fa­ti­ga, el do­lor ar­ti­cu­lar y mus­cu­lar, de có­mo nos sen­ti­mos.

Tam­bién, de las subidas y ba­ja­das de áni­mo, de nues­tros pe­que­ños fra­ca­sos y gran­des vic­to­rias.

Cuan­to más co­noz­can lo que nos pa­sa, más nos ha­brán de en­ten­der. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.