“Di­ce que mi hi­ja le qui­so ro­bar, pe­ro la sa­ca­ron muer­ta de ese lu­gar”

Apro­xi­ma­da­men­te 200 cor­tes en to­do su cuer­po -70 en el ros­tro- re­ci­bió una mu­jer, pro­duc­to de un vio­len­to y con­fu­so epi­so­dio re­gis­tra­do en Pun­ta Al­ta. Por el bru­tal ata­que, la po­li­cía aprehen­dió a un mi­li­tar.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

CRU­DO TES­TI­MO­NIO DE LA MA­DRE Una mu­jer per­ma­ne­ce in­ter­na­da en Te­ra­pia In­ten­si­va del Hos­pi­tal In­ter­zo­nal Ge­ne­ral de Agu­dos Doc­tor Jo­sé Pen­na, co­mo con­se­cuen­cia de las múl­ti­ples he­ri­das cor­tan­tes y gol­pes que su­frió en un con­fu­so epi­so­dio re­gis­tra­do en Pun­ta Al­ta.

Se tra­ta de Ana­lía Brown (36) y por el he­cho --ocu­rri­do en la vi­vien­da de ca­lle Pe­lle­gri­ni 1531, de la ve­ci­na ciu­dad-- fue aprehen­di­do el mi­li­tar Pedro So­ria (58), quien se en­cuen­tra alo­ja­do en el Hos­pi­tal Na­val de Puer­to Bel­grano su­pues­ta­men­te le­sio­na­do por la víc­ti­ma.

“Tie­ne he­ri­das cor­tan­tes (pro­vo­ca­das) con un cu­chi­llo y una bo­te­lla ro­ta; la qui­sie­ron de­go­llar”, ad­mi­tió la ma­dre de la dam­ni­fi­ca­da, quien se iden­ti­fi­có co­mo Ir­ma Mi­ran­da.

“Es­tá to­da es­tro­pea­da, le re­ven­ta­ron has­ta la ro­di­lla. Tie­ne to­do su cuer­po cor­ta­jea­do, unas dos­cien­tas cor­ta­du­ras pre­sen­ta en su cuer­po y se­ten­ta en la ca­ra”, aco­tó la mu­jer al ser con­sul­ta­da por

Nue­va." "La

So­bre có­mo se ha­bría re­gis­tra­do el abe­rran­te ata­que, ex­pli­có que el vier­nes, al­re­de­dor de las 20, su hi­ja te­nía una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo y ho­ras des­pués fue ha­lla­da in­cons­cien­te en la vi­vien­da de Pe­lle­gri­ni al 1500, de Pun­ta Al­ta, só­lo con ro­pa in­te­rior y ten­di­da en un “char­co” de san­gre.

“Na­die sa­be qué pa­só esa no­che. Ella se fue de mi ca­sa por­que se ha­bía con­se­gui­do un tra­ba­ji­to de me­dio­día. Ella que­ría tra­ba­jar y te­nía que ver a un mi­li­tar re­ti­ra­do. Es­te hom­bre (por So­ria) se pre­sen­tó en la ca­sa de mi otra hi­ja y le di­jo a Ana­lía que la es­pe­ra­ba a las 19 en su vi­vien­da pa­ra ex­pli­car­le lo que te­nía que ha­cer y acor­dar el pa­go”, co­men­tó Mi­ran­da.

Y afir­mó que “mi hi­ja se fue a las 20 a esa di­rec­ción, don­de que­dó su bi­ci­cle­ta, su mo­chi­la, su do­cu­men­ta­ción y otras per­te­nen­cias”.

“No sé qué le hi­cie­ron en esa ca­sa. A las 13 del sá­ba­do vino la po­li­cía a mi do­mi­ci­lio pa­ra in­for­mar­me que mi hi­ja es­ta­ba in­ter­na­da en Te­ra­pia In­ten­si­va. Y que el ata­que ha­bía si­do a las 2 de la ma­dru­ga­da”.

“Ni a un ani­mal se le ha­ce se­me­jan­te da­ño. Es­te mal­di­to malna­ci­do di­ce que mi hi­ja le qui­so ro­bar, pe­ro la sa- ca­ron muer­ta de ese lu­gar y la re­vi­vie­ron en el Hos­pi­tal”, sos­tu­vo la mu­jer, quien des­ta­có que Ana­lía “no co­no­cía a es­te hom­bre”.

“Es más, yo le deseé suer­te pa­ra que con­si­guie­ra el tra­ba­jo. Pe­ro le hi­cie­ron es­to, no en­tien­do”, ex­pre­só la vo­ce­ra, quien no en­cuen­tra res­pues-

AGEN­CIA PUN­TA AL­TA

Fren­te del in­mue­ble don­de se ha­bría re­gis­tra­do el vio­len­to su­ce­so y que aho­ra in­ves­ti­ga la po­li­cía pun­tal­ten­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.