Más de 300 es­tu­dian­tes se que­da­ron sin cla­ses

Ac­to van­dá­li­co en las ins­ta­la­cio­nes de dos es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos en el ba­rrio Ki­ló­me­tro Cin­co.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

RO­TU­RA DE VI­DRIOS “Un gol­pe du­ro”. Así re­su­mie­ron el ac­cio­nar de des­co- no­ci­dos que ayer a la ma­dru­ga­da des­tro­za­ron la ma­yo­ría de los vi­drios de una es­cue­la ubi­ca­da en el ba­rrio Ki­ló­me- tro Cin­co, pro­vo­can­do que más de 300 alum­nos de dos ni­ve­les no pu­die­ran con­cu­rrir a cla­ses.

To­do ocu­rrió en las ins­ta­la­cio­nes de la ca­lle Ave­lla­ne­da 1731, don­de fun­cio­na la Es­cue­la Pri­ma­ria Bá­si­ca Nº 55 y la Es­cue­la Se­cun­da­ria Bá­si­ca 339, res­pec­ti­va­men­te.

Se­bas­tián Ro­drí­guez, di­rec­tor de es­te úl­ti­mo co­le­gio, co­men­tó que to­ma­ron co­no­ci­mien­to de lo ocu­rri­do a pri­me­ra ho­ra de la vís­pe­ra, cuan­do per­so­nal au­xi­liar arri­bó al edi­fi­cio pa­ra co­men­zar las ta­reas dia­rias y se en­con­tra­ron con el in­te­rior “regado” de vi­drios.

“En­se­gui­da vi­ni­mos y les fui­mos avi­san­do a los alum­nos que se sus­pen­dían las ac­ti­vi­da­des a me­di­da que lle­ga­ban al co­le­gio”, di­jo el do­cen­te a y ex­pli­có que no ha­lla­ron puer­tas for­za­das.

Los ván­da­los ha­brían subido al te­cho y “to­dos los ven­ti­lu­ces y cla­ra­bo­yas que se en­cuen­tran en ese sec­tor que­da­ron des­tro­za­dos. Ade­más de los tro­zos de cris­ta­les, en­con­tra­mos las pie­dras que uti­li­za­ron pa­ra rom­per­los”, se­ña­ló.

Con­fir­mó el vo­ce­ro que re­sul­ta­ron afec­ta­das las aber­tu­ras de cin­co au­las y las que se en­cuen­tran y apor­tan luz na­tu­ral al sec­tor cen­tral del edi­fi­cio.

Se­gún se pu­do ob­ser­var en el lu­gar, al­re­de­dor de 50 cris­ta­les re­sul­ta­ron da­ña­dos por el ac­cio­nar de los des­co­no­ci­dos.

La Nue­va

Ro­drí­guez aco­tó que rea­li­za­ron la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia en la co­mi­sa­ría Quin­ta, en el Con­se­jo Es­co­lar y an­te el cuer­po de ins­pec­to­res.

“Ha­ce una se­ma­nas ha­bían ro­to un par de vi­drios, y eso es al­go que pue­de lle­gar a ocu­rrir, pe­ro que pa­se al­go co­mo lo que su­ce­dió hoy (por ayer) es alar­man­te”, se­ña­ló el di­rec­ti­vo do­cen­te.

En me­dio del arri­bo de maes­tros, quie­nes ex­pre­sa­ron su in­dig­na­ción al to­mar co­no­ci­mien­to del ac­to van­dá­li­co, el el jo­ven se­ña­ló que de­ci­die­ron sus­pen­der las cla­ses pa­ra po­der lim­piar y or­de­nar el lu­gar.

“Hay que ba­rrer to­do es­to y re­ti­rar los tro­zos de cris­tal que que­da­ron col­gan­do de las ven­ta­nas y que es un po­ten­cial pe­li­gro pa­ra los chi­cos. Su­po­ne­mos que ma­ña­na (por hoy) se dic­ta­rán en for­ma nor­mal”.

Y men­cio­nó que “las au­las más afec­ta­das re­sul­ta­ron ser las de la pri­ma­ria, pe­ro los es­pa­cios que se com­par­ten tam­bién tie­nen vi­drios por to­dos la­dos”.

Por úl­ti­mo, Ro­drí­guez ase­gu­ró que el in­ci­den­te pro­vo­có per­jui­cios muy im­por­tan­tes pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo.

“Acá to­do se ha­ce con mu­cho sa­cri­fi­cio y qui­zás los re­cur­sos no son muy abun­dan­tes, pe­ro tra­ta­mos de te­ner la es­cue­la lo me­jor po­si­ble, aun­que es­to es un gol­pe im­por­tan­te”. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.