Dic­ta­ron otro fa­llo de inocen­cia en el se­gun­do jui­cio por ju­ra­dos

El ve­re­dic­to be­ne­fi­ció ayer a Hu­go Amon­da­rain (42), a quien se le atri­bu­ye el de­li­to de ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio -con una na­va­ja- en per­jui­cio de Pa­blo An­drés Le­gui­za­món. El he­cho ocu­rrió en 2014 en Pun­ta Al­ta.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

PA­RA LA DE­FEN­SA, ES INIMPU­TABLE El se­gun­do ve­re­dic­to de no cul­pa­bi­li­dad se es­cu­chó ayer en el jui­cio por ju­ra­dos desa­rro­lla­do en la ciu­dad, du­ran­te el que se ana­li­zó la con­duc­ta de Hu­go Cé­sar Amon­da­rain (42), acu­sa­do de pro­du­cir­le un cor­te en el cue­llo con una na­va­ja a Pa­blo An­drés Le­gui­za­món, he­cho per­pe­tra­do el 16 de ma­yo de 2014, en Pun­ta Al­ta.

El juez de de­re­cho del de­ba­te fue Ri­car­do Ni­co­lás Gu­tié­rrez, uno de los in­te­gran­tes del Tri­bu­nal en lo Cri­mi­nal Nº 1; la acu­sa­ción es­tu­vo a car­go del fis­cal Mau­ri­cio del Ce­ro, ti­tu­lar de la UFIJ Nº 14, y co­mo de­fen­sor ac­tuó el doc­tor Ra­món de Dios.

El impu­tado de­cla­ró ayer que no re­cuer­da el in­ci­den­te por­que es­ta­ba ebrio a raíz de la ex­ce­si­va can­ti­dad de al­cohol que ha­bía con­su­mi­do con sus ex­com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo Le­gui­za­món y Raúl Mo­reno.

“Más o me­nos a las 11.30 de ese día nos pu­si­mos a ju­gar a las car­tas en el tra­ba­jo y to­ma­mos cin­co o seis cer­ve­zas. A las 13.15 mar­qué tar­je­ta pa­ra ir­me y cuan­do sa­lí Mo­reno es­ta­ba en su au­to con Le­gui­za­món. Me fui con ellos y se­gui­mos to­man­do cer­ve­zas en un quios­co. Des­pués be­bi­mos más en un po­li­rru­bro”, re­la­tó Amon­da­rain.

“Lle­ga­mos a la ca­sa de Mo­reno, pe­ro no me acuer­do si era de día o de no­che por­que ya no es­ta­ba en mis ca­ba­les; no es­ta­ba cons­cien­te. Se­gui­mos be­bien­do ahí y es­ta­ba ebrio por­que no ha­bía co­mi­do na­da en to­do el día. No me acuer­do de na­da has­ta que el do­min­go mi her­ma­na me des­per­tó. No sé có­mo lle­gué a mi ca­sa; es­ta­ba ido y veía to­do nu­bla­do”, aco­tó.

Tras afir­mar que no po­see ar­mas, al acu­sa­do se le ex­hi­bió la na­va­ja con la que le­sio­nó a Le­gui­za­món y ase­gu­ró que no es de su pro­pie­dad.

“No re­cuer­do ha­ber te­ni­do un in­ci­den­te con Le­gui­za­món. Con él y Mo­reno ha­cía­mos chan­gas afue­ra del tra­ba­jo y nun­ca tu­vi­mos una pe­lea o dis­cu­sión. Tam­po­co me acuer­do de ha­ber­le pro­du­ci­do una he­ri­da”, in­di­có.

“Me en­te­ré de to­do por mi her­ma­na, que me lle­vó a la co­mi­sa­ría. Es­tu­ve de­te­ni­do y des­pués vol­ví a tra­ba­jar”, con­clu­yó Amon­da­rain.

Su her­ma­na Ma­ri­sa, que es en­fer­me­ra en el Hos­pi­tal Eva Pe­rón, di­jo que al­re­de­dor de las 20.30 de ese día su cu­ña­da le avi­só que el pro­ce­sa­do no ha­bía re­gre­sa­do a su ca­sa.

“Fui y en­con­tré a Hu­go en la en­tra­da to­do en­san­gren­ta­do. No se po­día man­te­ner en pie; es­ta­ba en es­ta­do ca­la­mi­to­so. Le pre­gun­té qué le ha­bía pa­sa­do y no me con­tes­tó. Te­nía un cor­te en la na­riz, que se la tu­ve que en­de­re­zar por­que la te­nía to­tal­men­te des­via­da, y gol­pes en la ca­ra. Lle­gó un mó­vil y la po­li­cía me di­jo que mi her­mano le ha­bía pro­du­ci­do un cor­te a una per­so­na”, ex­pre­só la tes­ti­go.

“A Hu­go se le da­ban vuel­ta los ojos y es­ta­ba ori­na­do. El no tie­ne ar­mas; la po­li­cía nos co­no­ce por­que so­mos una fa­mi­lia co­no­ci­da”, com­ple­tó.

Cris­ti­na del Valle, con­cu­bi­na del acu­sa­do, fue con­tes­te con la ver­sión de su cu­ña­da.

“Le­gui­za­món es­tu­vo en mi ca­sa to­man­do ma­te. Nun­ca me en­te­ré de que ha­ya ha­bi­do con­flic­tos en­tre mi ma­ri­do y él. Hu­go es­tu­vo pre­so ca­si un mes y lo des­pi­die­ron de la Mu­ni­ci­pa­li­dad (de Co­ro­nel Ro­sa­les)”, sos­tu­vo.

El mé­di­co Juan Car­los Pon­ce, en tan­to, ex­pli­có que su­tu­ró a Le­gui­za­món en el no­so­co­mio pun­tal­ten­se.

“Cons­ta­té que pre­sen­ta­ba una le­sión cor­tan­te con mu­cho san­gra­do y con ma­yor pro­fun­di­dad. In­ter­pre­to que hu­bie­se co­rri­do ries­go su vi­da si no se lo hu­bie­ra aten­di­do in­me­dia­ta­men­te. Tu­vo un shock hi­po­vo­lé­mi­co, que es una dis­mi­nu­ción pro­gre­si­va y rá­pi­da del vo­lu­men san­guí­neo”, se­ña­ló el fa­cul­ta­ti­vo.

Tam­bién pres­ta­ron de­cla­ra­ción Fer­nan­do Amiot, Juan Mar­ce­lo Re­covsky e Ig­na­cio Ze­ba­llos, ex­com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo del en­cau­sa­do, quie­nes coin­ci­die­ron en ad­mi­tir que aquel día no hu­bo nin­gún con­flic­to en­tre el pro­ce­sa­do y la víc­ti­ma en el co­rra­lón del área de Fo­res­ta­ción de la co­mu­na ro­sa­le­ña.

En los ale­ga­tos, el fis­cal Del Ce­ro im­pu­tó a Amon­da­rain, quien lle­gó al jui­cio en li­ber­tad, de ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio con­tra Le­gui­za­món. “El he­cho exis­tió y Amon­da­rain es el au­tor. Sa­bía lo que ha­cía y po­día di­ri­gir sus ac­cio­nes; qui­so ma­tar, pe­ro no lo lo­gró. Hay prue­ba mé­di­ca y fo­ren­se que apor­ta­ron los mé­di­cos Pon­ce y Pa­rro­ta”.

En tan­to, la de­fen­sa pi­dió la ab­so­lu­ción de su clien­te y ca­li­fi­có al he­cho co­mo “le­sio­nes le­ves”. Con­si­de­ró que al mo­men­to del in­ci­den­te su asis­ti­do era inimpu­table por su es­ta­do de ebrie­dad. “La fis­ca­lía no acre­di­tó con cer­te­za la ma­te­ria­li­dad del he­cho ni la au­to­ría por­que na­die vio a mi asis­ti­do con el ar­ma. Có­mo es po­si­ble que la na­va­ja no tu­vie­ra san­gre. Es por­que ese ar­ma no es la que cau­só la le­sión a Le­gui­za­món. Amon­da­rain re­pe­lió la agre­sión. Mi clien­te obró sin do­lo de ma­tar”, con­clu­yó. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

$ 2.188.428,71. Con 7 acier­tos: va­can­te. Po­zo $ 88.603,87. Con 6 acier­tos: 82 ga­na­do­res. Ca­da uno $ 720.

7 acier­tos: ca­da uno co­bra­rá 32.816,25 pe­sos.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

El ju­ra­do,

in­te­gra­do por do­ce ciu­da­da­nos, de­cre­tó la no cul­pa­bi­li­dad de Hu­go Amon­da­rain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.