La can­cha de hoc­key sin­té­ti­ca, un sue­ño real en Vi­lla Mi­tre

Tras un em­pren­di­mien­to de más de un mi­llón de pe­sos, la Ciu­dad De­por­ti­va ya lu­ce la al­fom­bra ver­de. Juan La­roc­ca, Gas­tón Gar­cian­dia y Juan Car­los D'Ama­to con­ta­ron to­dos los de­ta­lles.

La Nueva - - DEPORTES. - Clau­dio Ro­drí­guez Ki­ser cro­dri­guez@la­nue­va.com

ES LA SEX­TA EN BAHÍA BLAN­CA a idea sur­gió allá por di­ciem­bre del año pa­sa­do. Trein­ta días des­pués, Vi­lla Mi­tre co­men­zó a ha­cer su sue­ño reali­dad.

La Ciu­dad De­por­ti­va del pre­dio de ca­lle Thom­pson y Mé­xi­co ya lu­ce su can­cha sin­té­ti­ca de hoc­key so­bre cés­ped, don­de sus más de 130 ju­ga­do­ras po­drán dis­fru­tar y se­guir ha­cien­do cre­cer a una ac­ti­vi­dad que ca­da día ga­na más adep­tos, tan­to en la ins­ti­tu­ción, co­mo en la ciu­dad.

Juan La­roc­ca, vi­ce­pre­si­den­te del club, Gas­tón Gar­cian­dia, pre­si­den­te de la sub­co­mi­sión, y Juan Car­los D’Ama­to, en­tre­na­dor, le con­ta­ron a los de­ta­lles y sen­sa­cio­nes de es­ta obra.

"Ha­ce cua­tro años que vi­vi­mos es­te sue­ño del pre­dio y día a día nos sor­pren­de­mos con lo que ha­ce­mos. Fue un gran tra­ba­jo de la sub­co­mi­sión, la co­mi­sión di­rec­ti­va y un gru­po de co­la­bo­ra­do­res co­mo Dar­do Fava y Eduar­do Ros­set­ti", abrió La­roc­ca.

"Cal­cu­la­mos que a fi­nes de es­ta se­ma­na las chi­cas ya van a es­tar en­tre­nan­do y pa­ra el tor­neo Clau­su­ra po­dre­mos com­pe­tir en nues­tra can­cha", agre­gó Gar­cian­dia.

L"La

Nue­va."

--¿Cuán­do to­ma­ron la decisión de cons­truir­la?

La­roc­ca: --A fi­nes del año pa­sa­do y prin­ci­pios de es­te. Es otro sue­ño a pun­to de con­cre­tar­se y nos po­ne muy con­ten­tos y has­ta nos sor­pren­de. Fue mu­cho tra­ba­jo y co­la­bo­ra­ción. Cuan­do di­bu­ja­mos el pre­dio, la can­cha de hoc­key es­ta­ba pen­sa­da. Ver­la con­cre­ta­da es al­go emo­cio­nan­te.

Gar­cian­dia: --Ha­ce un año atrás la veía­mos co­mo una idea muy le­ja­na. Sur­gió en una char­la con Dar­do (Fava) en una tri­bu­na de bás­quet­bol. Él fue quien se en­gan­chó y nos dio el im­pul­so. Pu­si­mos me­tros cua­dra­dos a la ven­ta y tam­bién tu­vi­mos la gran ayu­da del club que nos fi­nan­ció la obra.

--¿De qué cons­ta la obra ha­blan­do ex­clu­si­va­men­te de hoc­key?

L.: --Ade­más de la can­cha, en un fu­tu­ro in­me­dia­to co­lo­ca­re­mos los pa­ra­bo­chas, acon­di­cio­na­re­mos el pe­rí­me­tro y pon­dre­mos una ba­ran­da pa­ra que la gen­te se pue­da apo­yar.

G.: -- Lue­go se­gui­re­mos con los ves­tua­rios y nos ilu­sio­na­mos con otra can­chi­ta pa­ra que en­tre­nen las ca­te­go­rías más chi­qui­tas.

--¿Có­mo fue­ron los tra­ba­ja­mos pre­vios a la co­lo­ca­ción del sin­té­ti­co?

L.: -- Nos ase­so­ra­mos con el fa­bri­can­te (Es­par­tano), que ne­ce­si­ta­ba un pi­so es­pe­cial pa­ra la ga­ran­tía. Por eso, de­ci­di­mos ha­cer la ni­ve­la­ción con tos­ca, con gen­te de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y Be­lla Vis­ta que nos dio una mano im­por­tan­te, y la com­ple­ta­mos con sue­lo cal. La pri­me­ra par­te la rea­li­za­mos en for­ma par­ti­cu­lar y pa­ra el final con­tra­ta­mos a la em­pre­sa "Giu­fran", de Ariel Pie­ruc­ci, que tam­bién nos dio una im­por­tan­te ayu­da. La ter­mi­na­ción fi­na la rea­li­za­mos con gen­te nues­tra.

--¿Có­mo so­bre­lle­va­ron es­te gas­to?

L.: --Se to­mó un cré­di­to y se pu­so al­go de di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar la obra. Aho­ra la sub­co­mi­sión es­tá tra­ba­jan­do pa­ra, a lar­go pla­zo, cu­brir esa in­ver­sión. --¿Se vie­nen otras obras? L.: --Se ter­mi­nó la se­gun­da can­cha de cés­ped na­tu­ral y se es­tá tra­ba­jan­do en el rie­go pa­ra to­do el pre­dio. Se hi­zo la obra des­de Ma­ne­ra, que nos do­na el agua, tras un in­ter­cam­bio. Cuan­do cul­mi­ne­mos es­ta obra de hoc­key, se co­lo­ca­rá una can­cha sin­té­ti­ca de fút­bol pa­ra entrenar du­ran­te el día y al­qui­lar de no­che, pa­ra ob­te­ner al­gún in­gre­so. Es­ta­ría ter­mi­na­da en oc­tu­bre o no­viem­bre.

--Ima­gino una gran co­la­bo­ra­ción pa­ra po­der lle­var a ca­bo tan­to tra­ba­jo, ¿es así?

G.: --Gen­te de fút­bol y otras que ni co­no­cía, que se en­te­ra­ron por Fa­ce­book, se acer­ca­ron a ayu­dar por el sim­ple he­cho de ser hin­chas de Vi­lla Mi­tre. Hay un sen­ti­do de per­te­nen­cia que po­cos clu­bes tie­nen. Ade­más, la Aso­cia­ción Bahien­se nos fue orien­tan­do pa­ra po­der te­ner la me­jor obra po­si­ble. Tam­bién fue im­por­tan­te la ayu­da del en­tre­na­dor (por Juan Car­los D’Ama­to) que tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia. Co­men­tá es­ta cró­ni­ca en la­nue­va.com

Ya des­ple­ga­da,

la al­fom­bra ver­de co­mien­za a brin­dar­le co­lor a la obra mi­llo­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.